sábado, 24 de abril de 2010

Cómo llegué a amar el velo



Cómo llegué a amar el velo

Por: Yvonne Ridley

Tomado de http://www.viveislam.org/portal/post/Yvonne-Ridley-Como-llegue-a-amar-el-velo.aspx

Acompaño el texto con una entrevista a la autora, grabada en video.


Yo solía mirar a las mujeres con velo como quietas, criaturas oprimidas —hasta que fui capturada por los talibanes.

En septiembre de 2001, justo 15 días después de los ataques terroristas contra los Estados Unidos, me colé en Afganistán, vestida con una burka azul desde la cabeza hasta los pies, con la intención de escribir un relato periodístico de la vida bajo el régimen represivo. En su lugar, fui descubierta, arrestada y detenida durante 10 días. Escupí y maldije a mis captores, me llamaron una “mala” mujer, pero me dejaron ir después de que prometí leer el Corán y estudiar el Islam. (Francamente, no estaba segura de quién estaba más contento cuando fui liberada, ellos o yo).

De vuelta a casa en Londres, cumplí con mi palabra acerca de estudiar el Islam —y me sorprendió lo que descubrí. Había estado esperando capítulos del Corán sobre cómo golpear a la esposa y oprimir a sus hijas, y encontré pasajes promoviendo la liberación de la mujer. Dos años y medio después de mi captura, me convertí al Islam, provocando una mezcla de asombro, decepción y estímulo entre amigos y familiares.

Ahora bien, es con disgusto y consternación lo que veo aquí en Gran Bretaña, como el ex secretario de Relaciones Exteriores, Jack Straw, que describe el nikab de los musulmanes —un velo en la cara que revela sólo los ojos— como una barrera a la integración no deseada, con el primer ministro británico, Tony Blair, el escritor Salman Rushdie, e incluso el primer ministro italiano, Romano Prodi, saltando en su defensa.

Después de haber estado en ambos lados del velo, puedo decirles que los políticos occidentales masculinos y periodistas que lamentan la opresión de la mujer en el mundo islámico, no tienen idea de lo que están hablando. Ellos hablan del velo, el casamiento con niñas, circuncisión femenina, los crímenes de honor y matrimonios forzados, sin que la culpa de todo esto sea Islam —su arrogancia sólo es superada por su ignorancia.

Estas cuestiones y costumbres culturales no tienen nada que ver con el Islam. Una lectura cuidadosa del Corán muestra que casi todo lo que las feministas occidentales lucharon en la década de 1970, estuvo a disposición de las mujeres musulmanas hace 1.400 años. Las mujeres en el Islam son consideradas iguales a los hombres en la espiritualidad, la educación y el valor, y el regalo de una mujer en su nacimiento y la crianza del niño, es considerado como un atributo positivo.

Cuando el Islam ofrece a las mujeres tanto, ¿por qué los hombres occidentales están obsesionados con la vestimenta de las musulmanas? Incluso los británicos, Gordon Brown, los ministros del gobierno y John Reid, han hecho comentarios despectivos sobre el nikab —y provienen de toda la frontera con Escocia, donde los hombres llevan faldas.

Cuando me convertí al Islam y comencé a usar un pañuelo en la cabeza, las repercusiones eran enormes. Todo lo que hice fue cubrir mi cabeza y el pelo, pero eso al instante me convirtió en una ciudadana de segunda clase. Yo sabía que iba a escuchar a los islamófobos, pero no esperaba tanta hostilidad abierta de los extraños. Los taxis por ejemplo; un taxista, después de dejar a un pasajero blanco justo delante de mí, cuando me llamó a su ventana me miró y luego se marchó. Otro dijo: “No deje una bomba en el asiento de atrás”, y preguntó: “¿Dónde está Bin Laden escondido?”

Sí, es una obligación religiosa para las mujeres musulmanas vestir con modestia, pero la mayoría de las mujeres musulmanas llevan el jiyab, lo que deja la cara descubierta, aunque pocas prefieren el nikab. Se trata de una declaración personal: Mi vestido dice que soy musulmana y que esperamos ser tratadas con respeto, tanto como un banquero de Wall Street diría que un traje de negocios lo define como un ejecutivo para que se le tome en serio. Y, sobre todo entre los conversos a la fe como yo, la atención de los hombres que se enfrentan a las mujeres inapropiadamente, los comportamientos perversos no son tolerables.

Yo fui una feminista occidental durante muchos años, pero he descubierto que las feministas musulmanas son más radicales que sus contrapartes seculares. Odiamos los concursos de belleza fantasmal, y tratamos de dejar de reír en 2003, cuando los jueces del concurso Miss Tierra aplaudieron la aparición de un bikini Miss Afganistán, Vida Samadzai, como un salto gigante para la liberación de la mujer. Incluso dieron a Samadzai un premio especial por “representar la victoria de los derechos de la mujer.”

Algunas feministas musulmanas jóvenes consideran al jiyab y al nikab como símbolos políticos, también, una manera de rechazar los excesos occidentales como el consumo excesivo de alcohol, el sexo casual y el uso de drogas. ¿Qué es más liberador: el ser juzgado por la longitud de su falda y el tamaño de sus senos quirúrgicamente mejorados, o ser juzgados en su carácter e inteligencia? En el Islam, la superioridad se logra a través de la piedad —no la belleza, riqueza, poder, posición o sexo.

Yo no sabía si gritar o reír cuando Prodi de Italia se unió al debate de la semana pasada por el que se declara que es “sentido común” no usar el nikab, porque hace que las relaciones sociales sean “más difíciles”. Tonterías. Si esto es así, entonces ¿por qué los teléfonos móviles, teléfonos fijos, correos electrónicos, mensajería de texto y el fax están en el uso diario? Y nadie apaga la radio, porque no puede ver la cara del presentador.

En el Islam, se me respeta. Me dice que tengo el derecho a la educación, ya que es mi deber buscar el conocimiento, sin importar si soy soltera o casada. En ningún lugar en el marco del Islam se nos dice que las mujeres deban lavar, limpiar o cocinar para los hombres. En cuanto a cómo los hombres musulmanes se les permite golpear a sus esposas —simplemente no es verdad. Los críticos del Islam suelen citar al azar versos coránicos o jadices, pero por lo general fuera de contexto. Si un hombre levantara un dedo contra su esposa, no se le permite dejar una marca en su cuerpo, que es la manera del Corán de decir: “No castigue a su esposa, estúpido.”

No son sólo los hombres musulmanes quienes deben reevaluar el lugar y el tratamiento de la mujer. Según una reciente Encuesta Nacional de Violencia Doméstica, 4 millones de mujeres estadounidenses experimentan un asalto grave por parte de la pareja durante un período medio de 12 meses. Más de tres mujeres son asesinadas por sus maridos y novios todos los días —que es casi 5.500 desde el 9 / 11.

Los hombres violentos no provienen de una categoría específica de religiones o culturas; una de cada tres mujeres en todo el mundo ha sido golpeada, forzada sexualmente o abusada de otra forma durante su vida, según el estudio de línea directa. Este es un problema global que trasciende la religión, la riqueza, clase, raza y cultura.

Pero también es cierto que en Occidente, los hombres todavía creen que son superiores a las mujeres, a pesar de las protestas en sentido contrario. Ellos todavía reciben mejores salarios por igual trabajo —ya sea en la sala de correos o la sala de juntas— y las mujeres siguen siendo tratadas como mercancías sexualizadas, cuyo poder es influencia directa de su apariencia.

Y para aquellos que todavía están tratando de decir que el Islam oprime a las mujeres, recuerdo esta declaración de 1992 del reverendo Pat Robertson, que ofrece sus puntos de vista sobre las mujeres facultadas: El feminismo es un “movimiento socialista, anti-familia política que alienta a las mujeres a abandonar a sus maridos, matar a sus niños, practican la brujería, destruyen el capitalismo para convertirse en lesbianas”.

Ahora usted me dice quién es civilizado y quién no.


----------
Artículos Relacionados


Libertad (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/10/libertad.html).

El falso caso del matrimonio de 450 niñas en Gaza (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/el-falso-caso-del-matrimonio-de-450.html).

La mujer en la cultura arabo-musulmana (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/la-mujer-en-la-cultura-arabo-musulmana.html).

Problemas de las mujeres en el mundo de hoy (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/02/problemas-de-las-mujeres-en-el-mundo-de.html).

La Mujer y el Sistema Educativo (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/01/la-mujer-y-el-sistema-educativo.html).

La liberación de la mujer a través del Islam (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/la-liberacion-de-la-mujer-traves-del.html).

El diálogo entre cristianos y musulmanes, visto con ojos de mujer (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/el-dialogo-entre-cristianos-y.html).

Derechos y deberes de la mujer en el Islam (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/derechos-y-deberes-de-la-mujer-en-el.html).

Sobre la Burka y su historia (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/sobre-la-burka-y-su-historia.html).

La Vida: Mera Ilusión, Falacia, Vapor sin Valor Alguno (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2011/03/la-vida-mera-ilusion-falacia-vapor-sin.html).

Share:

0 comentarios: