domingo, 12 de septiembre de 2010

Si ella usa el Jiyab, usted ¿por qué no tiene barba?

SI ELLA USA EL JIYAB, USTED ¿POR QUÉ NO TIENE BARBA?

Por: M. Isa García




En ocasiones soy preguntado sobre el tema del Jiyab por algunos hermanos que quieren que yo aleccione a sus esposas o hijas, mostrándoles la obligatoriedad del velo islámico. Si bien es cierto que el jiyab es obligatorio, y quiera Dios concederle a todas las hermanas en el Islam la fortaleza y la fe para vestirlo como corresponde, esos mismos hermanos envían un mensaje contradictorio a esas mujeres, y también a su fe, cuando ellos mismos no cumplen con una obligación que Dios ha impuesto a los hombres.

Exacto, la barba.

Cuando Dios le ordena a las mujeres vestir el jiyab en el Corán, justifica la causa y dice:

“¡Oh, Profeta! Dile a tus mujeres, a tus hijas y a las mujeres de los creyentes que se cubran con sus mantos; es mejor para que se las reconozca y no sean molestadas. Dios es Absolvedor, Misericordioso.” (33:59)

Es decir, que al identificarlas como musulmanas no sean molestadas ni tentadas, porque el jiyab demuestra que son personas religiosas, que buscan la complacencia de Dios y no se mezclan ni buscan los placeres pasajeros de esta vida a costas de la fe del corazón y la recompensa del más allá.

La barba, tiene el mismo significado: Darnos una identidad como musulmanes, evidenciando a los hombres que somos religiosos y a las mujeres que no queremos ser tentados.

Para esos hermanos, que exigen a sus mujeres el jiyab, pero ni siquiera piensan en dejarse la barba, les dedico esta pequeña aclaración sobre la obligatoriedad (sí, dije obligatorio, no dije “Sunna”) de la barba.

Pruebas sobre la obligación de la barba en el Corán y la Sunna

Abu Hurairah narró que el gobernante del Yemen, nombrado por el emperador persa Kisra, envío dos emisarios al Profeta. Cuando llegaron ante él, advirtió que se habían afeitado la barba y se dejaron crecer el bigote. Detestando esa apariencia, dio vuelta la cara y dijo: “¡Ay de ustedes! ¿Quién les dijo que hagan eso?”. Ellos respondieron: “Nuestro amo (Kisra)”. El Mensajero respondió: “Pero mi Señor, Exaltado y Glorificado sea, me ha ordenado dejarme crecer la barba y recortarme el bigote”. [Registrado por Ibn Yarir at-Tabarí, Ibn Sa’d, e Ibn Bishran. Verificado como jasan (bueno) por al-Albani (Fiqh us-Sirah de al-Ghazali p.359)].

Ibn ‘Umar narró que el Mensajero de Dios dijo: “Recórtense el bigote, pero déjense crecer la barba”. [Al-Bujari y Muslim].

Dios estableció en el Corán que seguir al Profeta en sus órdenes es una obligación:

“Quien obedezca al Mensajero obedece a Dios. Y quien le dé la espalda sepa que no te hemos enviado como un custodio de sus obras”. [4:80]

Definición lingüística

En árabe, se utiliza la palabra lihiah para decir barba que deriva de lahi que significa mandíbula. Por lo tanto, se define a la barba como el pelo que crece en el rostro sobre los huesos de las mandíbulas [Al-Qamus ul-Muhit de al-Fairuzabadi, y Lisan ul-Arab de Ibn Mandur].

Veredicto Legal

Dejarse crecer la barba es wayib (obligatorio) para todos los hombres musulmanes que puedan hacerlo.

La posición de los expertos de la antigüedad sobre el tema

Todos los sabios de as-Salaf us-Salij (las primeras generaciones de musulmanes), incluyendo los cuatro Imames, sostienen unánimemente que es jaram (prohibido) afeitarse la barba.

Jánafis 

Ibn-Abidin dijo: “Está prohibido que un hombre se afeite la barba”. (Radd ul-Muhtar [2:418])

Málikis 

Abu al-Jasan: “Afeitarse la barba está prohibido, pues al cortarla se provoca una clara anulación de una obligación”. [Sharh ur-Risalah de Abu al-Jasan, y comentario de al-Adwi].

Al-Adwi dijo: “Ha sido reportado que Málik detestaba afeitarse todo lo que estuviera debajo de las mandíbulas, incluso dijo: ‘Es lo que hacen los Zoroastrianos’.” [Sharh ur-Risalah de Abu al-Hásan, y comentario de al-Adwi (2:411)].

Ibn Abd al-Bárr dijo: “Está prohibido afeitarse la barba”. [At-Tamhid]

Chafis 

El Imám Chafi’i expresó que está prohibido afeitarse la barba en su libro Al-Umm.

Al-Ayuri dijo: “Está prohibido afeitar totalmente la barba a menos que se tenga un problema médico con ella”. [Sharh ul-Ubab].

Jámbalis 

Mi sabio favorito Ibn Taimiah dijo: “Está prohibido afeitarse la barba”. [Al-Ijtiyarat ul-Ilmiah (p.6)].

As-Saffarini dijo: “En nuestro madjab (escuela), estamos de acuerdo en que está prohibido afeitarse la barba”. [Ghizá ul-Albab (1:376)].

El literalista Ibn Jazm al-Andalusí dijo: “Todos los expertos están de acuerdo en que afeitarse la barba es una forma de anulación de lo obligatorio, y por lo tanto está prohibido”. [Maratib ul-Iyma’ (p.157), y al-Muhalla (2:189)].

El largo de la barba

No existen reportes auténticos que indiquen que el Profeta se recortase la barba. Sin embargo, hay algunos reportes auténticos de ciertos Sajaba –como Ibn ‘Umar, Abu Hurairah e Ibn-Abbas–, que indican que solían recortarse la barba cuando excedía el largo de un puño. Existen también reportes similares de otros sálaf como Ibrahim an-Naja’i, Malik y Áhmad. Todos esos reportes auténticos fueron compilados por el gran sabio del Jadiz Muhammad Nasiruddin al-Albani en su libro ad-Da’ifah tras la cita del Hadiz n° 2355).

También se narra en Sajih Al-Bujari que cuando Abdul-Lah ibn Umar realizaba la peregrinación mayor o menor, solía tomar su barba con el puño y recortaba todo lo que excedía del mismo.

Es decir que si seguimos el entendimiento que tuvieron los Sajaba sobre la vida del Profeta, la barba debajo del mentón puede recortarse debajo de un puño de largo.

Algunas excusas que se escuchan

Algunos dicen: “¡Es sólo Sunna!”, confundiendo lo que implica que algo sea establecido por la Sunna con que sea Sunna (recomendado) como veredicto en la jurisprudencia. Pero a la luz de las pruebas que cité anteriormente, ese argumento es fácilmente rechazado.

Algunos hombres sostienen que la barba les provoca irritación y aspereza en la piel. Si un médico dermatólogo le aconseja afeitarse por una enfermedad en su piel, en ese caso tendrá una excusa aceptable. Caso contrario, la irritación es causada por el constante afeitado, y no por la barba misma, y por no realizar una correcta higiene mediante el wudú tal como es indicado en la Sunna.

Otros hombres sostienen que en el trabajo les exigen afeitarse la barba, o que perderían el empleo si no se afeitan. En la mayoría de los casos esto no es cierto. Si uno ofrece evidencia de que la barba es un requisito religioso, el empleador no puede obligar a un hombre a afeitársela, a menos que sea un requisito de higiene como en la preparación de algunos químicos y alimentos.

Conclusión

Hermano, usar barba es parte de la identificación obligatoria que tenemos como musulmanes. Tanto como lo es para las mujeres usar el jiyab.

Y Dios sabe más.

---------- 
Artículos Relacionados

50 preguntas y respuestas sobre el monoteísmo islámico (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/08/50-preguntas-y-respuestas-sobre-el.html).

No hay Islam sin Sunna (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/09/no-hay-islam-sin-sunna.html).

Cómo llegué a amar el velo (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/04/como-llegue-amar-el-velo.html).

¿Los Chías son Considerados Musulmanes? Una Respuesta Equilibrada (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/04/los-chias-son-considerados-musulmanes.html).

Submitters: La Desviación Numerológica de un Ególatra (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/04/submitters-la-desviacion-numerologica.html).

¿Es traducible el Corán? (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/es-traducible-el-coran.html).

El Islam y el Derecho Internacional (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/el-islam-y-el-derecho-internacional.html).

Musulmanes Precolombinos en las Américas (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/05/musulmanes-precolombinos-en-las.html).
 
Share:

0 comentarios: