viernes, 26 de febrero de 2010

Sir Bernard Shaw, un escritor cristiano socialista ateo que coqueteaba con el Islam

Sir Bernard Shaw, un escritor cristiano socialista ateo que coqueteaba con el Islam

Por: Said Abdunur Pedraza


George Bernard Shaw tiene para sí el excepcional logro de ser la única persona hasta ahora que ha obtenido el Premio Nobel de Literatura, en 1925 (“por su trabajo, que está marcado tanto por el idealismo como por la humanidad, su sátira estimulante suele estar imbuida de una belleza poética singular”, reza la declaración de la organización del Premio Nobel [1]) y también el Premio Oscar, en la categoría de mejor guión (1938, por la película Pigmalión, basada en la obra de teatro homónima escrita por él mismo [2]).

Británico irlandés nacido en Dublín, fue también activista político defensor del socialismo y del pacifismo (miembro de la Sociedad Fabiana [4]) y, desde los 25 años de edad, vegetariano [3]. De familia pobre, fue muy inquieto en el plano espiritual. Shaw, uno de los escritores más reconocidos en lengua inglesa, se formó como cristiano anglicano. Pero tiempo después de haberse hecho vegetariano, llegó a la conclusión de que las doctrinas del cristianismo son ininteligibles y absurdas, y se declaró ateo, posición que mantuvo por unos 15 años a pesar de los esfuerzos evangelizadores de un amigo sacerdote católico romano. La doctrina paulista del perdón de los pecados “por la sangre de Cristo” (de la que Jesús –la Paz de Dios sea con él– jamás habló en su evangelio), fue duramente cuestionada por Shaw. En sus palabras:

"La considero una doctrina desmoralizante y poco cristiana, un medio por el cual engañar a nuestras conciencias, evadir nuestras responsabilidades morales, y transformar nuestra vergüenza en autoalabanzas por efecto de poner la carga de todas nuestras infamias sobre los hombros de Cristo flagelado".

Sin embargo, Shaw nunca fue ateo en realidad. A pesar de sus afirmaciones contra la existencia de Dios, escribió más tarde que consideraba el ateísmo una necesidad para purgar el alma de supersticiones, servilismos, y todo aquello que nos impide ver la verdadera religión y la luz que conduce al paraíso. Es decir, consideraba que había que librarse de toda doctrina aprendida, para poder reconocer el verdadero mensaje de Dios. Por ello, después se autodenominó místico, aunque su “misticismo” en realidad era su idea de verdadera Reforma Luterana, una que debería haber transformado el cristianismo alterado y retorcido por la Iglesia Católica Romana, y haber recuperado el verdadero mensaje de Jesús (P), lamentablemente perdido tras la destrucción de todos los manuscritos del evangelio original, y tras la persecución y exterminio de los judíos nazarenos que guardaban (practicaban) las enseñanzas del Mesías [5]. En sus palabras, “un verdadero Protestante es un místico, no un institucionalista” [6]. A partir de entonces, el cientificismo que había defendido como parte de ese “ateísmo purificador necesario” se convirtió en blanco de sus ataques, pues consideraba que si no había un propósito y un diseño para nuestra existencia y la del universo, nos vendría mejor que cortáramos nuestras gargantas, pues no habría razón para vivir en este lugar.

En su búsqueda de la verdadera religión, confundió su espíritu y su mente con las divergencias doctrinales de cristianos, místicos y hasta hinduistas. Pero llegó a algunas conclusiones que lo acercaban al rumbo correcto: ridiculizó a las imágenes e ideas antropomorfizadas de Dios, a las iglesias y a los cleros. Estaba acercándose a lo que Dios ha enseñado en el Islam: que Él no es humano ni tiene sentimientos ni debilidades humanas, que nada ni nadie se le asemeja porque es Uno y Único, que no tiene intermediarios ni copartícipes, y que su religión no es una institución ni necesita de clero, sino que es una forma de pensar, hablar y actuar coherentemente, una forma de vida que nos enseña a ser consecuentes en el bien y a esforzarnos por agradar a Dios.

En lo político, Shaw era socialista porque era la única opción que conocía al capitalismo, porque creía que en una cuidadosa, correcta, moral y religiosa aplicación del socialismo, se podía construir una sociedad más armónica y justa. Lo que él anhelaba era la sociedad islámica, tal y como se vivió en el Medioevo, cuando la civilización islámica fue la luz del mundo entero, la más avanzada y la más armónica. Pero él no lo sabía [7].

Muchas personas con las mismas inquietudes religiosas y políticas de Shaw, han encontrado en el Islam la respuesta que unifica ambas inquietudes en un modelo completo, que incluye lo social, lo económico, lo político, lo religioso, en un conjunto hecho por Dios a la medida de los seres humanos. No una utopía, sino un sistema práctico que ya ha mostrado su efectividad en la historia, que funcionó por siglos, y que puede volver a funcionar y solucionar los problemas de destrucción humana y ambiental de esta sociedad actual. Estas personas (entre las que me incluyo) han abrazado el Islam al encontrar esta respuesta [8]. Shaw no llegó a ello, pero alcanzó a reconocer el valor indiscutible del Islam y hasta se atrevió a predecir su futuro.

Una de sus afirmaciones que me resulta fascinante es esta:

“La aparente multiplicidad de dioses es desconcertante a primera vista, pero usted descubre actualmente que todos ellos son el mismo Dios en diferentes aspectos y funciones, e incluso sexos. Siempre hay un Dios extremo que desafía la personificación” [9].

Esta afirmación tiene una implicación muy islámica. Dios no puede ser personificado, ni representado en forma alguna. Dios envió a todos los pueblos sobre la Tierra, en todas las épocas, Mensajeros y Profetas que enseñaron siempre lo mismo: sólo existe Un Solo Dios, Único, y sólo a Él debemos dirigir las oraciones, sólo en Él debemos confiar, y debemos aceptar Su voluntad y cumplir Su ley. Pero la gente siempre ha buscado la forma de torcer la religión de Dios, la forma de vida que Él nos ha enviado en forma de manual de instrucciones para que vivamos bien en lo individual y en lo colectivo. Siempre ha habido personas que han procurado sólo su propio beneficio y han cambiado la ley divina para satisfacer sus egos, sus vicios, sus pasiones. Así, han surgido diversas religiones con múltiples representaciones de falsas divinidades, pero en todas ellas podemos reconocer un origen común, en todas ellas podemos ver al mismo Dios Único y Verdadero. En contra de la afirmación de muchos antropólogos, que creen que el monoteísmo es un estadio avanzado, posterior, o una derivación, del politeísmo, en realidad el politeísmo es una tergiversación del monoteísmo original. Al respecto, nos dice el Dr. Cunstance, del Real Instituto de Antropología de Canadá:

Remontándonos tan atrás como podamos estudiando las tradiciones, sean orales o escritas, y analizando las creencias presentes o recientes de aquellos que siguen viviendo unas vidas relativamente primitivas, parece que una fe monoteísta pura precedió al sistema de creencias supersticiosas, degradadas, ineficaces e irrazonables que se aceptó posteriormente. Esto es cierto de la antigüedad clásica, no meramente alrededor del Mediterráneo, sino también en la India y en el Lejano Oriente, e incluso —si es aplicable el término antigüedad— a las grandes civilizaciones del Nuevo Mundo. [...] La historia de la religión sumeria, que fue la influencia cultural más poderosa del mundo antiguo, pudo seguirse mediante inscripciones pictográficas casi hasta los más antiguos conceptos religiosos humanos. Los datos señalan inequívocamente a un monoteísmo original, las inscripciones y los restos literarios de los más antiguos pueblos semitas indican también un monoteísmo primitivo, y ha quedado ahora totalmente desacreditado el pretendido origen totémico de la religión hebrea y de otras religiones semitas [10].

De modo que el politeísmo es una diversidad de elaboradas alteraciones de la religión original, construidas para establecer métodos de opresión y engaño, y desarrollar esas falsas religiones que terminaron por ajustarse a lo que Marx describió en su famosa frase “la religión es el opio del pueblo”. Pero esta cita, que apareció por primera vez en 1844 en “Contribución a la Crítica de la Filosofía del Derecho de Hegel”, no se refiere a que haya que extirpar la espiritualidad de la gente, que haya que desaparecer la creencia en Dios y que todo sentimiento religioso sea sinónimo de estupidez, como muchos ignorantes autoproclamados ateos creen. El mismo Marx dice más adelante en ese texto:

“Se necesita la abolición de la religión entendida como felicidad ilusoria del pueblo para que pueda darse su felicidad real. La exigencia de renunciar a las ilusiones sobre su condición es la exigencia de renunciar a una condición que necesita de ilusiones. La crítica a la religión es, por tanto, en germen, la crítica del valle de lágrimas, cuyo halo lo constituye la religión” [11].

Marx y Engels reivindicaron el hecho de que las aspiraciones religiosas se han convertido muchas veces en la historia en factores de lucha y resistencia de las gentes oprimidas, en búsqueda de cambios sociales. Para Marx, no había que liberar a la gente de ello, sino de la religión entendida como ilusión (distorsión de una percepción sensorial). La ilusión de que no se puede hacer nada para cambiar el mundo, para construir una sociedad mejor, porque las cosas son como son porque Dios así lo quiere y no porque en su libre albedrío, unos pocos dediquen todo su esfuerzo y energía a mantener a los demás bajo su yugo y vivir a su costa. La falacia de que el mundo un día será mejor por obra de alguna divinidad, espíritu o cosa similar, sin que hagamos nada al respecto, simplemente porque "está escrito", ilusión que convierte a las personas en estatuas que observan impávidas cómo el mundo a su alrededor se desmorona mientras no hacen otra cosa que suplicar, rezar. La mentira (generalmente acompañada por sustancias psicoactivas como el alcohol [12]) que anestesia a la gente para que se distancie de su realidad y se haga copartícipe del mal, de su propia opresión, y así se mantenga en la ignorancia, para que sea más manipulable [13]. Pero no es eso lo que Dios quiere para el ser humano. El Islam, por ello, no sólo enseña que la búsqueda permanente del conocimiento es una obligación (como es obligación enseñar a otros lo que uno sabe), sino que además, no es una “religión” en el sentido en que este término es conocido en occidente. El Islam es el Din, es decir, es una forma de vivir y de convivir, es el modelo con el que se construye de manera correcta, sana y beneficiosa para todos, la vida de una persona, pero también, una familia, una sociedad, una civilización, un gobierno, una economía, una política. Una forma en la que todos los miembros de la sociedad tienen una participación activa y crítica, pues el Islam enseña que no se puede tolerar la opresión: Quien oprime debe ser retirado de la posición que le permite oprimir y debe recibir una amonestación o castigo según sea el caso. Quien está oprimido, debe luchar activamente por restablecer la armonía que Dios ha ordenado y erradicar la opresión. Pero el oprimido no puede luchar contra la opresión según sus propios intereses particulares, por ejemplo, para convertirse él en nuevo opresor. Debe hacerlo dentro de la ley divina.

Quizá Shaw entendió esto en parte, y por ello, aunque en 1933 escribió a un reverendo una carta en la que consideraba al Islam una fuerza ferozmente intolerante (y lo es, contra todo lo que es maldad), en 1935 dijo:

Siempre he tenido a la religión de Mujámmad en alta estima por su maravillosa vitalidad. Me parece que es la única religión que posee tal capacidad de asimilación de las fases cambiantes de la existencia, que puede atraer a todas las edades. […] He profetizado que la fe de Mujámmad será aceptable para la Europa del futuro, como está comenzando a ser aceptable para la Europa de hoy [15]. Los eclesiásticos medievales, por ignorancia o por fanatismo, pintaron al Islam con los más oscuros colores. De hecho, fueron entrenados para odiar a Mujámmad y su religión. […] Creo que si un hombre como él asumiera la dictadura del mundo moderno, tendría éxito en resolver sus problemas en una forma que traería las tan necesarias paz y felicidad. Pero para avanzar, fue en el siglo XIX que pensadores honestos como Carlyle, Goethe [14] y Gibbon percibieron el valor intrínseco en la religión de Mujámmad, y gracias a ello hubo un cierto cambio favorable en la actitud de Europa hacia el Islam. Pero la Europa de este siglo ha avanzado mucho. Está empezando a enamorarse de la religión de Mujámmad. [16]

Y en una entrevista, también en 1935, Shaw afirmó:

Tengo al Profeta de Arabia en gran estima y comprendo que habría sido imposible moderar y destetar a semejante raza de iletrados y perversos, hundidos en el miasma de la depravación moral absoluta, de cometer el más atroz de los crímenes, e imbuir en este pueblo el entusiasmo de luchar por la justicia y asimilar altos valores y virtudes, sin proyectar un espectáculo tan intenso, inspirador y terrible como el Infierno, y con la imagen igualmente cautivadora y atrayente de una tierra por la que fluye miel y leche para representar al Cielo, antes de su visión. También admiro mucho la fuerza y la dicción notable del Corán. ¡Qué gracia elegante y bellas características las que muestra el pasaje del Juicio Final! Y cuando trata del infanticidio, dirige dramáticamente la pregunta “¿por qué crimen te han matado?”, al niño inocente que fue enterrado vivo o condenado a muerte. Para mí, es la forma más eficaz de llegarle a la gente. [17]

En efecto, en los tiempos del Profeta Mujámmad (las Bendiciones y la Paz de Dios sean con él), los árabes constituían el peor de los pueblos sobre la Tierra. No conocían moral. Sus crímenes no tenían límite. Para decirlo de una forma bíblica, Sodoma y Gomorra eran un monasterio y un convento, en comparación con la Arabia del siglo VI. Pero a inicios del siglo VII, un grupúsculo de tribus que enterraban a sus hijas vivas, que no conocían ciencia ni tecnología, que no tenían literatura, caligrafía ni mucho menos arquitectura, y que vivían en la abyección pura, profunda, matándose entre tribus y violando mujeres por deporte (mujeres que valían para ellos, menos que el excremento de los camellos), fue transformado por Mujámmad (ByP) en un pueblo unificado, digno, ilustre, ejemplar, donde todos los miembros de la sociedad tenían los mismos derechos y deberes, independientemente de su lugar de origen, tribu, etnia, dialecto, linaje o condición social [18]. Una sociedad donde las mujeres tenían más derechos que en ninguna otra que jamás hubiera existido (más incluso que en nuestra sociedad actual) [19]. Una sociedad que en sólo 70 años (tiempo ridículamente corto en términos históricos) se transformó en la mayor civilización que haya visto el hombre (hecho que no tiene par en ninguna otra época ni sociedad).

La historia de cómo Arabia pasó de lo peor a lo mejor en menos de un siglo y por mano de un solo hombre, nos debe hacer reflexionar sobre, al menos, dos puntos:
  1. Jamás ningún otro ser humano ha logrado semejante proeza. Roma no se construyó en un día, como dicen, y en realidad fue la continuación de Grecia, que tampoco se construyó en un día. Pero el “imperio” del Islam fue más grande que el Romano, y si bien tiempo después de la muerte del Profeta (ByP) recuperó y mejoró los conocimientos de Grecia, India y Persia, se construyó sólo en base al Corán y las enseñanzas de Mujámmad (ByP). Cualquier persona que razone con profundidad sobre este hecho, sólo puede llegar a una de dos conclusiones: O Mujámmad (ByP) ha sido el ser humano más extraordinario, genial, brillante, carismático, poderoso, el más hábil estratega, economista, líder religioso y estadista, el mayor superdotado que jamás haya puesto un pie en este planeta, el único capaz de crear un sistema socio-económico-político-religioso completo, armónico y coherente, que demostró ser práctico, funcional y mucho mejor que cualquier otro durante más de un milenio. O realmente el Corán y el sistema que en él se establece son revelaciones hechas por Dios mismo, el único capaz de idear un sistema tan completo y perfecto, pues ningún hombre hubiera podido hacerlo por sí mismo (ni lo ha hecho jamás).
  2. Si los peores hombres y mujeres que ha visto el mundo, los más sucios criminales, los pecadores más bajos, los autores de las peores atrocidades, pudieron convertirse en unos cuantos años en las personas más ejemplares, y luego, en unas cuantas décadas, construir juntos la mayor y más justa de las civilizaciones, siendo personas comunes y corrientes como cualquiera de nosotros, ¿por qué no podemos nosotros imitarlos, hacernos mejores y construir un mundo mejor? Ellos vencieron el mal, se enfrentaron a las más grandes potencias económicas y militares de su tiempo, y las derrotaron, estableciendo una forma de vida realmente humana y buena. ¿Qué nos impide emular su hazaña, además de nuestro egoísmo, nuestra pereza y nuestra cobardía (cosas que ellos vencieron y que, como ellos, nosotros también podemos vencer)? En sólo una generación, personas que crecieron en una sociedad corrupta y criminal, vieron a sus hijos crecer en la mejor sociedad que ha existido. Eso es lo que Latinoamérica necesita. Islam, es lo que el mundo necesita.
----------
NOTAS


[1] El Premio Nobel en Literatura 1925. Nobel Foundation. http://nobelprize.org/nobel_prizes/literature/laureates/1925.

[2] Pigmalión (película). http://es.wikipedia.org/wiki/Pigmalión_(película).

[3] George Bernard Shaw. http://es.wikipedia.org/wiki/George_Bernard_Shaw.

[4] Fabian Society. http://www.fabians.org.uk/about-the-fabian-society.

[5] Véanse los siguientes artículos:
Más allá de un mero Cristianismo. http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/mas-alla-de-un-mero-cristianismo.html.
Breve historia de la Navidad. http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/12/breve-historia-de-la-navidad.html.
Los Últimos Hallazgos Arqueológicos Bíblicos y la Autenticidad de la Biblia Actual. http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/04/los-ultimos-hallazgos-arqueologicos.html.
De Cómo la Biblia ha Cambiado con el Tiempo. http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/03/de-como-la-biblia-ha-cambiado-con-el.html.

[6] The Religious Affiliation of Irish Playwright George Bernard Shaw. http://www.adherents.com/people/ps/George_Bernard_Shaw.html.

[7] Véase Incompatibilidades Fundamentales entre Nacionalismo y Pacifismo. http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/incompatibilidades-fundamentales-entre.html. Véase también La religión de los derechos humanos http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/la-religion-de-los-derechos-humanos.html.

[8] Véase Leyendo la economía de Rodolfo Llinás. http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/leyendo-la-economia-de-rodolfo-llinas.html.

[9] Wikiquote. George Bernard Shaw. http://en.wikiquote.org/wiki/George_Bernard_Shaw

[10] El Monoteísmo Primitivo y el Origen del Politeísmo. http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/02/el-monoteismo-primitivo-y-el-origen-del.html.

[11] Opio del Pueblo. http://es.wikipedia.org/wiki/Opio_del_pueblo.

[12] Véase El Alcohol en el Islam. http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/12/el-alcohol-en-el-islam.html. Véase también El mal del tabaquismo. http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/el-mal-del-tabaquismo.html.

[13] Véase Con Ignorancia no hay Paz. http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/con-ignorancia-no-hay-paz.html.

[14] Véase Goethe y el Islam. http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/01/goethe-y-el-islam.html.

[15] Véase Casi una de cada cuatro personas es musulmana. http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/he-tenido-oportunidad-de-leer-informes.html.

[16] Being an Unforgivably Protracted Debunking of George Bernard Shaw’s Views of Islam. http://idlethink.wordpress.com/2008/12/03/being-an-unforgivably-protracted-debunking-of-george-bernard-shaws-views-of-islam.

[17] A Shavian and a Theologian. http://muslim-canada.org/shavian.htm.

[18] Véase Los mitos sobre el islam. http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/12/los-mitos-sobre-el-islam.html.

[19] Véanse los siguientes artículos al respecto:
La mujer en la cultura arabo-musulmana. http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/la-mujer-en-la-cultura-arabo-musulmana.html.
La liberación de la mujer a través del Islam. http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/la-liberacion-de-la-mujer-traves-del.html.
Derechos y deberes de la mujer en el Islam. http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/derechos-y-deberes-de-la-mujer-en-el.html.
Sobre la Burka y su historia. http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/sobre-la-burka-y-su-historia.html.
Problemas de las mujeres en el mundo de hoy. http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/02/problemas-de-las-mujeres-en-el-mundo-de.html.

Artículos Relacionados

Goethe y el Islam (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/01/goethe-y-el-islam.html).

Puentes Sanguinolentos entre el Amor y el Hambre (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/06/puentes-sanguinolentos-entre-el-amor-y.html).

Versos que Destilan Sangre (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/01/versos-que-destilan-sangre.html).

Ernst Jünger y la Libertad (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/03/ernst-junger-y-la-libertad.html).

La Traducción (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/02/la-traduccion.html).

Malcolm X (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2011/04/malcolm-x.html). 

Los Últimos Hallazgos Arqueológicos Bíblicos y la Autenticidad de la Biblia Actual (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/04/los-ultimos-hallazgos-arqueologicos.html).

El Mayor Navegante Chino de la Historia era Musulmán (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/07/el-mayor-navegante-chino-de-la-historia.html).

 ¿Dónde están los hombres como Elías, David, Josué, Daniel... Mujeres como Débora, Ester, María…? (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2011/02/donde-estan-los-hombres-como-elias.html).
Share: