sábado, 5 de diciembre de 2009

Unir la Ummah no es mezclar Islam con otras sectas y religiones

Unir la Ummah no es mezclar Islam con otras sectas y religiones

Por Said Abdunur Pedraza



Bismil-Laji Rajmani Rajim     بسم الله الرحمن الرحيم



Declaro que no existe más divinidad que Al-lah, creador de los cielos y de la Tierra, Uno, Único, sin igual ni semejante, sin copartícipes, asociados ni intermediarios, y declaro que Mujámmad (Bendiciones y Paz de Dios sean con él) es Su siervo y mensajero, Sello de la Profecía, último ser humano infalible que pisó la Tierra y el mejor hombre que ha visto la humanidad.


Quiero aclarar en primer lugar que no es mi intención inflamar odios contra los chiíes (chiitas). De hecho, nunca tuve la intención de dedicarme a publicar artículos sobre el Chiismo. Sin embargo, es deber de todo musulmán buscar el conocimiento y compartirlo con la úmah.

Muchos hermanos y hermanas musulmanes, con las mejores intenciones del mundo, pero con muy poco conocimiento del tema, afirman que los todos los chiíes son musulmanes por el simple hecho de decir la chajada (declaración de fe), y que somos todos una sola úmah. De hecho, creen que todo aquel que diga chajada y/o afirme que cree en los 5 pilares es musulmán y como tal debe tratársele. Y tienen razón en esto último: Mujámmad (ByP) enseñó que el Islam son sus cinco pilares, y en un jadiz el ángel Gabriel (la Paz de Dios sea con él) lo confirmó. Pero no debemos olvidar que en el Islam, todo acto vale según su intención, y lo que define si nuestra intención es la correcta, son los 6 pilares de la fe.

Por supuesto, sólo Al-lah conoce lo que ocultan los pechos, y sólo Él puede juzgar las intenciones de cada quien. Por ello no debemos, y no es mi intención, juzgar individualmente a las personas por lo que creen en su fuero interno.

Pero Al-lah también nos ordena alejarnos de la idolatría y de las desviaciones, e incluso combatirlas. Por tanto, aunque una persona diga la chajada y afirme creer y cumplir los 5 pilares, si un musulmán descubre que está rompiendo algún pilar y que, además, está enseñando a otros que romperlo es correcto y que ese es el verdadero Islam, es deber del musulmán denunciar, rechazar e incluso combatir si es necesario, dicha enseñanza. Si una persona en su intimidad, en su fuero interno, está rompiendo uno o más pilares, es su responsabilidad, es su compromiso con Al-lah, y por ello rendirá cuentas el Día del Juicio. Pero si con sus palabras y/o su ejemplo está llevando a otros al extravío, enseñando que es correcto lo que hace, afirmando cosas que son contrarias al Islam, se convierte en un peligro para la úmah, y si lo está haciendo con una evidente intención de dividir, confundir y/o llevar al extravío, debe ser denunciada.

Pido a Al-lah que me guíe con Su luz por el camino recto del verdadero Islam, y que no permita que la información que ofrezco sea motivo de extravío para nadie, sino más bien, que a través de ella nos guíe a todos y nos aleje de toda forma de idolatría y de toda innovación errada, para que así podamos ser de los exitosos en esta vida y en la última. Todo lo que haya de verdad en este artículo y los que en él cito, es gracias a la guía de Al-lah, y cualquier error que haya en ello, es obra mía y/o del autor de cada artículo. Y Al-lah sabe más.

Como ya dije, mi intención no es inflamar odios contra los chiíes. El Chiismo no es Islam, no es parte del Islam y no es una secta islámica. El Chiismo es una religión aparte, con sus propias doctrinas, con creencias diferentes a las islámicas, con una organización clerical (en el Islam no existe clero), y con unas costumbres y forma de vida distintas a las de los musulmanes. Mientras esto esté claro, cada quien es libre de decidir si quiere ser chiita, musulmán, católico, hindú o lo que prefiera. Pero mientras haya grupos que, algunos por ignorancia, otros con intereses particulares muy bien definidos, convoquen a la “unidad chía-sunni”, es deber de todo musulmán conocer su Din y defenderlo, para impedir que se mezcle con creencias ajenas a él. El sincretismo religioso es propio de los masones. Así como católicos y evangélicos pueden convivir en paz siempre y cuando no mezclen sus creencias y respeten sus doctrinas, sus rituales y sus formas de vida, asimismo los musulmanes y los chiíes podemos convivir en paz mientras tengamos claras nuestras diferencias y no nos mezclemos. Así como un chiita no puede permitir que un musulmán le diga que debe dejar de creer en el Imamato, un musulmán no puede permitir que un chiita enseñe a los musulmanes que el Islam es creer en la infalibilidad de los Imames. Ahora bien, no todos los chiitas conocen y adhieren a la creencia en el Imamato y otras doctrinas que hacen que el Chiismo esté fuera del Islam. Técnicamente, esos chiitas en realidad no son chiitas, y por ello, no puede decirse que no sean musulmanes.

Lo anterior significa que no es posible generalizar y decir que los chiitas son musulmanes, ni tampoco decir que los chiitas no son musulmanes. Pero por otro lado, no existe forma de que alguien pruebe que el Chiismo es Islam, pues la creencia en el Imamato es la prueba reina de que no lo es. El razonamiento es sencillo:

VERDAD ISLÁMICA

Los profetas y mensajeros de Al-lah (Paz de Dios sobre todos ellos) son los únicos seres humanos que han tenido la característica de la infalibilidad. En su libro, el Chaij Omar Sulaimán Al Ashqar dice al respecto:
Ajlus Súnah ual Yamah no le atribuye la infalibilidad a personas que no son Profetas o Mensajeros, incluso a los mejores de esta nación después del Profeta Mujámmad (ByP), es decir, los Sajabas. Ni siquiera Abu Báker ni Omar eran infalibles. El primer Califa bien guiado, Abu Báker as Sidik dijo en su primera disertación (jutba) luego de asumir la responsabilidad de ser Califa: “¡Oh gente! He sido designado para esta tarea, pero no soy el mejor de vosotros. Si obro bien entonces apoyadme, y si me equivoco, corregidme”. Cuando una mujer contradijo a Omar ibn al Jatab (el segundo Califa bien guiado) y mencionó la prueba de que lo que ella afirmaba era correcto, él dijo: “Esta mujer tiene razón y Omar estaba equivocado.”

POR TANTO

Decir que un ser humano es infalible, es decir como mínimo, que tiene una característica propia y única de los profetas.

POR NUESTRA PARTE, LOS MUSULMANES:

Cuando decimos chajada, implícitamente estamos confirmando nuestra creencia en que Mujámmad (ByP) es el Sello de la Profecía. Eso significa que creemos que nadie después de Mujámmad (ByP) ha tenido ni tendrá jamás, características que son propias y únicas de los profetas.

LAS CARACTERÍSTICAS PROPIAS Y ÚNICAS DE LOS PROFETAS

En su libro Los Profetas y Sus Mensajes, el Chaij Omar Sulaimán Al Ashqar nos dice que las siguientes características son únicas y propias de los profetas:
  • Al Uaji (la revelación). Al-lah descendió la revelación exclusivamente sobre los profetas y mensajeros. Dice Al-lah: "Diles: Yo soy solo un hombre a quien se le ha revelado que solo debéis adorar a Al-lah que es vuestra única divinidad." (18:110) […]

  • La infalibilidad. […] (véase Sobre La Infalibilidad).

  • Los ojos de los Profetas duermen pero no sus corazones. Una de las características distintivas que Al-Lah ha concedido a los Profetas es que sus ojos duermen pero sus corazones no lo hacen. […]

  • Los Profetas pueden optar en el momento de la muerte. Otra de las características particulares de los Profetas es que tenían la opción de elegir entre este mundo y el otro. […]

  • Los Profetas son enterrados en el lugar donde mueren. El Profeta sólo debe ser enterrado en el lugar donde muere. […]

  • La tierra no descompone sus cuerpos. Una de las maneras en que Al-lah honró a Sus Profetas y Mensajeros es que la tierra no descompone sus cuerpos. No importa cuánto tiempo pase, sus cuerpos permanecen intactos sin sufrir ninguna descomposición. […]

  • Los Profetas se encuentran vivos en sus tumbas. Se narró en un jadiz sajih que el Profeta (ByP) dijo: “Los Profetas se encuentran vivos y orando en sus tumbas”. […]

ES CONTRARIO AL ISLAM CREER QUE CARACTERÍSTICAS DE LOS PROFETAS LE HAN SIDO DADAS A OTROS SERES HUMANOS DISTINTOS A LOS PROFETAS Y MENSAJEROS DE AL-LAH

Los chiíes afirman que los Imanes son superiores a todos los Profetas excepto Mujámmad (ByP) en razón a que él fue también Imán. Que tienen un ministerio más elevado que los ángeles de mayor rango y que los grandes Profetas, y que pueden escoger el momento de su muerte (esto puede leerse en varios libros de eruditos del Chiismo, incluso en uno escrito por el famoso Jomeini). Que nada les es oculto o vedado, es decir, conocen el pasado y el futuro y todo lo que hay en los cielos y en la Tierra y debajo de ella, un conocimiento muy superior incluso al que tuvo Mujámmad (ByP). Los chiíes no son un grupo homogéneo, el Chiismo es una religión dividida en varias sectas, pero todas ellas excepto una creen en Imames infalibles iguales y/o superiores a los Profetas, y algunos chiíes les rezan y les piden su favor, lo que va en contra de "la ilaja ila Al-lah". De la misma forma, los ajmadis, drusos, submitters, los miembros de Nation Of Islam, muchas sectas del sufismo, y otras sectas mal llamadas "islámicas", creen en Imames, santos, mensajeros, iluminados u otros seres humanos que han tenido una o más características propias y únicas de los Profetas después de la muerte de Mujámmad (ByP), y algunos de ellos declaran abiertamente creer en al menos un Profeta y/o Mensajero que vivió después de Mujámmad (ByP), lo que es una burla a la Finalización de la Profecía y una negación de la segunda parte de la Chajada.

Entre los seres "santos", "infalibles" y/o "iluminados" en que estas religiones y sectas creen, están Mirza Gulam Ajmad Kadian, Rachad Khalifa, Eliyaj Mujámmad, Mujámmad ibn Jasán ibn Ali, así como todos los Imames y los Aga Jan del Chiismo. Algunos miembros de estas religiones y sectas incluso le rinden culto a Fátima (C) de la misma forma y por la misma razón que los católicos le rinden culto a María (P): creen que son intercesoras de los hombres ante Al-lah. Muchos de estos grupos tienen clero, lo que no existe en el Islam, y creen que sus clérigos son intermediarios entre Al-lah y los hombres, o reciben conocimiento por parte de uno o más de sus Imames o santos, que serían intermediarios entre los clérigos y Al-lah.

EN CONCLUSIÓN

Decir que después de Mujámmad (ByP) ha habido personas con una o más características únicas y propias de los profetas, sea la infalibilidad o cualquier otra, equivale decir que el fin de la Profecía es más bien un chiste, y que Al-lah ha mentido en dos sentidos: Ha mentido al decir una verdad a medias, pues que no hayan profetas después de Mujámmad (ByP) no es tan cierto, siendo que hay Imames, santos u otros seres posteriores a él con características de profetas. Y ha mentido por omisión, al no decirnos en el Corán que después de Mujámmad (ByP) vendrían otros seres infalibles a quienes deberíamos seguir, pues de ello dependería nuestra salvación. Seres cuya súnah ampliaría, mejoraría y/o abrogaría la de Mujámmad (ByP). Seres que completarían la charah y/o tendrían conocimiento de cosas que incluso Mujámmad (ByP) desconoció. Esto último significaría que Al-lah, al decir que ya había completado nuestra religión (Corán 5:4), mintió flagrantemente, pues nos ocultó una verdad esencial y fundamental para que logremos la salvación: la necesidad imperiosa de seguir la súnah de los Imames, santos o iluminados posteriores a Mujámmad (ByP).

A la luz de este razonamiento, creer en Imames, santos o cualquier ser infalible, o con cualquier característica única y propia de los Profetas, capaces de ampliar, corregir o abrogar la Chariah a través de su propia súnah, es negar por completo la Chajada, pues nadie que diga la primera parte de la misma podría afirmar jamás que Al-lah miente en forma alguna, y nadie que diga la segunda parte podría afirmar jamás que alguien debía completar o corregir la Chariá después de Mujámmad (ByP), ni siquiera creer que alguien después de él tuvo alguna característica única y propia de los profetas, o que fue superior a los profetas. Cualquiera que entienda este razonamiento, aunque no sea un erudito del Islam ni un experto en Chiismo, sabrá de inmediato y sin duda alguna, que el Chiismo y demás religiones que creen en estas cosas, no son parte del Islam.

Si alguien tiene dudas de lo que estoy afirmando, puede remitirse a los artículos que referencio a continuación. En ellos encontrará la documentación y la evidencia que sustenta los argumentos y razonamientos que aquí expongo.

Unir la Umma no es mezclar Islam con otras sectas y religiones. Es todo lo contrario. Es fortalecer el Islam, y para ello es fundamental conocer nuestro Din y alejarnos de las doctrinas desviadas. Y como parte de ese conocimiento necesario, hay que conocer lo que no es nuestro Din para alejarnos de las desviaciones que conducen al fuego. Por eso hay que conocer qué diferencia al Islam de otras religiones y sectas.

¿Los Chías son Considerados Musulmanes? Una Respuesta Equilibrada es un artículo escrito originalmente por Ibn al-Hashimi y que traduje del inglés. Este artículo expone de manera amplia y profunda el debate sobre si se deben considerar o no como musulmanes a los chiíes. Un recorrido por las opiniones de diferentes eruditos musulmanes al respecto y un análisis de las diversas posturas y de cuál es la más acertada. Es una lectura obligada para entender por qué no hay duda de que el Chiismo no es Islam, pero no por ello todos los chiíes están fuera del Islam.

El Chiismo no es Islam es un artículo que traduje del inglés, también escrito por Ibn al-Hashimi. En este artículo, se documenta de forma profusa, con base en los escritos doctrinales más autorizados del Chiismo, comparados con el Corán y la súnah del Profeta, cuáles son los elementos de la doctrina chiita que alejan al Chiismo del Islam. Considero que este es un texto de obligada referencia para todos los musulmanes, en aras de conocer qué es realmente el Chiismo y cuáles son las profundas diferencias entre la creencia islámica y la creencia chiita.

Lo que no es el Islam es un artículo publicado en varios idiomas por la Oficina de Dawa en Rabwah - Riyadh (Arabia Saudita), escrito originalmente por el doctor Ahmad H. Sakr (cofundador del Concilio Mundial de Mezquitas y primer director y representante ante Naciones Unidas de la Liga Mundial Musulmana) y publicado por el reconocido sitio web islámico islamhouse.com. Este es un texto general que lista una serie de creencias, doctrinas y costumbres que están fuera del Islam. El texto ha sido atacado por asegurar que el Sufismo y el Chiismo no son parte del Islam, y aunque en lo personal no estoy 100% de acuerdo en que el Sufismo esté fuera del Islam, respecto al Chiismo no hay duda alguna de ello. Dicho lo anterior, debo aclarar que el tema de la gente de Tasawuf es complejo. Los Sufis de hoy en día (o más correctamente, pseudosufis), en general son sectas que creen en santos, iluminados o seres infalibles posteriores al Profeta (ByP), con lo que las objeciones al Imanato aplican por igual a ellos y los dejan fuera del Islam, sin olvidar que varias de las sectas sufís actuales son parte del Chiismo. Por si fuera poco, la mayoría de los grupos de supuestos "sufís" que se conocen hoy en occidente, son en realidad sectas de la new age que nada tienen que ver con el Islam. El hermetismo, originado en Egipto por Hermes Trismegisto, y todas sus derivaciones ocultistas y místicas (incluyendo las sectas gnósticas cristianas, la cábala judía, el pseudosufismo, el rosacrucismo, la metafísica, la wicca y otros) comparten la misma esencia con la masonería y con el satanismo de LaVey, lo que nos indica lo peligroso de sus ideas. Sin embargo, no puede encasillarse en el mismo saco a toda la gente de Tasawuf.

El Mayor de los Pecados es un texto que he conformado a partir de dos artículos publicados por el reconocido sitio web islámico ahlelbayt.com. En estos artículos se resumen algunas costumbres y creencias chiitas que son consideradas idólatras por el Islam. Cada uno de los puntos listados allí está ampliado, con explicaciones basadas en el Corán y la súnah del Profeta, en otros artículos que están disponibles en inglés.

Chiismo: Los Aspectos Más Peligrosos es un artículo que traduje del inglés, de un texto escrito por el doctor Ahmed Al-Afghanee y publicado en el sitio web islámico al-inaam.com, sitio oficial del Instituto de Educación Islámica de Camperdown, Sudáfrica. Aquí se hace un listado de creencias chiitas que son claramente contrarias al Islam, y que para cualquier Musulmán que conozca mínimamente su religión y su creencia, son claros extravíos que conducen al fuego.

Sobre La Infalibilidad es un extracto del libro Los Profetas y Sus Mensajes, del doctor Omar Sulaimán Al Ashqar, reconocido Chaij y profesor de la Universidad de Chariah de Jordania, publicado por International Islamic Publishing House. Aquí se explica claramente en qué consiste la infalibilidad de los Profetas y por qué quien crea que ha habido alguien infalible después del profeta Mujámmad (ByP) no puede llamarse a sí mismo musulmán.

El Concepto Chía del Imanato, Explicado es una respuesta que el Chaij M. Taha Karaan, de la Mezquita Al-Arabiya Al-Islamiya (Western Cape, Sudáfrica), da a un chiita que critica los argumentos con que se demuestra que para el Chiismo los imames "infalibles" son superiores a los ángeles y los profetas. Es un complemento explicativo a este artículo y todos los en él referenciados.

Sobre combatir bajo el mando de incrédulos es la explicación de una fatua de Abdellah ibn RabdaRahman ibn Yibrin (reconocido erudito del Islam), en la que se muestran evidencias sobre por qué un musulmán no puede aliarse con los chiitas, ni luchar bajo el mando de un chiita, ni formar parte de un grupo de ideología chiita.

Los anteriores artículos se complementan con tres dedicados a la institución chiita de la mutá, es decir, el matrimonio temporal que ellos defienden:

Mujeres en alquiler: Una atrocidad del chiismo y "La Otra", institución latina similar a la mutá son dos artículos de mi autoría en los que explico dos facetas del matrimonio temporal chiita desde una perspectiva cultural latinoamericana.

La verdad oculta del asunto de mutá es un profundo ensayo, basado en el Corán y la súnah auténtica del Profeta (B y P), en el que el profesor de la Facultad de Teología de la Universidad de Marmara, Dr. Ibrahim Canán, explica de manera profusa y profunda, basado en el Corán, la súnah y los textos doctrinales del Chiismo, qué es el matrimonio temporal chiita, cuáles son los argumentos de los chiitas  para sostener que esta práctica es correcta, cuáles son sus errores, y qué dice realmente el Corán, la súnah y el consenso de los eruditos musulmanes al respecto. Este texto es de especial importancia para las nuevas musulmanas, a fin de que conozcan los riesgos que corren al comprometerse en matrimonio con chiitas .

Por último, he publicado también dos artículos sobre otras sectas que también están fuera del Islam: los Submitters, una secta coranita (Submitters: La Desviación Numerológica de un Ególatra) y los sufís, que se dividen en varias sectas, algunas de ellas chiitas (¿Qué es el Sufismo?) Que Al-lah nos dé Su luz, nos guíe siempre por el camino recto, nos aleje de las desviaciones e innovaciones que conducen al fuego, y nos permita ser de los exitosos en esta vida y en la última. Amín.

لآ إلهَ إلآ الله

-----------------------
REFERENCIAS

    Share: