miércoles, 22 de septiembre de 2010

Se Busca: Esposa

SE BUSCA: ESPOSA
Reflexiones islámicas sobre el matrimonio
​ 
Por: Said Abdunur Pedraza

(Si bien el siguiente texto está escrito desde una perspectiva masculina, los principios expuestos aplican para hombres y mujeres en búsqueda de pareja)


El Islam es una forma de vida integral, completa, y ello incluye por supuesto, la convivencia en pareja dentro del matrimonio. El Profeta Mujámmad (Bendiciones y Paz de Dios sean con él) enseñó a sus compañeros que sin esposa eran como la mitad de una naranja, y debían casarse para estar completos y completar su religión.
Y entre Sus signos está haberos creado esposas de entre vosotros para que encontréis en ellas sosiego, y puso entre vosotros amor y misericordia. (Corán 30:21).
Temed a vuestro Señor Quien os ha creado a partir de un solo ser, del que creó a su esposa e hizo descender de ambos muchos hombres y mujeres. (Corán 4:1).
Relató Anas (que Dios esté Complacido con él) que tres hombres, al enterarse cuan aplicado era el Profeta (ByP) en la adoración, aparentemente las pareció poco, y exclamaron: «Si el Profeta que le han sido perdonados todos sus pecados adora a Dios de esta manera, nosotros deberíamos hacerlo aun más». Entonces, dijo uno de ellos: «Por cierto que permaneceré orando todas las noches y no dormiré». Dijo otro: «Yo ayunaré todos los días de mi vida». Y dijo el tercero: «Por cierto que me apartaré de las mujeres y no me casaré jamás». Al enterarse de ello el Mensajero de Al-Lah (ByP) les dijo: «Por cierto que yo soy más piadoso que vosotros, sin embargo ayuno algunos días y otros no, rezo durante la noche pero también duermo parte de ella, y contraigo matrimonio. Sabed que quien se aparta de mi Sunna no es de los nuestros». (Recopilado por Bujari).
La selección de esposa es algo que no puede uno tomarse a la ligera, ni debe tampoco ser pospuesto más que en casos de excepción.
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «Hay tres cosas que no deben posponerse: Ofrecer la oración obligatoria, realizar la oración funeraria para el muerto, y casar a la mujer cuando encuentra pareja».
Dios ha creado esposas de vuestra misma especie, de las cuales crea hijos y nietos. Os ha proveído de todo lo bueno y beneficioso. ¿Es que creen en lo falso y niegan la gracia de Dios? (Corán 16:72).
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «!Oh, jóvenes! Quien de vosotros que esté en condiciones [físicas y económicas] para casarse que lo haga, pues el matrimonio preserva la mirada, y es una protección contra la fornicación». (Recopilado por Bujari y por Muslim).
Desposad a aquellos hombres o mujeres que no tengan cónyuge, y a vuestros esclavos y esclavas piadosos. [No temáis] si son pobres, pues Dios les sustentará con Su gracia, y Él es Vasto, Omnisciente. (Corán 24:32).
Como musulmán “converso” que vivo en medio de una sociedad hostil (tanto porque todo está diseñado para atarlo a uno a lo mundano, y por la violencia reinante, como por lo pequeño de las comunidades musulmanas en mi país), soy consciente de la enorme dificultad que implica mantenerse dentro del Islam en solitario [1]. Por eso, busco esposa que me ayude a seguir el camino recto.
Una esposa religiosa, virtuosa, pudorosa. No perfecta, tan humana como yo, pero aún más deseosa que yo de agradar al Creador y vivir como Él manda.
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «Una mujer es desposada por cuatro razones: su riqueza, su linaje, su belleza y su religiosidad. Desposad a la religiosa, pues ello dará mayor seguridad al futuro de vuestro hogar». (Recopilado por Bujari y por Muslim).
Puede ser cristiana o judía, pero en tal caso, debe ser una mujer practicante de su religión, con una firme convicción monoteísta, que no acepte imágenes, representaciones, estatuas, iconos, que no le rece a santos, imames, iluminados, que no crea en profetas venidos después de Mujámmad (ByP), quien murió en el siglo VII, que no le rece a Jesús, María, Fátima o Alí (la Paz de Dios sea con todos ellos) sino sólo a Dios, que crea en el Uno, el Único Dios verdadero, y se esfuerce en obedecer Su ley y practicar la religión como la revelaron los Profetas (P). [2]
Y [se os ha permitido casaros con] las mujeres recatadas de entre las creyentes y las recatadas de entre aquellos que recibieron el Libro antes que vosotros [judíos y cristianos], a condición de que les deis su dote para casaros con ellas, no para fornicar o tomarlas como amantes. (Corán 5:5).
Y no os caséis con las idólatras a menos que acepten la fe; una esclava creyente es mejor que una idólatra aunque os guste, y no caséis a los idólatras con vuestras mujeres a menos que acepten la fe; un esclavo creyente es mejor que un idólatra aunque os guste. Ellos conducen al Infierno, mientras que Al-Lah os promete el Paraíso con Su anuencia y el perdón, y aclara Sus preceptos a los hombres para que recapaciten. (Corán 2:221).
Sin embargo, en lo posible la prefiero musulmana, temerosa de Dios, estudiosa del Islam, lectora permanente del Corán, miembro activo de la comunidad y la mezquita, que se cubra con jiyab, que haga conmigo las 5 oraciones diarias y me ayude a conocer y practicar mejor mi religión. [3]
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «Este mundo es solamente de conveniencias temporales, y el mejor consuelo en este mundo es una mujer piadosa». (Recopilado por Muslim).
Aparte de la religión, no tengo preferencia alguna en cuanto a ningún otro aspecto, pues sólo la piedad distingue a una persona de las demás.
En su sermón de despedida, el Mensajero de Dios (ByP) dijo: “Gente, sepan que su Señor es Uno y que su padre es uno. Deben saber que un árabe no es superior a un no-árabe, ni un no-árabe es superior a un árabe, ni un hombre rojo es superior a un hombre negro, ni uno negro sobre uno rojo, excepto en términos de lo que cada persona tiene de piedad.” (Recopilado por Ajmad).
Efectivamente mis amigos y aliados no son la tribu de tal y tal. Más bien mis amigos y aliados son aquellos quienes tienen temor de Dios, dondequiera que ellos puedan estar. (Recopilado por Bujari y por Muslim).
Busco una mujer comprometida, que se tome en serio la decisión del matrimonio.
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «Hay tres cosas en las que no cabe broma: matrimonio, divorcio y liberación». (Recopilado por Málik).
Si uno cuya religión y carácter te complace, te propone (el matrimonio); deberían casarse con él. Si ustedes no lo hacen, ello serán tribulaciones en la tierra y grandes perversiones. (Recopilado por Tirmidi).
Una esposa con la que pueda construir un hogar islámico, de preferencia que provenga de una familia religiosa, al menos monoteísta, o en su defecto, que no permita que su familia de sangre interfiera con su vida y su familia islámicas.
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «No os caséis por la belleza porque quizás esta sea luego la causa del declive moral, ni lo hagáis por la riqueza porque quizás esta sea luego la causa de la desobediencia. Casaos con quienes provengan de familias religiosas». (Recopilado por Ibn Mayah).
Cásense con las mujeres que son amantes y fértiles porque efectivamente yo incrementaré las naciones a través de ustedes. (Recopilado por Abu Dawud).
Una esposa que le dé buen ejemplo y buena crianza a los hijos, dentro del Islam.
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «Las mejores mujeres que montan camellos son las mujeres de Quraish. Ellas son las más compasivas para con sus hijos cuando son pequeños, y las más cuidadosas en lo concerniente a los bienes de sus esposos». (Recopilado por Muslim).
¡Oh, creyentes! Guardaos a vosotros mismos y a vuestras familias del Fuego, cuyo combustible serán los hombres y las piedras. (Corán 66:6).
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «Cada uno de vosotros es un pastor, y cada uno es responsable de aquellos bajo su custodia. Un gobernante es un pastor, un hombre es el pastor de su familia, una mujer es la pastora de la casa de su marido y de sus hijos. Porque cada uno de vosotros es un pastor, y cada uno es responsable de quienes estén bajo su custodia». (Recopilado por Bujari y por Muslim).
Una mujer paciente, que sepa que su esposo es musulmán y confíe en él, y que soporte las pruebas que Dios nos pone, dándole fortaleza a su esposo para que pueda asumir sus responsabilidades sin desfallecer, y que no sienta como una carga el apoyo que da a su esposo.
Y por cierto que os probaré con algo de temor, hambre, pérdida de bienes, vidas y frutos, pero albricia a los pacientes [que recibirán una hermosa recompensa]. (Corán 2:155).
El Mensajero de Dios (ByP) dijo a una mujer: «Tu esposo y tu hijo son más merecedores de tu caridad [que cualquier otro]». (Recopilado por Bujari).
¡Oh, creyentes! Tened paciencia, sed perseverantes. (Corán 3:200).
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «Cualquiera que fuere la desgracia que le ocurriera a un musulmán: cansancio, enfermedad, tristeza, daño, pena, dolor o incluso una espina que se clavara, serviría para que Al-Lah lo purificara de sus faltas». (Recopilado por Bujari y por Muslim).
A quien Al-Lah quiere bien, le envía una prueba (en su salud, dinero o seres queridos). (Recopilado por Bujari).
Una esposa que no tenga reparo alguno en cumplir con las normas Islámicas; por ejemplo, obedecer a su esposo siempre que él actúe dentro del Islam, o aceptar la poligamia si hay las condiciones para ella. [4]
Ellas tienen tanto el derecho al buen trato como la obligación de tratar bien a sus maridos. Y los hombres tienen un grado superior al de ellas [porque en ellos cae la responsabilidad de mantener el hogar]; y Dios es Poderoso, Sabio. (Corán 2:228).
Los hombres están a cargo de las mujeres debido a la preferencia que Dios ha tenido con ellos, y deben mantenerlas con sus bienes. Las mujeres piadosas obedecen a Dios y a sus maridos, y cuidan en ausencia de ellos [su honor y sus bienes] encomendándose a Dios. (Corán 4:34).
Si teméis no ser equitativos con [las dotes de] las huérfanas, entonces casaos con otras mujeres que os gusten: dos, tres o cuatro. (Corán 4:3).
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «Si una mujer reza sus cinco oraciones diarias, ayuna el mes de Ramadán, obedece a su esposo y guarda su pureza, entonces le será dicho: 'Entra al Paraíso por la puerta que desees'». (Recopilado por Ajmad y At-Tabarani).
Existen tres personas cuyas oraciones no serán aceptadas, ni tampoco sus buenas acciones: un esclavo desobediente, hasta que no vuelva a su amo y coloque su mano en la de ellos; una mujer cuyo marido esté encolerizado con ella, hasta que no esté complacido con ella nuevamente; y el borracho, hasta que no esté sobrio. (Recopilado por Ibn Hibbân).
Una esposa que conozca y estudie su religión, que le exija a su esposo el cumplimiento del Islam dándole ejemplo, y así lo ayude a ser mejor musulmán. [5]
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «Toda mujer que muera, y su marido haya estado complacido con ella, entrará al Paraíso». (Recopilado por Ibn Mayah).
El mejor de entre vosotros, es quien mejor trate y cuide a su mujer. (Recopilado por Tirmidi).
Abu Bakr una vez preguntó al Profeta (ByP) cuál era la mejor cosa para ser atesorada, y él (ByP) replicó: «La lengua en recuerdo de Al-Lah, el corazón lleno con agradecimientos hacia Al-Lah, y una esposa piadosa quien ayuda en los hechos virtuosos».
Una mujer que a la vez que sea exigente con la religión, sepa también perdonar y pedir perdón, pues todos los humanos cometemos errores, y ante el error, sepa ayudar y pedir ayuda, para que ambos puedan mejorar y seguir el camino recto.
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «Todos los hijos de Adán pueden equivocarse y los mejores equivocados son los arrepentidos».

El Mensajero de Dios (ByP) preguntó a sus compañeros: «¿Desearían que Allah Ta'ala les perdonara?» Ellos contestaron que por supuesto desearían eso, él (ByP) respondió: «Entonces perdónense unos a otros.»
Una esposa que se esfuerce en ser limpia y ordenada en todos los aspectos de su vida, y dé así ejemplo de pulcritud en el hogar.
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «La pureza y la limpieza es la mitad de la fe». (Recopilado por Muslim).
Diez son los hábitos que hacen a una buena higiene personal: Recortar el bigote, dejar crecer la barba, usar el cepillo de dientes, lavarse la nariz con agua, cortarse las uñas, lavarse entre los dedos, depilarse las axilas, rasurarse el vello del pubis e higienizarse después de orinar o defecar. (Recopilado por Muslim).
Una mujer en la que, como esposo, pueda confiar plenamente.
Las mujeres piadosas obedecen a Al-Lah y a sus maridos, y cuidan en ausencia de ellos [su honor y sus bienes] encomendándose a Al-Lah. (Corán 4:34).
Una esposa que no consuma ni tenga relación alguna con el alcohol, el tabaco y las drogas, que no guste de los juegos de azar, ni obtenga lucro de ninguna de estas sustancias y actividades. [6]
Te preguntan [¡Oh Mujámmad!] acerca de las substancias embriagantes y los juegos de apuestas. Diles: Son de gran perjuicio, a pesar de que también hay en ellos algún provecho para los hombres; pero su perjuicio es mayor que su provecho. (Corán 2:219).
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «Si una sustancia embriaga en grandes cantidades, entonces una pequeña cantidad de ella está prohibida». (Recopilado por Abu Dawud y Tirmidi).
Todo embriagante nubla la mente, y todo lo que nubla la mente está prohibido. (Recopilado por Muslim).
En verdad, cuando Al-Lah prohíbe algo, prohíbe comerse su precio [obtener beneficio económico de ello]. (Recopilado por Ajmad).
Quien se envenene, matándose con ello, consumirá su veneno en el Fuego del Infierno y habitará allí eternamente. (Recopilado por Bujari).
Una esposa que no consulte adivinos, que no tenga agüeros ni crea en los astros.
¡Oh, creyentes! Los embriagantes, los juegos de apuesta, los altares [sobre los cuales eran degollados los animales como ofrenda para los ídolos] y consultar la suerte valiéndoos de flechas son una obra inmunda de Satanás. Absteneos de ello y así tendréis éxito. (Corán 5:90).
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «Quien recurra a un adivino y le pregunte acerca de algún asunto, su oración no le será aceptada por cuarenta noches». (Recopilado por Muslim).
Quien vaya a un adivino o a un vidente y crea en lo que él dice, descree en aquello que le fue revelado a Mujámmad. (Recopilado por Abu Dawud y otros 4 autores).
No pertenece a nosotros quien cree en el mal agüero, quien recurre a los adivinos ni quien le pide a alguien que lo haga por él, quien practica la brujería o quien le pide a alguien que lo haga por él. (Recopilado por Al-Bazaar).

Una esposa que guste de la austeridad, que sea paciente en la adversidad, y sencilla y generosa en la abundancia.


El Enviado de Dios (ByP) dijo: «Aquel que deje de llevar ropas de lujo, aunque pueda pagarlas, en señal de humildad ante Dios, Él le llamará en el Último Día, en presencia de todas las criaturas, para ofrecerle la elección entre cualquier túnica que guste llevar, de entre todas las ropas de la Fe». (Recopilado por An´Nawawi).


Una mujer que ame a Dios, y por ese amor esté dispuesta a todo lo permitido por Él para defender su religión y su hogar.

Si una mujer temiese que su marido no cumpliere con las obligaciones para con ella o la rechazare, entonces, no incurrirán en falta si llegan a un acuerdo para evitar el divorcio, pues ello es lo mejor. (Corán 4:128).
Una mujer fue a preguntarle al Profeta  sobre un asunto. Y cuando él trató el mismo, le preguntó: ¿Tienes esposo? Ella dijo: Sí. Él le preguntó: ¿Cómo estás con él? Ella contestó: Nunca dejé de cumplir con mis deberes, salvo aquello que está fuera de mi alcance. Él dijo: Presta atención a cómo le tratas, pues él es tu Paraíso y tu Infierno”. (Recopilado por Ajmad y An Nasai).
Una esposa con carácter, decidida, estudiosa, que cumpla sus deberes con la misma determinación y firmeza con que exige sus derechos, agradecida con Dios por cada cosa en su vida, por pequeña que sea, y paciente ante la adversidad, gracias a su confianza plena en el Clemente.
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «¡Es admirable el caso del creyente!, porque todo asunto encierra un bien para él y esto no ocurre con otro que no sea creyente. Pues, si le llega la facilidad y es agradecido con Al-Lah, hay un bien para él. Y si tiene paciencia ante la dificultad, también consigue un bien para él». (Recopilado por Muslim).
Y por supuesto, una esposa que no guste del chisme, que no ande en habladurías, que respete la dignidad y el buen nombre de los demás, y que mantenga alejada de su boca la mentira.
¡Oh, creyentes! Evitad sospechar demasiado [de la actitud de los demás], pues ciertamente algunas sospechas son un pecado; y no os espiéis, ni habléis mal del ausente, pues ello es tan repulsivo como comer la carne de un hermano muerto. ¿Acaso alguno de vosotros desearía hacerlo? Por supuesto que os repugnaría. Y temed a Al-Lah; ciertamente Al-Lah es Indulgente, Misericordioso. (Corán 49:12).
¡Oh, creyentes! Temed a Al-Lah, y hablad sólo con la verdad (Corán 33:70).
Le pregunté al Profeta (ByP): «Mensajero de Al-Lah, ¿seremos juzgados por lo que decimos?». Y contestó: «La gente será precipitada de bruces en el Fuego por las calumnias que pronuncian sus lenguas». (Recopilado por Ajmad).
Dijo el Mensajero de Dios (ByP): «La mentira conduce a la corrupción y la corrupción conduce al fuego, si el hombre sigue mintiendo, Al-Lah lo registra como un mentiroso».
En definitiva, yo volví al Islam porque encontré que es el único sistema de vida que le brinda paz al individuo, la familia, y la sociedad entera. [7] Pero para que funcione, hay que conocerlo y practicarlo. Para alguien que vivió de forma muy opuesta al Islam por tantos años, y que además sigue viviendo rodeado por una sociedad corrupta desde la médula, no es sencillo mantenerse en el camino recto. Por eso, busco esposa que viva el Islam conmigo, incha Al-Lah (si Dios quiere).
Ellas son vuestra protección y vosotros la suya. (Corán 2:187).
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «¿No debería yo informarles del mejor de los tesoros que un hombre posee? Una esposa recta». (Recopilado por Al-Jakim).
¡Oh, Señor nuestro! Agrácianos con esposas e hijos que sean un motivo de alegría y tranquilidad para nosotros, y haz que seamos un ejemplo para los piadosos. (Corán 25:74). 
----------
NOTAS
[2] Véase “Los Últimos Hallazgos Arqueológicos Bíblicos y la Autenticidad de la Biblia Actual” (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/04/los-ultimos-hallazgos-arqueologicos.html) y “La Biblia y El Corán Frente a la Pobreza y el Hambre” (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/la-biblia-y-el-coran-frente-la-pobreza.html).
[5] Véase “Si ella usa el Jiyab, usted ¿por qué no tiene barba?” (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/09/si-ella-usa-el-jiyab-usted-por-que-no.html).

Artículos Relacionados
Mujeres en alquiler: Una atrocidad del chiismo - La verdad oculta del asunto de mutá (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/06/mujeres-en-alquiler-una-atrocidad-del.html). 
Share: