viernes, 3 de septiembre de 2010

No hay Islam sin Sunna

NO HAY ISLAM SIN SUNNA (TRADICIÓN DEL PROFETA MUJÁMMAD)

Por: Said Abdunur Pedraza

Algunas personas, cuando comienzan a conocer el Islam, no alcanzan a ver la globalidad implícita en esta forma de vida integral. Por ello, se confunden y creen que Sunna y Jadiz son la misma cosa, y piensan que es muy enredada la Ciencia del Jadiz y que el Corán es más que suficiente para el Musulmán. Es por ello que las sectas coranitas han logrado ir ganando adeptos, si bien sus líderes niegan la Sunna por otras razones más personales: La Sunna define con claridad la cotidianidad del Muslim y de ella viene el Jadiz que es fuente de jurisprudencia. Sin la Sunna, los líderes de las sectas coranitas se sienten libres para interpretar el Corán a su acomodo y ajustarlo a sus intereses particulares.

Sin embargo, para aquellos que Dios ha guiado, todo está diáfano. Dios ordena en el Corán que lo obedezcamos a Él y a Su Profeta. Sin la Sunna, no podríamos hacer lo segundo. También dice Dios en el Corán, que ha enviado a Mujámmad (Bendiciones y Paz de Dios sean con él) como misericordia para la humanidad. Y esto se entiende de una forma muy sencilla con este razonamiento:

Einstein decía que el ejemplo no es la mejor manera de enseñar, sino que es la única forma (postulado con el que estoy en pleno acuerdo). El gran problema con el asunto de la pérdida de los valores, es que de nada sirve que los padres enseñen a sus hijos que beber y fumar es malo cuando ellos mismos lo hacen, o que no digan malas palabras cuando ellos maldicen varias veces al día. El caos que genera el rechazo a la autoridad está íntimamente ligado con el hecho de que ya todos sabemos que los políticos son mentirosos y desleales, que los gobernantes sólo defienden los intereses de las minorías que los pusieron en el poder a punta de corrupción y clientelismo, que los policías abusan de su poder y autoridad, que los abogados roban, que los sacerdotes violan niños o fornican con mujeres u hombres, que los pastores se enriquecen a costa de sus fieles, etc, etc... Si las autoridades no dan ejemplo y por el contrario, se comportan de manera criminal, ¿qué las diferencia de los criminales? ¿Por qué habríamos de obedecerlas?

El ejemplo es, pues, fundamental. No basta desarrollar una visión del mundo, una filosofía, un ideario: hay que ponerlo en práctica y demostrar que funciona, que es útil, que no es utópico. Eso fue lo que hizo Mujámmad (ByP). Esa es su Sunna. Y su Sunna es la demostración histórica de que el Islam no es una utopía, es una forma de vida práctica que puede ser seguida por cualquier ser humano, como fue seguida por decenas de miles de compañeros del Profeta (los Sajaba) y por las generaciones de musulmanes que los siguieron.

Dios nos puso en el mundo y nos envió el manual de instrucciones para que supiéramos qué es lo bueno, qué es lo malo, qué es lo que Le agrada y cómo buscar nuestra salvación: el Corán. Pero a veces los manuales son difíciles de entender, a veces no sabemos bien cómo llevarlos a la práctica. Así que Dios, en Su misericordia infinita, nos envió también el cursito en plastilina, para que entendiéramos todo de manera clara, sencilla y directa: el ejemplo del Profeta (ByP), que es la aplicación más certera (e inspirada directamente por Dios) del Corán a la vida diaria. Y no fue un "invento" reciente: desde el comienzo, Dios ha enviado a todos los pueblos sobre la Tierra no sólo revelaciones sino también profetas y mensajeros (más de 120.000). Por ello, entre los pilares de la fe islámica están la creencia en los libros revelados y la creencia en los profetas y mensajeros. [1] Una cosa sin la otra no funciona.

Dicho de otro modo: cuando una empresa saca al mercado una nueva maquinaria, acompaña dicha maquinaria con los respectivos manuales de operación, mantenimiento, etc. Pero también, capacita instructores para que ellos, a su vez, den capacitación a los clientes, de modo que la maquinaria sea ensamblada, instalada, configurada, operada y mantenida de manera correcta, eficiente y duradera. Del mismo modo, nuestro Creador nos puso en la Tierra, junto con las instrucciones (las revelaciones divinas) y los instructores que nos enseñaron a vivir y a utilizar nuestro cuerpo, nuestra mente, nuestro espíritu, y los recursos de nuestro planeta, de manera correcta, eficiente y duradera (los profetas). Pero de todos los Profetas (la Paz de Dios sea con todos ellos), no tenemos registro completo de lo que hicieron y dijeron, excepto en el caso de Mujámmad (ByP), de quien mantenemos un registro muy completo.

Es tan importante seguir la Sunna del Profeta (ByP), que el mismísimo Creador nos dice en el Corán que quien no acepte a Mujámmad (ByP) como árbitro de sus asuntos (es decir, como el Juez por excelencia en la Tierra), no puede llamarse creyente (Muslim). Más aún, dice el Clemente en el Corán que quien obedece al Profeta (ByP) lo obedece a Él mismo. Es por ello que el Jadiz (las colecciones de narraciones sobre lo que hizo y dijo el Profeta) o compilación de la Sunna es fuente de Jurisprudencia, es decir, de interpretación de la ley divina, pues Dios es el único legislador, y Mujámmad (ByP) fue inspirado por Dios mismo para interpretar correctamente la ley divina a través de sus juicios, sus palabras y sus actos.

Sin el registro de la Sunna de Jesús (la Paz de Dios sea con él), los cristianos se han perdido en elucubraciones y diversas interpretaciones del texto bíblico, que además, ha podido ser alterado con facilidad, al no contarse con la Sunna de Jesús (P) que permitiera contrastar el texto del Evangelio con la vida del Profeta que lo reveló a través de su ejemplo. [2] En cambio, gracias a la misericordia de Dios, tenemos no sólo el Corán auténtico y protegido, que puede contrastarse con los textos antiguos que aún se conservan, y con la memoria de los Jafiz que lo han transmitido en cadena ininterrumpida desde el Profeta (ByP) hasta nosotros en la forma como el mismo Profeta (ByP) lo recitaba. Sino que además, contamos con la Sunna que nos muestra cómo el Profeta (ByP) llevó a la práctica el Corán, y que por tanto no sólo nos sirve de guía de vida correcta y de correcta interpretación de la palabra de Dios, sino que también nos sirve como tercera comprobación de que el Corán actual es auténtico, pues está en sintonía con lo que sabemos a ciencia cierta que dijo e hizo el Profeta (ByP).

Por último, la mayor comprobación de la Sunna la da la historia misma. Mujámmad (ByP) tomó a un grupúsculo de tribus bárbaras sin mayor cultura y lo transformó en una nación unificada, digna, ejemplar, que constituyó el primer estado en la historia de Arabia, estado que en sólo 70 años se transformó en un gran imperio, cosa que jamás antes ni después ha ocurrido en la historia del hombre. [3] Y eso se logró gracias a que los Sajaba siguieron el ejemplo del Profeta (ByP), vivieron tal y como él les enseñó a vivir, siguieron los preceptos sociales, económicos, políticos, religiosos, morales, éticos y filosóficos de Mujámmad (ByP) y fue así que se convirtieron en la mejor generación de seres humanos que jamás haya existido. El Islam llegó a ser un imperio más grande que Roma en menos de un siglo, no por obra de Mujámmad (ByP), quien murió cuando el estado islámico englobaba apenas las ciudades de Meca y Medina, sino por obra del mensaje coránico y del ejemplo de vida que dejó Mujámmad (ByP).

La vida de los Sajaba nos comprueba que imitar al Profeta (ByP) es fundamental, es lo mejor para el individuo y para la sociedad, y nos reafirma las palabras coránicas que Dios nos ha revelado respecto a que debemos seguir al Profeta (ByP) y obedecerle. El Corán nos dice que debemos hacer la oración, pero es la Sunna la que nos explica en detalle cómo realizarla correctamente. El Corán también nos dice que debemos hacer la ablución, pero es la Sunna la que nos explica en detalle cómo y cuándo hacerla, y cuándo debe hacerse wudú y cuándo gusul. Esto mismo ocurre con muchos otros temas. Sin la Sunna, el mensaje del Corán estaría incompleto. Recordemos, además, que el Corán no descendió como una cantidad de páginas impresas, fue revelado al Profeta (ByP) en forma de recitación (Al-Qur'an de hecho, significa La Recitación), y los Sajabas aprendieron el Corán escuchándolo de boca del Profeta (ByP), y aprendieron cómo vivir sometidos a la voluntad divina gracias al ejemplo del Profeta (ByP), no consultando sobre Islam en bibliotecas o Internet. El Islam es una forma de vida, es algo vivencial que se aprende en la vida cotidiana y se perfecciona en el esfuerzo diario por imitar al Profeta (ByP), no es una mera filosofía que se aprenda leyendo y disertando en un café o en un aula. Gracias a ello, está al alcance de los analfabetos y de las personas con poca educación académica, que juntos suman más de tres cuartas partes de población humana actual.

Todo Musulmán, hombre o mujer, debe buscar siempre el conocimiento. Pero no se requieren títulos universitarios para ser un buen Muslim, sólo se requiere vivir como nos enseñó el Profeta (ByP), pues ningún ser humano jamás ha conocido el Corán mejor que él y ninguno jamás lo ha puesto en práctica mejor que él. Es necesario dedicar muchos años al estudio de las ciencias coránicas para llegar a ser un erudito, para ser, por ejemplo, juez de Chariá, o para ser teólogo, pero no es necesario ir a la universidad para ser un buen practicante del Islam.

La ciencia del Jadiz es un área de estudio muy amplia y profunda. Se requieren años de estudios, y aún así queda incompleta sin la ciencia del Fiqh. Pero desde la ignorancia es más fácil decir esto no me suena y por tanto lo rechazo que estudiar y aplicar. [4] Islam es sometimiento. Dios ordena que nos sometamos a Él obedeciendo lo que Él y Su Mensajero (ByP) han ordenado. Los Musulmanes (es decir, los sometidos en paz a la voluntad y a la ley de Dios) sencillamente obedecen la ley divina. Los que no se han sometido, en cambio, siempre tratan de acomodar las cosas a su parecer personal.

En conclusión, debemos ser fieles al registro auténtico de la Sunna del Profeta (ByP) compilado en colecciones del Jadiz estudiadas, confirmadas y avaladas por los sabios a lo largo de 14 siglos (principalmente las colecciones de Bujari y de Muslim) así como al Corán. Y para aferrarnos a la Sunna es importante seguir una madjab (escuela de jurisprudencia) para no confundirnos con detalles que diferencian a una escuela de otra. Las cuatro escuelas (Malikí, Chafí, Jambalí y Janafí) son todas correctas, y no hay falta en cambiar de una escuela a otra. Pero mezclar escuelas puede conducir a graves faltas, pues siempre se termina decidiendo de entre las opiniones de los sabios de cada escuela, la de la escuela que más le convenga a uno en el momento, y entonces se está cediendo al nafs (ego) en lugar de buscar la complacencia de Dios. En otras palabras, aunque no es obligatorio adherir a una de las cuatro escuelas, no tiene nada de recomendable armarse uno mismo, sin tener conocimiento, su "propia escuela" mezclando las opiniones de los eruditos de los cuatro madjab según las conveniencias personales.

A continuación reproduzco varias citas coránicas que sustentan lo que he afirmado en este artículo. Para obtener información sobre la traducción de dichas citas, recomiendo la lectura de ¿Es traducible el Corán? [5]

«Y no te enviamos [¡Oh, Muhammad!] sino como misericordia para los mundos.» (21:107).

«Quien obedezca al Mensajero obedece a Allah. Y quien le dé la espalda sepa que no te hemos enviado como un custodio de sus obras.» (4:80).

«Di [Oh, Mujámmad] : Si verdaderamente amáis a Allah ¡Seguidme! Y Allah os amará y os perdonará los pecados. Allah es Absolvedor, Misericordioso.» (3:31).

«¡Oh, creyentes! Obedeced a Allah y a Su Mensajero, y no le desobedezcáis siendo que sabéis que lo que él os transmite es la Verdad.» (8:20)

«Él es Quien eligió de entre los iletrados un Mensajero para que les recite Sus preceptos, les purifique y les enseñe el Libro y la sabiduría.» (62:2).

«Hay un bello ejemplo en el Mensajero de Allah [de valor y firmeza en la fe] para quienes tienen esperanza en Allah, [anhelan ser recompensados] en el Día del Juicio y recuerdan frecuentemente a Allah.» (33:21).

«Los preceptos que os ha transmitido el Mensajero respetadlos, y absteneos de cuanto os haya prohibido.» (59:7).

«No hemos enviado a ningún Mensajero sino para que sea obedecido con el permiso de Allah. Si después de haber sido injustos hubieran recurrido a ti [Oh, Mujámmad] y pedido perdón a Allah, y también el Mensajero hubiera pedido perdón por ellos, habrían encontrado que Allah es Indulgente, Misericordioso. Pero no, [juro] por tu Señor que no creerán a menos que te acepten como juez de sus disputas; y no se resistan a aceptar tu decisión y se sometan completamente.» (4:64-65).

«¡Oh, Profeta! En verdad te hemos enviado como testigo [de las obras de tu nación], como albriciador y amonestador. Exhortas [a los hombres a creer en] Allah con Su anuencia, y eres como una antorcha luminosa [que guía a quienes están en las tinieblas hacia la luz de la fe].» (33:45-46).

«Y no te enviamos [¡Oh, Muhammad!] sino como albriciador y amonestador para todos los hombres. Pero la mayoría lo ignora.» (34:28)

«Di: ¡Oh, hombres! Ciertamente soy el Mensajero de Allah para todos vosotros. A Él pertenece el reino de los cielos y de la Tierra; no hay más divinidad que Él, da la vida y la muerte; creed pues, en Allah y en Su Mensajero y Profeta iletrado, quien cree en Allah y en Sus palabras [todos los Libros revelados anteriormente], y seguidle, pues así os encaminaréis.» (7:158).

«Por cierto que tú [¡Oh, Muhammad!] no puedes guiar a quien amas, sino que Allah guía a quien Él quiere. Él sabe quienes seguirán la guía.» (25:56).

«Quien desobedezca a Allah y a Su Mensajero [y no crea en Él], sepa que el fuego del Infierno le espera y que será castigado eternamente en él.» (72:23).

----------
NOTAS

[1] 50 preguntas y respuestas sobre el monoteísmo islámico (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/08/50-preguntas-y-respuestas-sobre-el.html).

[2] Los Últimos Hallazgos Arqueológicos Bíblicos y la Autenticidad de la Biblia Actual (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/04/los-ultimos-hallazgos-arqueologicos.html).

[3] Sir Bernard Shaw, un escritor cristiano socialista ateo que coqueteaba con el Islam (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/02/sir-bernard-shaw-un-escritor-cristiano.html).




Artículos Relacionados

¿Los Chías son Considerados Musulmanes? Una Respuesta Equilibrada (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/04/los-chias-son-considerados-musulmanes.html).

Submitters: La Desviación Numerológica de un Ególatra (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/04/submitters-la-desviacion-numerologica.html).

¿Dónde están los hombres como Elías, David, Josué, Daniel... Mujeres como Débora, Ester, María…? (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2011/02/donde-estan-los-hombres-como-elias.html).


Unir la Ummah no es mezclar Islam con otras sectas y religiones (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/12/unir-la-ummah-no-es-mezclar-islam-con.html).


50 preguntas y respuestas sobre el monoteísmo islámico (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/08/50-preguntas-y-respuestas-sobre-el.html).


Share:

0 comentarios: