jueves, 13 de mayo de 2010

El niño al que le pasó un auto por el brazo en Irán

El niño al que le pasó un auto por el brazo en Irán

Por: Said Abdunur Pedraza


Vivimos en la sociedad del culto a la imagen. “Una imagen vale más que mil palabras”, y nos hemos acostumbrado a creer en lo que vemos, a tragárnoslo sin más. Desconectamos el filtro de información cuando nos sentamos frente al televisor o el computador para ver imágenes, en fotografía o video, de “lo que está pasando en el mundo”. Es un asunto bien curioso: cada vez nos sorprende más el cine gringo con el realismo de sus efectos especiales. Sin embargo, nunca relacionamos las imágenes que vemos en periódicos y noticieros con los trucos del cine. Sabemos que las criaturas de la película Avatar son ficticias aunque se vean muy reales, pero no dudamos de lo que vemos en los noticieros, a pesar que tenemos la evidencia clara de que es fácil mostrarnos como real lo que no lo es.

Ya todos sabemos que las mujeres de cuerpos perfectos que aparecen en las revistas, son en realidad fantasías fabricadas con Photoshop, [1] y que los editores de los noticieros son expertos en cambiar la línea de tiempo de las imágenes, descontextualizar los comentarios, y mostrarnos los hechos a su antojo y no como realmente ocurrieron. También se ha hablado hasta la saciedad de los límites de la objetividad de los periodistas, y del influjo que los grandes emporios económicos (dueños de los medios) y de los políticos (socios de los anteriores) tienen sobre cómo se nos muestran las cosas. [2]

A pesar de lo anterior, seguimos tragando entero. Se nos habla de “choque de civilizaciones”, y repetimos el término sin tener idea de qué significa, ni mucho menos saber que es la teoría de un sionista gringo que fue asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, teoría que ha sido ampliamente criticada por expertos de diversas líneas. [3] También se nos habla de Al-Qaeda como una increíble organización que, con el mismo poder que tienen la CIA y el Mossad juntos (pero supuestamente sin apoyo gringo ni israelí), hace presencia en todo el planeta, moviendo grandes cantidades de explosivos, armas y dinero a través de las fronteras, en las narices de la Interpol y de las agencias de inteligencia de las grandes potencias, y planificando una enorme cantidad de atentados terroristas por todas partes del globo que, a todas luces, nunca se concretan. Y repetimos como loros: Al-Qaeda esto, Al-Qaeda aquello, a pesar que es mucho lo que se ha dicho, filmado y publicado respecto a que Al-Qaeda en realidad es un concepto, una estrategia, de la CIA, [4] y respecto a que el famoso 9/11 no fue organizado por una mítica organización terrorista árabe, sino por una serie de alianzas oscuras en las que personal del ejército y los servicios secretos gringos, tuvo participación. [5]

Hoy día cualquier malintencionado puede, después de navegar un buen tiempo por la Internet, descargar algunas fotografías, descontextualizarlas y/o retocarlas, acompañarlas por un texto lleno de estereotipos ridículos, escrito específicamente para inflamar odios xenófobos, racistas, etc., y publicar el conjunto en un blog, o armar con ello una presentación y enviarla en cadenas de correos. Y si la gente cree que las Torres Gemelas colapsaron mágicamente por acción del fuego (cosa que jamás ha ocurrido antes ni después del 9/11), y que los palestinos son simplemente unos terroristas a los que los judíos deben mantener a raya en legítima defensa, [6] no es de extrañar que esa misma gente crea que Microsoft va a cerrar las cuentas de Hotmail porque hay saturación en sus servidores, que hay virus informáticos que hacen explotar el computador, que con sólo desear las cosas éstas se harán realidad, o que Elvis sigue vivo. Y esa credulidad es aprovechada no sólo por los autores de libros de autosuperación, que se llenan los bolsillos vendiendo fórmulas fáciles para “alcanzar el éxito”, sino también por los terroristas psicológicos, gente que se dedica a despertar el miedo e inflamar el odio en la población, alimentando los prejuicios, desinformando, satanizando a un determinado grupo étnico, nacional, político o religioso.

Y entre esos terroristas psicológicos, hoy día andan muy activos (y con muy buenos patrocinios) los islamófobos, especialmente en España (cuna del mayor genocidio contra judíos, gitanos, musulmanes, cristianos no-católicos y nativos americanos en toda la historia anterior al siglo XX) [7] y en Estados Unidos (el país inventor de la “guerra antiterrorista”, o más correctamente, guerra por el petróleo, y el mayor estado invasor y secuestrador político durante el siglo XX). [8] Algunos son personajes reconocidos, como Paul L. Williams, cristiano fundamentalista apocalíptico, demandado por calumnia por la Universidad McMaster de Canadá, responsable de haber sacado de contexto las fotografías de una boda de viudas víctimas de la operación Plomo Fundido de Israel contra la población palestina. Williams utilizó a su acomodo algunas de esas fotos para inventar la noticia falsa e infame de que se había llevado a cabo una boda de 450 niñas en Gaza con hombres mayores. [9]

Otros son agrupaciones o individuos que se mantienen en el anonimato, pero que merced a generosos aportes económicos (las listas de correos para enviar cadenas a miles y miles de personas son costosas, así como el tiempo que dedican a inundar blogs, websites y redes sociales virtuales con sus discursos llenos de odio), logran tener amplia injerencia en la opinión de las clases medias que frecuentan las salas de chat y sitios como Facebook. Entre los mayores éxitos de estos anónimos que viven bien a costa de denigrar de otros (a favor de intereses políticos y económicos de una reducida élite), está la falsa noticia del niño iraní que es castigado por “robarse un pan”.

La noticia sigue transitando la red mundial en forma de animación, video o presentación de PowerPoint. En algunos casos se cambia la nacionalidad del niño y se afirma que es de la India. La noticia va acompañada de 4, 5 o 6 fotografías que muestran un viejo y destartalado automóvil pasando sobre el brazo de una criatura de unos 10 años de edad. Las fotos se acompañan de un texto que afirma lo siguiente: el niño robó un pan para calmar su hambre (y esto nos evoca cientos de imágenes del cine y la literatura, relacionadas principalmente con la gran depresión estadounidense de la década de 1930), fue atrapado y sentenciado, “según la ley islámica”, a perder el brazo. Curiosamente, la mayoría de la gente que ve las fotos, no se pregunta: ¿para qué pasarle un carro por encima, no sería más efectivo usar un cuchillo o un hacha? Basta indagar un poco sobre las masacres realizadas a golpe de machete por parte de los paramilitares en Colombia y de los Hutus en Rwanda, para conocer por qué es un método tan ampliamente utilizado hoy en el mundo, a pesar de los avances tecnológicos: Se trata de un simple asunto de relación costo-beneficio.

El texto no aclara quién es el niño, no da nombres, no dice bajo qué circunstancias fue juzgado y sentenciado, tampoco aclara cuándo ocurrió el hecho, en qué lugar exacto, ni si las fotos fueron tomadas como evidencia de que la sentencia se cumplió (¿y cómo se hicieron públicas?) o fueron el trabajo de un reportero extranjero que no hizo nada al respecto, ni siquiera notificar a su embajada para que alertara a organizaciones de derechos humanos o cosa parecida (¿y por qué le permitieron tomar las fotos?)

La escasa información sobre el hecho, y la abundante cantidad de texto islamófobo, ya nos alerta sobre las intenciones del asunto. No es una noticia, es propaganda. Y propaganda que cumple con las características de los bulos o hoax, es decir: no se sabe quién originó el primer correo de la cadena, no hay un origen de la noticia, no hay fuentes que puedan ser contrastadas, no hay detalles sobre el cuándo y dónde, y se insiste en que el mensaje sea reenviado a todos los contactos. Cualquier persona que mínimamente se fije en estas características, ya sospechará de la veracidad del contenido.

Pero vayamos más allá y analicemos las imágenes. En la primera imagen vemos a un hombre con un micrófono, rodeado de hombres de diferentes edades. Hay un niño recostado boca abajo, con el brazo extendido bajo un auto viejo, en condiciones precarias. Las personas no se ven como una horda enardecida, están tranquilas y expectantes. El hombre del micrófono tampoco se ve como un energúmeno, más bien parece un relator o presentador. Lo más importante de todo: el niño parece estar allí por voluntad propia, no está llorando, no se ve angustiado, por el contrario se ve muy tranquilo, nadie lo tiene agarrado para impedir que huya del "castigo". ¿Qué clase de niño estaría tan tranquilo segundos antes de sufrir semejante tortura? Debo llamar la atención sobre un asunto que debería saltar a la vista de cualquier observador: no se ve una sola persona con uniforme, nadie que pueda ser identificado como autoridad. Si se va a cumplir una sentencia legal, ¿dónde está la autoridad que la va a llevar a cabo? ¿Dónde está la policía, que debería controlar a la gente en caso de que se forme una protesta o revuelta, o en caso que extranjeros o familiares del niño quieran impedir la aplicación de la ley?

En la segunda imagen, el hombre del micrófono sostiene el brazo del niño por el codo, de forma que no puede impedir que el pequeño retire el brazo o se escurra hacia atrás. Queda claro que el niño no está siendo forzado, y aunque se le ve una cierta mueca de preocupación, está sorprendentemente tranquilo ante lo que le espera. La rueda del auto está ya casi sobre su brazo. Se ve con claridad el cable del micrófono, el hombre está relatando lo que sucede. El cable sube hacia al auto, existe la posibilidad de que el vehículo pertenezca al hombre del micrófono.


Las fotos 3, 4, 5 y 6 nos muestran en secuencia, cómo la llanta pasa por encima del brazo del niño. El niño pone expresión de dolor y angustia, pero no hace el más mínimo esfuerzo por liberarse, y el hombre del micrófono se mantiene en la misma posición, sosteniéndole apenas el codo con la mano derecha mientras sigue hablando por el micrófono que sostiene con la izquierda. Nadie más sostiene al niño, no hay nadie de uniforme, y el niño aunque hace gestos, no suelta una sola lágrima. En particular, hay dos cosas que quiero señalar sobre estas imágenes. 1) El niño, de manera incomprensible, mantiene la mano con el puño cerrado todo el tiempo, como si le estuvieran tomando una muestra de sangre en lugar de estar aplastándole el brazo. El intenso dolor y el daño en músculos y tendones, debería haberlo obligado a abrir la mano, que debería haber quedado colgando inútil. A menos, que no haya sufrido daño alguno y el niño mantenga el puño cerrado por instrucción previa, como si estuviera entrenado para ello. 2) Bajo el brazo del niño, todo el tiempo ha habido una cobija doblada, que impide que el brazo del niño sufra daño contra las piedras del terreno. Si la idea es precisamente causarle daño al punto de que pierda el brazo, ¿qué sentido tiene ponerle una manta debajo para que esté más cómodo? Es como ponerle casco a una persona antes de dispararle entre los ojos. A menos, claro, que la intención nunca haya sido dañar al niño.

 Esas son las imágenes que muestran los videos, correos, presentaciones y muchos blogs. Y cuando, en lugar de tragar entero, las miramos con detalle, decimos "aquí hay gato encerrado". En efecto, algo, o mucho, no cuadra. Sin embargo, si nos fijamos bien en las fotos, veremos que nos brindan más información de la que nos da el texto que las acompaña: cada foto está numerada en secuencia, y todas tienen un texto en su parte inferior izquierda. Ese texto nos dice el nombre del fotógrafo y el nombre del medio para el que tomó las fotos.

Entonces, utilizamos esa información para buscar en la red mundial más datos al respecto, y nos encontramos con una gran cantidad de sitios, noticias y blogs que desmienten el texto que acompaña a las fotografías, y que nos muestran las dos últimas fotos de la serie, deliberadamente obviadas en las cadenas de correos, y originalmente publicadas junto con las demás en 2005.

Las fotos 7 y 8 nos muestran al niño en perfecto estado de salud, cero lágrimas, cero dolor. Y se nos explica: Siamak Yari, reportero gráfico iraní, tomó estas imágenes para acompañar un artículo publicado por Peykeiran respecto a lo que en Colombia llamamos "el Rebusque": diversos e ingeniosos medios que busca la gente de escasos recursos económicos para ganarse la vida. En este caso, se trata de lo que en Irán llaman Maareke giry, un espectáculo callejero de tipo circense, un truco de ilusionismo. Al parecer, el hombre del micrófono y el niño que sale ileso de la experiencia, son padre e hijo, que van en su viejo y destartalado carro de pueblo en pueblo para conseguir su sustento.

El auto que pasa sobre el cuerpo de una persona, no es un truco exclusivo de los iraníes. A continuación, enlazo varios videos de distintos vehículos que pasan por sobre personas, incluyendo una tractomula que pasa varias de sus ruedas sobre un conocido presentador de televisión gringo, sin causarle el más mínimo daño:











Los correos y videos que difaman al Islam utilizando estas fotos con la falsa noticia de que se trata de un "castigo islámico" contra un niño hambriento que habría robado una pieza de pan, han tenido bastante difusión por la Internet en varios idiomas. Sin embargo, ninguna organización de derechos humanos se ha pronunciado respecto a este caso, y nunca lo hemos visto en las grandes cadenas de noticias. ¿Por qué? Porque es demasiado obvio que se trata de un engaño, un hoax islamófobo de los peores. En otras palabras, una mentira vil.

Queda claro que los correos, videos y presentaciones que muestran estas imágenes como "prueba de la barbarie islámica", no son más que ataques sucios y descarados de grupos islamófobos con intenciones políticas bien definidas. En los siguientes enlaces, hay más información al respecto:


http://tronera.blog.zm.nu/2007/02/15/el-peligro-de-los-bulos/

http://mentirassobreelislam.blogia.com/2009/121201-el-falso-castigo-a-un-nino-irani.php

http://lacopadecirce.wordpress.com/2009/06/20/hoax-anti-islamista-de-los-gordos-%C2%A1ojo-con-los-bulos/

http://suginfo.blogspot.com/2007/08/no-todo-es-verdad.html

http://urbanlegends.about.com/library/bl_caught_stealing_bread3.htm

http://www.hoax-slayer.com/child-stealing-bread-iran.shtml

http://www.snopes.com/photos/gruesome/crushboy.asp

http://www.digitaljournal.com/print/article/266446

http://www.networkworld.com/newsletters/sec/2006/1002sec2.html

http://www.mydigitallife.co.za/index.php?option=com_content&task=view&id=1044289&Itemid=43

http://littlegreenfootballs.com/weblog/?entry=18085_Sharia_Punishment_Photos_Misattributed

http://www.truthorfiction.com/rumors/t/thief-islam.htm

http://www.hoaxkill.com/hoaxkill/viewhoax/1030

http://mentirassobreelislam.blogspot.com/2009/12/otra-mentira-mas-el-supuesto-castigo-un.html


----------
NOTAS

[1] Véase el video “The Photoshop Effect” parte 1 (http://www.youtube.com/watch?v=YP31r70_QNM), parte 2 (http://www.youtube.com/watch?v=Ovpd5O6M8tQ) y parte 3 (http://www.youtube.com/watch?v=jID2uIFrdj8).

[2] Véase “De Engaños y Mentiras” (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/de-enganos-y-mentiras.html).

[3] Véase “Una crítica político-antropológica al «choque de civilizaciones» de Samuel P. Huntington” (http://isegoria.revistas.csic.es/index.php/isegoria/article/viewFile/577/577).

[4] Véase “La Patraña de Al-Qaeda” (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/05/la-patrana-de-al-qaeda.html).

[5] Véase “Las Preguntas Sobre el 9/11” (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/05/las-preguntas-sobre-el-911.html).

[6] Véase el documental “Paz, Propaganda y la Tierra Prometida” (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/05/paz-propaganda-y-la-tierra-prometida.html).

[7] Véase “Los Gitanos en España” (http://www.unionromani.org/histo.htm), “La poco conocida persecución a los judíos de España” (http://blogs.que.es/2634/2007/9/15/la-poco-conocida-persecucion-los-judios-espana), “La represión del protestantismo en España 1517-1648” (http://upers.kuleuven.be/en/titel/9789058671066), “La Expulsión de los Musulmanes de España: Un Antiguo Ejemplo de Limpieza Étnica y Religiosa” (http://www.libreria-mundoarabe.com/Boletines/n%BA68%20Feb.09/ExpulsionMusulmanes.htm), y “Libro: Conquista y destrucción de las Indias (1492-1573) de Esteban Mira Caballos” (http://argentina.indymedia.org/news/2009/10/700391.php).

[8] Véase “MEDIO ORIENTE: Guerra antiterrorista fomenta compra de armas” (http://ugoolcese.wordpress.com/medio-oriente-guerra-antiterrorista-fomenta-compra-de-armas/).

[9] Véase “El falso caso del matrimonio de 450 niñas en Gaza” (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/el-falso-caso-del-matrimonio-de-450.html).


Artículos Relacionados

Los mitos sobre el Islam (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/12/los-mitos-sobre-el-islam.html).

La patraña de Al Qaeda (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/05/la-patrana-de-al-qaeda.html).

Musulmanes Albanos que Rescataron Judíos Durante el Holocausto (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/04/musulmanes-albanos-que-rescataron.html).

Irán no es Islam (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/iran-no-es-islam.html).

De Engaños y Mentiras (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/de-enganos-y-mentiras.html).

El falso caso del matrimonio de 450 niñas en Gaza (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/el-falso-caso-del-matrimonio-de-450.html).

Reflexiones de un Liberto (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2011/08/reflexiones-de-un-liberto.html).

El Islam estaba en América desde el siglo XI (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/03/el-islam-estaba-en-america-desde-el.html).

Las preguntas sobre el 9/11 (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/05/las-preguntas-sobre-el-911.html).

Share: