domingo, 6 de febrero de 2011

¿Fue Aicha una novia de seis años de edad?

¿FUE AICHA UNA NOVIA DE SEIS AÑOS DE EDAD?
El Antiguo Mito Desvelado

(artículo publicado en The Minaret en marzo de 1999).

Por: Dr. T. O. Shanavas
 (pediatra indoamericano, vicepresidente de la Islamic Research Foundation, miembro del Islamic Center of Greater Toledo, autor de varios artículos sobre Islam y ciencias modernas).

Traducido al español por: Said Abdunur Pedraza.

Texto original en inglés: http://www.ilaam.net/Articles/Ayesha.html


Un amigo cristiano me preguntó una vez: ¿Casarías a tu hija de 7 años con un viejo de 50 años? Me mantuve en silencio. Él continuó: “si no, ¿cómo puedes aprobar el matrimonio de una niña inocente de siete años, Aicha, con tu Profeta?” Mi amigo sonrió y me dejó con una espina en el corazón de mi fe. Muchos musulmanes responden que tales matrimonios eran comunes en aquella época. De otro modo, la gente se habría opuesto al matrimonio entre el Profeta y Aicha.

Sin embargo, tal explicación sólo puede parecer creíble a aquellos ingenuos dispuestos a creerla. Por desgracia, yo no estaba satisfecho con esa respuesta.

El Profeta fue un hombre ejemplar. Todos sus actos fueron tan virtuosos que nosotros, los Musulmanes, podemos emularlos. Sin embargo, la mayoría de la gente en nuestro Centro Islámico de Toledo, incluyéndome, no pensaría en desposar a su hija de 7 años con un hombre de 52 años. Si un padre consintiera semejante boda, muchas personas, si no todas, mirarían con desprecio al padre y al esposo viejo.

En 1923, los funcionarios del Registro Civil de Egipto recibieron órdenes de no registrar ni expedir certificados oficiales de matrimonios para novias menores de 16 y novios menores de 18 años de edad. Ocho años después, la Ley de la Organización y Procedimiento de los Tribunales de la Chariá de 1931 consolidó la disposición anterior al no atender contoversias que involucraran a novias menores de 16 y novios menores de 18 años (La Mujer en el Derecho Familiar Islámico, John Esposito, 1982). Esto demuestra que incluso en un país de mayoría musulmana como Egipto, el matrimonio de niños es inaceptable.

Por ello, yo creía, sin más prueba sólida que mi reverencia hacia mi Profeta, que las historias del matrimonio entre Aicha de 7 años y el Profeta de 52, no eran más que mitos. Mi larga búsqueda de la verdad en este tema, ha demostrado que mi intuición era correcta. Mi Profeta fue un caballero. Y no se casó con una niña inocente de 7 o 9 años de edad. La edad de Aicha ha sido reportada erróneamente en la literatura del Jadiz. Por otra parte, creo que las narraciones que registran este acontecimiento son muy poco confiables. Algunos de los Jadiz (tradiciones del Profeta) respecto a la edad de Aicha al momento de su boda con el Profeta son problemáticos. Presento las siguientes evidencias en contra de la aceptación de la historia ficticia de Hisham ibn ‘Urwah para limpiar el nombre de mi Profeta de la acusación de haber sido un viejo irresponsable que se aprovechó de una niña inocente.

EVIDENCIA #1: La Confiabilidad de la Fuente.

La mayoría de las narraciones respecto a este tema publicadas en los libros de Jadiz fueron transmitidas solamente por Hisham ibn `Urwah, quien informaba apoyado en la autoridad de su padre. En primer lugar, no sólo una sino dos o tres personas, deberían por lógica haber sido transmisoras. Resulta extraño que ninguna persona de Medina, donde vivió Hisham ibn `Urwah los primeros 71 años de su vida, haya narrado el evento, a pesar del hecho de que entre sus discípulos de Medina estuvo el muy respetado Malik ibn Anas. Las personas que originaron las narraciones de este evento eran gente de Iraq, a donde se conoce que Hisham se mudó tras haber vivido en Medina la mayor parte de su vida.

Tehzibu’l-Tehzib, uno de los libros más reconocidos sobre la vida y la confiabilidad de los narradores de las tradiciones del Profeta, reporta que según Yaqub ibn Shaibah: “Él [Hisham] es altamente fiable, sus narraciones son aceptables, con excepción de lo que narró después de haberse mudado a Iraq” (Tehzi’bu’l-tehzi’b, Ibn Hajar Al-`asqala’ni, Dar Ihya al-turath al-Islami, siglo XV, Vol. 11, p. 50).

El libro afirma también que Malik ibn Anas desconfiaba de las narraciones de Hisham transmitidas a través de personas de Iraq. “Me han dicho que Malik desconfiaba de las narraciones de Hisham transmitidas a través de gente de Iraq” (Tehzi’b u’l-tehzi’b, Ibn Hajar Al-`asqala’ni, Dar Ihya al-turath al-Islami, Vol.11, p. 50).

Mizanu’l-ai`tidal, otro libro sobre las biografías de los narradores de tradiciones del Profeta, informa: “cuando era viejo, la memoria de Hisham empeoró bastante” (Mizanu’l-ai`tidal, Al-Zahbi, Al-Maktabatu’l-athriyyah, Sheikhupura, Pakistán, Vol. 4, p. 301).

CONCLUSIÓN: Con base en estas referencias, la memoria de Hisham estaba fallando y sus narraciones cuando estaba en Iraq no eran confiables. De modo que la narración sobre el matrimonio de Aicha y su edad no es confiable.

CRONOLOGÍA: Es vital también tener en cuenta algunas de las fechas relevantes en la historia del Islam:

·         Antes de 610 d.C.: Yajiliya (época preislámica), antes de la revelación.
·         610: Primera revelación.
·         610: Abu Baker acepta el Islam.
·         613: El Profeta Mujámmad comienza a predicar en público.
·         615: Emigración a Abisinia.
·         616: Umar bin al Khattab acepta el Islam.
·         620: Fecha generalmente aceptada de la pedida de la mano de Aicha por parte del Profeta (esponsales).
·         622: Hégira (emigración a Yatrib, posteriormente llamada Medina).
·         623/624: Fecha generalmente aceptada del año en que Aicha comenzó a cohabitar con el Profeta.

EVIDENCIA #2: Los Esponsales.

De acuerdo con Al-Tabari (conocido también con los nombres Hisham ibn ‘Urwah, Ibn Hunbal, e Ibn Sad), Aicha fue prometida a los 7 años de edad y comenzó a cohabitar con el Profeta a la edad de 9.

Sin embargo, en otra obra Al-Tabari dice: “Todos los cuatro hijos [de Abu Baker] nacieron de sus dos esposas durante la época preislámica” (Tarikhu’l-umam wa’l-mamlu’k, Al-Tabari (muerto en 922), Vol. 4, p. 50, Árabe, Dara’l-fikr, Beirut, 1979).

Si Aicha fue prometida en 620 d.C. (a la edad de 7) y comenzó a vivir con el Profeta en 624 (a la edad de 9), esto indicaría que ella nació en 613 y tenía 9 años cuando comenzó a cohabitar con el Profeta. Por lo tanto, basados en las cuentas de Al-Tabari, los números muestran que Aicha nació en 613, tres años después del comienzo de la revelación (610 d.C.) Al-Tabari también declara que Aicha nació en la era pre-islámica (la Yajiliya). Si ella nació antes de 610, habría tenido por lo menos 14 años de edad cuando comenzó a vivir con el Profeta. En esencia, Al-Tabari se contradice a sí mismo.

CONCLUSIÓN: Al-Tabari no es confiable en materia de determinar la edad de Aicha.

EVIDENCIA #3: La Edad de Aicha en Relación a la Edad de Fátima.

De acuerdo con Ibn Hajar, “Fátima nació en el momento en que se reconstruyó la Kaaba, cuando el Profeta tenía 35 años de edad... ella era 5 años mayor que Aicha” (Al-isabah fi tamyizi’l-sahabah, Ibn Hajar al-Asqalani, Vol. 4, p. 377, Maktabatu’l-Riyadh al-haditha, al-Riyadh, 1978).

Si la información de Ibn Hajar es correcta, Aicha nació cuando el Profeta tenía 40 años. Si Aicha se casó cuando el Profeta tenía 52 años, la edad de Aicha al momento del matrimonio sería de 12.

CONCLUSIÓN:  Ibn Hajar y Al Tabari Ibn Hunbal se contradicen uno al otro. Por tanto, el matrimonio de Aicha a los 7 años de edad es un mito.

EVIDENCIA #4: La Edad de Aicha en Relación a la Edad de Asma.

Según Abda’l-Rahman ibn abi zanna’d: “Asma tenía 10 años más que Aicha (Siyar A`la’ma’l-nubala’, Al-Zahabi, Vol. 2, p. 289, Árabe, Mu’assasatu’l-risalah, Beirut, 1992).

Según Ibn Kathir: “Ella [Asma] era mayor que su hermana [Aicha] por 10 años (Al-Bidayah wa’l-nihayah, Ibn Kathir, Vol. 8, p. 371, Dar al-fikr al-`arabi, Al-jizah, 1933).

Según Ibn Kathir: “Ella [Asma] presenció el asesinato de su hijo durante ese año [73 d.H.] como ya hemos mencionado, y cinco días más tarde murió. De acuerdo a otras narraciones, ella no murió 5 días después sino 10 o 20, o pocos días más de 20, o 100 días después. El relato más conocido es el de 100 días después. Al momento de su muerte tenía 100 años de edad” (Al-Bidayah wa’l-nihayah, Ibn Kathir, Vol. 8, p. 372, Dar al-fikr al-`arabi, Al-jizah, 1933).

Según Ibn Hajar Al-Asqalani: “Ella [Asma] vivió 100 años y murió en 73 o 74 d.H (después de la Hégira). (Taqribu’l-tehzib, Ibn Hajar Al-Asqalani, p. 654, Arabic, Bab fi’l-nisa’, al-harfu’l-alif, Lucknow).

Según casi todos los historiadores, Asma, la hermana mayor de Aicha, tenía 10 años más que Aicha. Si Asma tenía 100 años en 73 d.H., debió tener entre 27 y 28 años de edad en el momento de la Hégira.

Si Asma tenía 27 o 28 años en el momento de la Hégira, Aicha debía tener en ese mismo momento entre 17 y 18 años. Entonces, si Aicha tenía 17 o 18 años al momento de la Hégira, comenzó a cohabitar con el profeta entre los 19 o 20 años de edad.

De acuerdo a Ibn Hajar, Ibn Katir y Abda’l-Rahman ibn abi zanna’d, la edad de Aicha al momento de comenzar a vivir con el Profeta era de 19 o 20. En la prueba #3,  Ibn Hajar sugiere que Aicha tenía 12 años y en la prueba #4 él mismo se contradice diciendo que tenía entre 17 y 18. ¿Cuál es la edad correcta, 12 o 18?

CONCLUSIÓN:  Ibn Hajar es una fuente no confiable para establecer la edad de Aicha.

EVIDENCIA #5: Las Batallas de Bader y Ujud.

En el Jadiz de Muslim se encuentra una narración sobre la participación de Aicha en la batalla de Bader (Kitabu’l-jihad wa’l-siyar, Bab karahiyati’l-isti`anah fi’l-ghazwi bikafir). Aicha, mientras narra el viaje a Bader y uno de los eventos importantes que tuvo lugar en dicho viaje, dice: “Cuando llegamos a Chajarah”. Obviamente, Aicha estaba viajando con el grupo hacia Bader. De Bujari nos llega un relato de la participación de Aicha en la batalla de Ujud (Kitabu’l-jihad wa’l-siyar, Bab Ghazwi’l-nisa’ wa qitalihinna ma`a’lrijal): “Anas narró que el día de Ujud la gente no podía mantener su tierra alrededor del Profeta. [En ese día] vi a Aicha y a Umm-i-Sulaim, quienes levantaron sus faldas por encima de sus tobillos [para evitar que estorbaran sus movimientos]”. Una vez más, esto demuestra que Aicha estaba presente en las batallas de Bades y Ujud.

Se narra en Bujari (Kitabu’l-maghazi, Bab Ghazwati’l-khandaq wa hiya’l-ahza’b): “Ibn `Umar declara que el Profeta no le permitió participar en la batalla de Ujud, pues entonces contaba con 14 años de edad. Pero el día de Khandaq, cuando tenía 15 años, el Profeta permitió su participación”.

De acuerdo a las narraciones anteriores: a) los niños de 15 años fueron rechazados y no se les permitió participar en la batalla de Ujud y b) Aicha participó en las batallas de Bader y de Ujud.

CONCLUSIÓN: La participación de Aicha en las batallas de Bader y de Ujud indica claramente que ella no tenía 9 años sino por lo menos 15. Después de todo, las mujeres solían acompañar a los hombres a los campos de batalla para ayudarles, no para ser una carga para ellos. Esta es otra contradicción respecto a la edad de Aicha.

EVIDENCIA #6: Surat al-Qamar (La Luna)

Según la tradición generalmente aceptada, Aicha nació unos 8 años antes de la Hégira. Pero según otra narración transmitida por Bujari, se reporta que Aicha dijo: “Yo era una niña (jariyah en árabe) cuando fue revelada la sura La Luna (Sajih Bujari, kitabu’l-tafsir, Bab Qaulihi Bal al-sa`atu Maw`iduhum wa’l-sa`atu adha’ wa amarr).

El capítulo 54 del Corán fue revelado ocho años antes de la Hégira (El Corán Munífico, M.M. Khatib, 1985), lo que significa que fue revelado en 614 d.C. Si Aicha comenzó a vivir con el Profeta a la edad de 9 años en 623 o 624 d.C., ella era una bebé recién nacida (sibyah en árabe) cuando fue revelada la sura La Luna. De acuerdo con la tradición anterior, Aicha era una niña y no una bebé en el año en que se reveló La Luna. Jariyah significa niña pequeña en árabe (Diccionario árabe-inglés de Lane). De modo que siendo Aicha una niña y no una sibyah (bebé), debía tener entre 6 y 13 años de edad al momento de la revelación de La Luna, y por tanto debía tener entre 14 y 21 años cuando se casó con el Profeta.

CONCLUSIÓN: Esta tradición también contradice el matrimonio de Aicha a los 9 años.

EVIDENCIA # 7: La Terminología Árabe.

Según una narración reportada por Ahmad ibn Hanbal, después de la muerte de Jadiya, primera esposa del Profeta, cuando Jawla se acercó al Profeta pidiéndole que se casara de nuevo, el Profeta le preguntó sobre las opciones que tenía en mente. Jawla dijo: “Usted puede casarse con una virgen (biker) o con una mujer que ya haya estado casada (zayib)”. Cuando el Profeta le preguntó la identidad de la biker (virgen), Jawla mencionó el nombre de Aicha.

Todos los que conocen la lengua árabe saben que la palabra biker no se utiliza para una niña inmadura de 9 años de edad. Como se declaró antes, la palabra árabe para niña pequeña es jariyah. Por otro lado, biker se utiliza para una joven soltera sin experiencia sexual prematrimonial, como entendemos la palabra “doncella” en español. Por lo tanto, es obvio que una niña de 9 años no es una “doncella” (biker) (Musnad Ahmad ibn Hanbal, Vol. 6, p. .210, Árabe, Dar Ihya al-turath al-`arabi, Beirut).

CONCLUSIÓN: El significado literal de la palabra biker (doncella) en el jadiz anterior es “mujer adulta sin experiencia sexual premarital”. Por lo tanto, Aicha era una mujer adulta en el momento de su matrimonio.

EVIDENCIA #8: El Texto Coránico

Todos los musulmanes coinciden en que el Corán es el texto guía. De modo que debemos buscar en el Corán la guía para apartar el humo y la confusión creada por los hombres eminentes del período clásico del Islam en la cuestión de la edad de Aicha al momento de su matrimonio. ¿Permite o no el Corán el matrimonio de un niño inmaduro de 7 años de edad?

No existen versículos que autoricen explícitamente estos matrimonios. Hay un versículo, sin embargo, que guía a los musulmanes en su deber de criar a un niño huérfano. La guía coránica en el tema de la enseñanza de los huérfanos aplica también en el caso de los hijos propios. El versículo declara: “Y no confiéis a los faltos de juicio los bienes que Dios os ha encomendado para su manutención; alimentadles de ellos y vestidles, y habladles con amabilidad. Y examinad a los huérfanos [a vuestro cargo] hasta que alcancen edad de casarse; entonces, si les consideráis sensatos, entregadles sus bienes; y no los consumáis pródiga y apresuradamente, adelantándoos a su mayoría de edad... (Corán 4:5-6).

Respecto a los niños que han perdido a un padre, al musulmán se le ordena a) alimentarlos, b) vestirlos, c) educarlos y d) examinar su grado de madurez “hasta la edad de casarse”, antes de confiarles la gestión de finanzas.

Aquí el versículo coránico demanda una comprobación meticulosa de su madurez intelectual y física con resultados de pruebas objetivas antes de la edad de matrimonio, con el fin de restituirles sus bienes.

A la luz de la anterior declaración, ningún musulmán responsable le entregaría la potestad económica a una niña inmadura de 7 a 9 años de edad. Si no podemos confiar en una niña de 7 años de edad para gestionar los asuntos financieros, tampoco es física ni intelectualmente apta para contraer matrimonio. Ibn Hambal (Musnad Ahmad ibn Hambal, vol.6, p. 33 y 99) declara que Aicha a los 9 años de edad estaba más interesada en jugar con caballitos de juguete que en hacerse cargo de las responsabilidades de una esposa. Es difícil de creer, por lo tanto, que Abu Baker, un gran creyente entre los musulmanes, pudiese prometer a su hija inmadura de 7 años de edad al Profeta de 50 años. Igualmente es difícil imaginar al Profeta casándose con una niñita de 7 años.

Otro deber importante exigido al tutor de un niño es educarlo. Hagámonos la siguiente pregunta: ¿Cuántos de nosotros consideramos que podemos educar satisfactoriamente a un niño antes que cumpla 7 o 9 años de edad? La respuesta es ninguno. Por lógica, es una tarea imposible educar satisfactoriamente a un niño antes que alcance la edad de 7 años. Entonces, ¿cómo podemos creer que Aicha ya estaba educada completamente al casarse si lo hizo a los 7 años?

Abu Baker era un hombre más sensato que todos nosotros. De modo que él definitivamente habría juzgado que Aicha era una niña y no estaba educada satisfactoriamente como demanda el Corán. Él no la habría casado con nadie. Si una propuesta de casarse con la inmadura y aún no educada Aicha de 7 años le hubiera sido hecha al Profeta, él la habría rechazado de plano, porque ni el Profeta ni Abu Baker habrían violado ninguna cláusula del Corán.

CONCLUSIÓN: El matrimonio de Aicha a la edad de 7 años violaría la cláusula de madurez o el requisito del Corán. Por lo tanto, la historia del matrimonio de una Aicha inmadura de 7 años de edad es un mito.

EVIDENCIA #9: El Consentimiento del Matrimonio

Una mujer debe ser consultada y debe estar de acuerdo para que se realice un matrimonio válido (Mishakat al Masabiah, traducción por James Robson, Vol. I, p. 665). Islámicamente, la autorización creíble por parte de la mujer es un prerrequisito para que el matrimonio sea válido.

Incluso para la imaginación más temeraria, el permiso dado por una niñita de 7 años de edad no puede considerarse una autorización válida para un matrimonio.

Es inconcebible que Abu Baker, un hombre inteligente, se tomara en serio el permiso dado por una niña de 7 años de casarse con un viejo de 50.

De igual modo, el Profeta no habría aceptado el permiso dado por una niña que, de acuerdo con el jadiz de Muslim, se llevó sus juguetes con ella cuando se fue a vivir con el Profeta.

CONCLUSIÓN: El Profeta no se casó con una niña de 7 años de edad porque eso habría violado el requisito de la autorización válida, que es una cláusula del Decreto Matrimonial Islámico. Por lo tanto, el Profeta se casó con una Aicha que era una señorita madura física e intelectualmente.

RESUMEN

No era una tradición árabe entregar niñas en matrimonio a tan temprana edad como 7 o 9 años, ni el Profeta se casó con Aicha siendo tan pequeña. La gente de Arabia no se opuso a este matrimonio porque no ocurrió en la forma en que ha sido narrado.

Obviamente, el relato de Hisham ibn `Urwah del matrimonio de Aicha a los 9 años, no puede ser considerado verdadero cuando se encuentra en contradicción con muchas otras narraciones reportadas. Más aún, no existe en absoluto razón alguna para considerar verdadera la narración de Hisham ibn `Urwah cuando otros eruditos, incluyendo a Malik ibn Anas, consideran que las narraciones que él reportó estando en Iraq no son confiables. Las citas de Tabari, Bukhari y Muslim muestran que se contradicen unos a otros respecto a la edad de Aicha. Más aún, muchos de estos eruditos se contradicen a sí mismos en sus propios registros. Así, la narración de la edad de Aicha al momento de su matrimonio no es confiable debido a las claras contradicciones que se observan en las obras de los eruditos clásicos del Islam.

Por lo tanto, no existe razón alguna para creer que la información sobre la edad de Aicha deba aceptarse como verdadera, cuando hay motivos suficientes para rechazarla como un mito. Por otra parte, el Corán rechaza el matrimonio de niños y niñas inmaduros, así como confiarles responsabilidades.

----------
Artículos Relacionados






Share:

0 comentarios: