miércoles, 4 de mayo de 2011

La Sociedad Occidental Toca a Su Fin

LA SOCIEDAD OCCIDENTAL TOCA A SU FIN

Introducción por Said Abdunur Pedraza

José Luis Sampedro Sáez, nacido en 1917, es un reconocido intelectual, escritor y economista español. Catedrático en la Universidad Complutense de Madrid durante 14 años, llegó a ser Subdirector del Banco Exterior de España. También fue profesor universitario en varias instituciones dentro y fuera de España y ocupó el cargo de Senador en su país por dos años. Miembro de la Real Academia Española, ha sido galardonado varias veces tanto por sus escritos económicos como por su obra literaria, que incluye cuentos y casi una docena de novelas.

En los siguientes videos, Sampedro explica por qué la Sociedad Occidental ha fracasado y toca a su fin. Explica que el discurso del “desarrollo” y de la “eliminación de la pobreza” es una mera falacia, pues mientras sigamos llevando el estilo de vida occidental, será imposible sostener a una humanidad que se ha triplicado en el último siglo:

“El sistema de vida occidental se acaba. Se está diciendo que hay que reformar el capitalismo, pero el capitalismo ya se ha reformado varias veces […] Lo que destruimos de bienes de la tierra, no se regenera,” afirma Sampedro, y luego agrega: “Lo que nos cuentan del desarrollo, de acabar con la miseria y todo eso, mientras hagamos lo que hacemos, que es desaforado y destructivo, es imposible. Si no paramos por la razón, se parará por la catástrofe. […] El hecho es que es imposible, de modo que o se corta, o se cortará por agotamiento de fuentes de energía, perturbación del clima, contaminación del agua y del aire, etc. […] Para salvar a los bancos de la crisis se han reunido en pocos días cientos de miles de millones de dólares. Por la misma fecha, la FAO pedía 12.000 millones para menguar el hambre en el mundo, y no los ha conseguido.”

Muchos siguen afirmando que el Capitalismo es la cúspide del desarrollo de la civilización humana, el mejor sistema diseñado por el hombre. Yo creo que eso es cierto, y que el hecho de se haya derrumbado como todos los demás sistemas hechos por el hombre, es la prueba reina de que el ser humano es incapaz de diseñar un sistema completo que funcione por igual para todos en todas las épocas, que satisfaga las necesidades de todos los miembros de su sociedad, y que sea equitativo en brindar una vida digna a todos los seres humanos. Sólo Dios Todopoderoso pudo diseñar un sistema socio-económico-político-religioso completo, perfecto no por ser utópico sino por todo lo contrario, por ser práctico, perfectamente practicable por los seres humanos a pesar de nuestras imperfecciones. Un sistema en el que hay propiedad privada, hay riqueza, hay gobierno, hay ley, pero por encima de todo, hay un manejo responsable de los recursos naturales, hay un trato justo y digno para todos los seres humanos, hay verdadera libertad y verdadera tolerancia siempre y cuando no se ponga en peligro la sociedad, y hay defensa de los derechos individuales siempre que no lesionen los derechos colectivos. Islam, una civilización que ya funcionó durante alrededor de 1.000 años siendo la más avanzada y luminosa en la historia, y que influyó profundamente en la vida de todos nosotros incluso hasta ahora, pues muchas de las cosas que disfrutamos hoy día provienen del desarrollo artístico, intelectual y científico del mundo Musulmán en su época dorada.

Sábato, el escritor argentino que hace unos años había hablado ya de estos temas, escribió al respecto: "Debemos evaluar detenidamente qué entendemos por 'resistir.' No puedo darles respuesta. Si la supiera, saldría como esos creyentes delirantes, quizás los únicos que en verdad creen, a proclamarla en las esquinas con la urgencia que nos han de dar los pocos metros que nos separan de la catástrofe."

El orden del mundo actual es criminal. Y ante esto, algunos creen que la respuesta es una tecnocracia, como promueve el documental Zeitgeist, cuando es precisamente la tecnocracia financiera la que domina actualmente al mundo, cuando es la ciencia la que dicta hoy día las necesidades del hombre en lugar de estar para satisfacer las necesidades reales de la humanidad, cuando la universidad ha dejado de ser para el saber y se ha convertido en una escuela politécnica al servicio de los grandes capitales. Otros creen que hay que volver a la izquierda, cuando el comunismo, que no es más que un hermano del capitalismo (nacidos ambos del ideario liberal-burgués que triunfó en la Revolución Francesa), ha fracasado rotundamente en todos los escenarios, demostrando no ser otra cosa que una dictadura de partido frente a la dictadura de los mercados del capitalismo actual. Unos más, incluyendo a Sampedro, creen que el humanismo es la respuesta. Pero el humanismo falla porque el humano falla. Sólo cumpliendo la voluntad y la ley divinas, sólo sirviendo a Dios, podremos realmente defender a la humanidad, pues Dios nos ha puesto en el mundo para que convivamos en sociedades, no para que nos matemos unos a otros, y si rechazamos las falsas creencias, las falsas doctrinas, y aceptamos sólo la verdad, la palabra Divina, aprenderemos que Dios nos ordena convivir en paz y además, nos enseña, a través de Sus Profetas, cómo hacerlo. La falacia del laicismo como sinónimo de libertad, está patente en la destrucción de la sociedad actual: los valores del laicismo están sujetos a los intereses de quienes detentan el poder. Sólo cuando el ser humano se somete a Dios y abandona sus caprichos, prejuicios, vicios y deseos egoístas, se mantienen firmes los valores básicos que permiten el desarrollo de la humanidad en su conjunto y en armonía con el planeta. En cambio, el humanismo laico nos ha llevado a un sistema completamente insostenible, que está destruyendo a la naturaleza y a la humanidad.

Pero en su estrechez de miras, muchos europeos no quieren reconocer que fue el Islam el que civilizó a Europa, y que sólo la civilización Islámica ha demostrado en la historia humana ser la respuesta para que todos, independientemente de nuestra etnia, color, posición socioeconómica, nivel académico e intelectual, todos, podamos llevar una vida digna y satisfacer nuestras necesidades reales, mientras vivimos en armonía con la naturaleza.

Los dejo, pues, con estos videos, que invitan a reflexionar sobre cómo vivimos hoy día y cómo queremos que vivan las próximas generaciones:

Entrevista a Sampedro en la TV española, donde explica brevemente por qué la sociedad occidental toca a su fin (video en dos partes):
Sampedro explica que la universidad (como concepto) se convirtió en un centro al servicio de los grandes capitales:





----------
Artículos Relacionados


Share: