viernes, 13 de noviembre de 2009

¿Hasta dónde se interesa el Islam por el conocimiento?

Bismil-Laji Rajmani Rajim (En el nombre de Dios, el más Clemente, el más Misericordioso)


Pregunta:

¿Hasta que punto se interesa el Islam por el conocimiento?

Respuesta:

Alabado sea Al-Lah

Al-Lah creó al ser humano y le dotó con los instrumentos del saber y el conocimiento, y son el oído, la vista y el intelecto, dijo Al-Lah ensalzado sea:

“Al-Lah os hizo salir del vientre de vuestras madres y no sabíais nada. Y os dio el oído, la vista y un corazón para que pudierais agradecer.” El Corán, Sura : Las abejas (16:78).

El Islam es la religión del conocimiento, pues la primera aleya revelada ordena la lectura, ya que es la llave de todo conocimiento, dijo Al-Lah ensalzado sea: “¡Lee en el nombre de tu Señor que ha creado! Ha creado al hombre de un coágulo. ¡Lee, que tu Señor es el más Generoso! El que enseñó por medio del cálamo, enseñó al hombre lo que no sabía.” El Corán, Sura : El Coágulo (96:1-5).

En el Islam, el conocimiento precede el obrar, pues no hay obras sin conocimiento, dijo Al-Lah ensalzado sea: “Sabe que no hay dios sino Al-Lah y pide perdón por tus faltas y por los creyentes y las creyentes. Al-Lah conoce vuestro ir y venir y vuestra morada.” El Corán, Sura: Mujámmad (47:19).

Al-Lah advirtió a todo musulmán de hablar sin conocimiento, dijo ensalzado sea: “Y no persigas aquello de lo que no tienes conocimiento pues es cierto que del oído, la vista y el corazón, de todo ello, se pedirán cuentas.” El Corán, Sura: El viaje nocturno (17:36).

Aludiendo al grado de importancia del conocimiento y de los sabios, Al-Lah hizo testigos a los sabios de Su unicidad (Tawhid), dijo ensalzado sea: “Al-Lah atestigua que no hay dios sino Él, así como los ángeles y los dotados de conocimiento, rigiendo (Su creación) con equidad. No hay dios sino Él, el Inigualable, el Sabio.” El Corán, Sura: La familia de Imaran (18:3).

Conocer a Al-Lah y temerlo se consigue conociendo Sus signos y criaturas, y los sabios son lo que saben eso, por eso Al-Lah alabó diciendo: “En realidad sólo temen a Al-Lah aquéllos de Sus siervos que tienen conocimiento; es cierto que Al-Lah es Poderoso, Perdonador.” El Corán, Sura : Creador (35:28 ).

Los sabios tienen un noble estatus en el Islam, supera al de los demás en la vida mundanal y en la eterna, dijo ensalzado sea: “Al-Lah elevará en un grado a los que de vosotros crean y a los que han recibido el conocimiento” El Corán, Sura : La discusión (58:11).

Y por la importancia del conocimiento, Al-Lah ordenó a su mensajero a pedir más, diciendo: “Y di: ¡Señor! Concédeme más conocimiento.” El Corán, Sura : Ta Ha (20:114).

Al-Lah elogió a los sabios y los alabó diciendo: “«¿Son iguales los que saben y los que no saben?» Sólo se dejan amonestar los dotados de intelecto” El Corán, Sura: Los grupos (39:9).

Los que tienen conocimiento son los que más rápidamente asimilan la verdad y creen en ella, dijo Al-Lah ensalzado sea: “Y para que sepan aquellos a los que se les ha dado el conocimiento que es la verdad que viene de tu Señor, crean en ello y se tranquilicen así sus corazones. Realmente Al-Lah es el Guía de los que creen y los conduce a un camino recto.” El Corán, Sura: La peregrinación (22:45).

El Islam insta a buscar el conocimiento, el Profeta (Paz y Bendiciones de Dios sean con él) hizo que la búsqueda del conocimiento sea obligación de cada musulmán, e informó que el mérito del sabio sobre el adorador es como el del sol sobre los demás astros, y que los sabios son los herederos de los profetas, los profetas no dejaron como herencia dinares ni dirhams, sino el conocimiento, y quien lo obtenga habrá obtenido una gracia enorme. El profeta también nos informó de que la búsqueda del conocimiento es un camino hacia el paraíso, dijo la paz esté con él: “quien tomó un camino buscando el conocimiento, Al-Lah le facilita con ello un camino al paraíso”. Al Bujari (Libro del conocimiento: 10).

El Islam insta a aprender todos los conocimientos útiles, el conocimiento son grados, pues el más alto de ellos es el del Islam (la charia: estudio del Corán y la tradición del profeta), seguido por la ciencia médica y luego las demás ciencias.

La mejor ciencia en comparación con todas, es la ciencia de la ley islámica (la charia: estudio del Corán y la tradición del profeta), ya que con ella el hombre conoce a su Dios, su profeta y su religión. Con ella Al-Lah honró a su profeta y se la enseño para que se la enseñase a la humanidad:

“Realmente Al-Lah ha concedido una gracia a los creyentes al enviarles un Mensajero salido de ellos mismos que les recita Sus signos, los purifica y les enseña el Libro y la Sabiduría; ya que antes estaban en un extravío evidente.” El Corán, Sura: La familia de Imran (3:164).

Dijo el profeta (la paz esté con él): “ciertamente, cuando Al-Lah quiere el bien para una persona le instruye en (le hace entender) la religión”. Al Bujari: 69.

Y respecto al cuidado y interés por el Corán tanto aprendiéndolo como enseñándolo, dijo (La paz esté con él): “El mejor de vosotros es aquel que aprende el Corán y lo enseña”. Al Bujari: 4639.

No hay bien en un conocimiento que no lo refuerza el trabajo, ni en unas palabras que no las refuerzan las acciones: “¡Vosotros que creéis! ¿Por qué decís lo que no hacéis? Es grave ante Al-Lah que digáis lo que no hacéis”. El Corán, Sura: La fila (61: 2-3).

La comunidad (Ummah) necesita de sabios en todos los tiempos y en todos los lugares, una comunidad sin conocimiento y sin sabios vive en engaños y se debate en la oscuridad. Si una persona aprende lo que Al-Lah legisló y silencia ese conocimiento privando a la Ummah de él, Al-Lah le cierra la boca con una brida de fuego el día del juicio final, y se convierte en merecedor de la maldición de Al-Lah, salvo aquellos que se arrepienten. Dijo Al-Lah ensalzado sea:

“Quienes ocultan las pruebas claras y la Dirección que hemos revelado, después de habérselo Nosotros aclarado a los hombres en la Escritura, incurren en la maldición de Al-Lah y de los hombres. Pero aquéllos que se arrepientan y se enmienden y aclaren, a ésos Me volveré. Yo soy el Indulgente, el Misericordioso.” El Corán, Sura: La vaca (2:159-160).

El sabio tiene una gran recompensa, pues el que indica hacia un bien tiene la misma recompensa que quien lo hace, y si muere el sabio, pues la recompensa de Al-Lah no termina con su muerte, sino que sigue mientras la gente siga beneficiándose con su conocimiento. Dijo el Profeta (PyB): “Si una persona muere, cesan sus obras excepto tres: una caridad vigente, un conocimiento del cual se benefician los demás, o un buen hijo que pide por él”. Muslim: 1631.

Si el sabio difunde su conocimiento entre la gente, tiene las mismas recompensas que los que le siguen, dijo el Profeta (PyB): “Quien llama a una guía tiene la misma recompensa que quienes le siguen sin que eso disminuya nada de sus recompensas, y quien llama a una desviación tiene sobre sí una culpa como las culpas de quienes le siguen sin que eso disminuya nada de sus culpas”. Muslim: 2674.

El conocimiento y el entendimiento de la religión es una de las mejores características del bien que se honra con ella el musulmán, dijo (PyB): “ciertamente, cuando Al-Lah quiere el bien para una persona le instruye en (le hace entender) la religión”. Al Bujari: 69.

Y la lectura del Corán, su aprendizaje y su enseñanza son de las mejores obras como dijo el Profeta (PyB): “No hay envidia salvo en dos cosas: un hombre a quien Al-Lah le dio la gracia de saber el Corán y trabaja acorde a él durante la noche y el día, y un hombre que Al-Lah le dio dinero (riqueza) y él lo gasta por Al-Lah durante la noche y el día”. Al Bujari: 73, Muslim: 815.

Fuente: Los fundamentos de la religión Islámica
Autor: Muhammad Ibn Ibraheem At-Twaijiri
Share: