lunes, 22 de noviembre de 2010

El sexo y la musulmana soltera

El sexo y la musulmana soltera

Escrito por una mujer musulmana que prefiere no divulgar su nombre.

Tomado de http://www.islamweb.net/esp/print.php?id=152820&lang=S


Hablemos sobre algo de lo que nadie más quiere hablar. La mujer soltera y el sexo…

Debemos ser muy claros en este asunto: todos necesitamos amor, todos y cada uno de nosotros; todos necesitamos sentirnos amados y tener esa cercanía especial. Es una parte natural del ser humano, es así cómo fuimos creados y no hay nada de malo en ello, no hay nada de qué avergonzarse si tienes estos sentimientos. Lo que no es natural es ser alguien célibe de por vida (por ninguna buena razón)… eso simplemente está mal.

Pero tal vez el celibato temporal no sea algo malo, es decir, cuando eres una mujer soltera… no existe otra opción. Entraremos en las razones de esto más tarde, porque hay mucho más de lo que alguien pueda pensar. Entonces, cuando eres una musulmana y soltera, ¿cómo lo manejas? Esto puede ser MUY solitario, muy tedioso. ¿Qué hacer? ¿Cómo enfrentarlo?

No es fácil… y no existe una solución simple, excepto una… y es el matrimonio.


El amor es sensual, pero, ¿el sexo es amor?

La idea completa de enamorarse de alguien es realmente muy atractiva… es increíblemente atractiva. Que Al-lah nos Ayude a todos, ¡estamos tan bombardeados con esta idea a cada paso! Está en la televisión, incluso en las películas animadas para niños. Me refiero a que, si esos ridículos carros pueden enamorarse, ¿por qué yo no puedo encontrar el amor de mi vida? ¡¡¡Al menos yo soy un ser humano!!!

El amor es idealizado, especialmente en Occidente. Es vendido y promovido en toda forma imaginable… y no tengo que darte una conferencia sobre esto, tú sabes que es verdad. Pero lo que es muy triste, es que la publicidad (entre otras cosas) ha confundido al sexo con el amor, y de ninguna manera son la misma cosa. Todos pueden tener sexo, pero no todos pueden tener amor. En el Islam existe mucha recompensa ligada al matrimonio, y satisfacer las necesidades sexuales de una persona mediante la santidad y la unión del matrimonio es recompensado doblemente: física y espiritual.

El verdadero amor no nace, al menos en su mayor parte, a primera vista. Las primeras vistas son solo la víspera. Lo que sucede a primera vista es deseo, y solo deseo. Es la atracción física que despierta el interés al principio, no amor.


El verdadero amor vs. el deseo

Una vez alguien me mandó un poema al trabajo, y esto es lo que decía: “Todo amor que no tiene a la amistad como su base es como una mansión construida sobre la arena” —citado por Ella Wheeler Wicox. Me senté frente a mi computadora pensando: “Eso es muy cierto. Nada más puede ser tan claro”.

El amor se construye a través del tiempo, mediante el cuidado y comprensión mutua… no sucede en unas cuantas interacciones. El deseo, por otro lado, puede comenzar y terminar en un instante. El amor es duradero, mientras que el deseo es temporal. El amor es paciente, mientas que el deseo es impaciente e impulsivo. El amor te hace sentir feliz e inspirado, mientras que el deseo solo te ofrece vergüenza y arrepentimiento.

Una cosa es cierta: el amor y el deseo nunca deben confundirse.

La cita que usaré a continuación aporta mucha claridad sobre el tema del amor y el deseo:

“¿Sabes lo que es el amor?
Es toda la bondad y generosidad.
La discordia prevalece cuando
Confundes el deseo con el amor,
Mientras que la distancia entre ambos es infinita”. (Rumi)

Esta última línea llama mi atención en particular: “…la distancia entre ambos es infinita”… cuán cierto es.

La musulmana soltera debe estar constantemente alerta para evitar confundir estas dos emociones, y a veces esto puede ser difícil si se está sola.


Una solución para la soledad

El matrimonio es una muy buena alternativa. La mujer musulmana debe evitar vivir soltera por mucho tiempo. En el Islam, el estar casada/o es la mitad de la religión. El Profeta Mujámmad (que las Bendiciones y la Paz de Dios sean con él) dijo: “El matrimonio es mi camino (es decir, mi Sunna), y una persona que desprecia seguir mi camino no pertenece a los míos” (Recopilado por Bujari).

Por tanto, vivir soltera por un periodo largo de tiempo es —si no Jaram— algo que va en contra de la Sunna del Profeta (ByP).

Sin embargo, sabemos que las mujeres podemos hacerlo. Podemos ganar nuestro propio dinero, podemos criar a los hijos y cuidar del hogar. No hay nada que no podamos hacer por nosotras mismas… bueno, casi nada. No podemos ser padres. Ninguna mujer puede reemplazar a un padre. Podemos tratar si tenemos que hacerlo, pero no es lo mismo.

Como cualquier otra persona, necesitamos la unión familiar. Nuestros hijos necesitan una familia unida, y una familia unida incluye una madre y un padre, un esposo y una esposa.

Para hombres y mujeres vivir solos y sin casarse sólo invita al pecado. Podemos ser fuertes por algún tiempo, pero eventualmente Satanás comenzará a susurrar, y mientras más tiempo permanezcamos solos, más fuertes serán sus susurros.

“La persona que trata de vivir sola no tendrá éxito como un ser humano. Su corazón se marchita si no responde a otro corazón. Su mente se achica si sólo escucha los ecos de sus propios pensamientos y no encuentra otra inspiración”. –Por Pearl S. Buck.

No conozco mucho acerca de Pearl Buck, pero en esto tiene razón.


El verdadero amor espera

Entonces, ¿qué hacer sobre el matrimonio? ¿Cómo encontrar un compañero? ¿Cómo podemos conseguir verdadero amor mediante un contrato matrimonial?

Si eres una musulmana soltera y quieres casarte por la causa de Al-Lah (y sé que puede ser difícil de hacer), no comiences buscando on-line. Visita tu comunidad, habla con tus conocidos. Has una lista de las cosas que más te interesan y así sabrás sobre qué discutir. Sé tu propio investigador, búscalo entre los amigos de los amigos de tus amigas. Sé que puede sonar algo obsesivo, pero, después de todo, se trata de alguien con quien estás considerando pasar el resto de tu vida.

Y, una vez decidas conocer a alguien, habla sobre cosas de tu lista y asegúrate de tener algunas cosas en común, por ahora y para el futuro. Las metas en común siempre mejoran una relación.

El contrato islámico de matrimonio y la ceremonia misma puede parecer muy seca comparada con las ceremonias suntuosas que vemos en la televisión. Pero, lo que importa es la intención y la sinceridad.

He aquí otra cita que me encanta, de Thomas Carlyle: “El mérito de la originalidad no es la novedad, es la sinceridad”.

Este aspecto importa más que el mundo entero cuando buscas a tu compañero de vida.

¿El amor viene con un contrato matrimonial? Para ser franca, la respuesta es no, no siempre. Pero, en promedio, los estudios demuestran que estos tipos de matrimonio son duraderos. Sé que has escuchado esto un millón de veces, pero desarrollar un lazo de amistad con tu esposo es lo que hará que perdure. La atracción viene y se va con el tiempo, pero una fuerte amistad y amor sólo se fortalecen.

Es mi esperanza que este artículo ayude a quienes aún siguen solteras a pensar un poco más allá de lo que ya sabemos sobre la diferencia entre el deseo y el amor.

El verdadero amor y la felicidad sexual aguardan por ti mediante la unión sincera del matrimonio, y eso es algo que verdaderamente es digno de esperar. Y salvaguardar tu dignidad y autorrespeto es imprescindible para tu bienestar mental y el de tus hijos, si un día los tienes incha Al-Lah.

Guarda siempre esto en tu mente mientras pases tu vida como una mujer soltera: eres musulmana, y aceptar algo menos que la sinceridad de un matrimonio islámico está simplemente muy por debajo de ti.

Y luego, comienza seriamente a buscar un buen musulmán para casarte, amiga, porque Satanás nunca duerme.


Artículos Relacionados











Share:

0 comentarios: