miércoles, 30 de diciembre de 2009

Los Mitos Sobre el Islam


Los Mitos Sobre el Islam

por Dra. Asma Lamrabet



Conferencia prononciada por la ensayista y pediatra musulmana marroquí Asma Lamrabet, el 23 de noviembre 2001, en la universidad de Chile. Agrego al final un video de un islamófobo que cuenta cómo superó los prejuicios contra el Islam y se hizo musulmán.


Quizás ninguna civilización ha conocido tantos mitos y leyendas como la civilización arabo-musulmana. Ha despertado siempre pasiones, admiración, pero también resentimientos y odios. En todo caso, jamás dejó alguien indiferente. Pero antes de hablar de los mitos, quisiera hacer una breve presentación del Islam como civilización y como religión.

Islam

Él término Islam viene de las raíces árabes: Salam, que quiere decir Paz, e Islam quiere decir: Sumisión a Dios. Ser musulmán es someterse a Dios (véase el artículo ¿Quién es Al-Lah?). Aquí, esta definición siempre me hace recordar un sacerdote francés, Michel Legrand, muy metido en el dialogo intercultural, y que dice ser un “católico musulmán” (véase el artículo Romper Esquemas). El Islam es una religión monoteísta cuyo mensaje es la continuación de las dos otras religiones monoteístas: Judaísmo y Cristianismo. Todo musulmán cree en un Dios único y misericordioso, en todos sus profetas desde Noé, Abraham, Moisés, Jesús hijo de la virgen María (la Paz de Dios sea con todos ellos), y Mujámmad (Bendiciones y Paz de Dios sobre él) que es el último mensajero de Dios en la tierra. Todos esos profetas son iguales para un musulmán y sus mensajes han sido los mismos. El profeta del Islam no vino con un nuevo mensaje sino que confirmó y recordó los anteriores mensajes universales a los seres humanos de esta tierra. Ser musulmán es también creer en los ángeles, en el juicio final, en el infierno y en el paraíso.

Es en el año 611, en Meca, en la península arábiga, que el profeta recibió el primer mensaje a través del ángel Gabriel (P). Hay que recordar que en estos tiempos, los árabes de esta región eran politeístas y paganos, muy divididos en tribus y clanes de nómadas. Estos últimos desde la aparición del Islam han luchado de manera feroz contra el profeta y sus primeros seguidores. Había también una minoría de cristianos y judíos que reconocieron el mensaje del Islam (tenía el mismo sentido espiritual que sus religiones) mientras otros se quedaron con su fe pero haciendo pacto de fidelidad con el profeta Mujámmad (ByP).

Las revelaciones del Corán se extendieron durante 23 años (y eran conocidas de memoria, así como transcritas por parte de muchos compañeros del profeta). Es muy importante saber que el Corán no fue revelado en un mismo tiempo, porque gran parte de los versículos fueron revelados según el contexto, según un evento o hecho preciso de este periodo o como pregunta a una inquietud precisa. En el año 651, pocos años después la muerte del profeta, se hizo la compilación del Corán en su forma actual y sigue exactamente igual hasta ahora sin ninguna modificación (contamos con 2 copias originales en los museos de Berlín y Estambul).

Los musulmanes tenemos dos referencias en la religión: En primer lugar el Corán, que es el libro sagrado, y en segundo lugar la tradición del profeta (sunna). El Corán está escrito en árabe y reconocido por todos los historiadores y eruditos a través de la historia, como un milagro de la lingüística árabe, y gracias al Corán el idioma árabe conoció sus reglas de gramática y de vocabulario. El Corán es antes de todo un himno a la belleza de la creación de Dios, a la grandeza del universo, un llamado a la paz y al amor entre los pueblos de esta tierra, y también un llamado a la justicia social (véase el artículo ¿Es traducible el Corán?). La tradición del profeta es una compilación hecha de manera minuciosa por ilustres sabios sobre los hechos y dichos del profeta, y que completa, confirma y explica el contenido del Corán.

El termino Islam incluye la civilización y el culto. La civilización del Islam tiene 14 siglos y está constituida de la cultura, el arte, arquitectura, tradiciones... Esta civilización es tremendamente diversa, por lo que hay que recordar que apenas 70 años después de la muerte del profeta, el Islam llego hasta occidente en la tierra española, Sicilia, hasta los pirineos franceses, pasando por el medio oriente, África del norte, y de otra parte hasta Turquía, Irán, Indonesia e India. El Islam, desde el punto de vista del culto, es muy sencillo, porque es un culto sin imágenes ni íconos, sin intermediarios ni clérigos. Es un contacto directo con Dios, una relación pura entre el ser humano y su creador. En el culto tenemos dos partes: Los rituales y los actos de la vida social o la conducta. El ritual es lo que hace el cimiento del Islam y está compuesto de los cinco pilares que son inmutables: El testimonio de que Dios es único y Mujámmad (ByP) su profeta, la oración o Salá cinco veces al día, el Azaque, que es un impuesto sobre las ganancias anuales que se debe dar a los pobres y necesitados, el Ayuno del mes de Ramadán y la peregrinación a la Meca una vez en la vida por los que lo puedan hacer. La conducta social es mudable según el contexto, el tiempo y las tradiciones locales de cada región, lo que explica por qué el Islam como religión se adapta muy fácilmente dentro de culturas tan diferentes como la de África, Asia o de los Balcanes en Europa.

Los mitos sobre el Islam

Los mitos son innombrables y sus orígenes múltiples, entre todos, primero, el hecho de que la civilización islámica se implantó sobre culturas tan diversas y diferentes, que al final se confundieron religión y tradiciones locales o costumbres geográficas. Algunas prácticas de países africanos musulmanes, por ejemplo, existían antes de la llegada del Islam y persisten hasta ahora, lo que hace que dichas prácticas fueran consideradas inherentes al Islam como religión. En el segundo lugar, hay que destacar el hecho que muchos mitos fueron generados en Occidente, quizás muchas veces por ignorancia, por miedo, por temor al otro, a los que son diferentes, pero también por intereses políticos o geoestratégicos, como lo que hizo la colonización y sus tragedias (véase el artículo Sobre la Burka y su historia). Basta ver hoy en día las películas de Hollywood, para ver cuántos relatos falsos y propaganda nefasta sobre el árabe y el musulmán se hace en el nombre del “arte” (véase el artículo De Engaños y Mentiras). Pero pienso sinceramente que no es siempre la culpa de los demás. Muchos de estos mitos fueron alimentados por la propia ignorancia de los musulmanes mismos, ignorancia del verdadero contenido de su mensaje, de su historia. Muchas veces sin quererlo, y por una mala interpretación de la enseñanza del Corán, han dado la peor imagen sobre su religión. Voy a intentar subrayar algunos mitos famosos y sobre todo los que son hoy de actualidad.
  1. El Islam religión de los Árabes: Es cierto que el Corán fue revelado en árabe y en una región de Arabia. Pero en este mismo Corán ninguna palabra vino dirigida a los árabes en particular. Es un mensaje universal donde Dios se dirige a todos los humanos sin discriminación de raza, color, credo u origen geográfico. Otra prueba de eso es que hoy en día, los árabes no representan más del 18% del mundo musulmán, y dentro de esos árabes muchos son de confesión cristiana y judía —por ejemplo, en Marruecos la segunda religión es la judía—. En el Líbano, el cristianismo y el Islam comparten el 50% cada uno. En Palestina, Siria y Jordania, también hay árabes cristianos. En un país árabe, el cristiano es de fe cristiana pero hace parte integrante de la civilización islámica, y no hay contradicción entre su fe cristiana y sus tradiciones musulmanas árabes. Ese es también el caso de los cristianos coptos de Egipto. Recordemos que los países más grandes y más poblados del mundo islámico son Indonesia y Pakistán, y no son países árabes (véase la nota Casi una de cada cuatro personas es musulmana).

  2. El Islam es una religión de intolerancia: La intolerancia va en contra de los principios fundamentales del Islam. El Corán subraya rotundamente que: No hay coacción en los asuntos de religión, es decir, nadie tiene derecho de hacer ninguna imposición sobre otro en los asuntos de la fe. Es la libertad del culto por excelencia. El Corán insiste en muchos versículos sobre el término de los creyentes: Son todos esos seres humanos que creen en Dios. El Corán considera los judíos y los cristianos creyentes en todo el sentido de la palabra. Por eso el Islam considera que todo musulmán que no respecta o no reconoce esas religiones se encuentra en contradicción flagrante con los principios básicos de esta religión. El profeta durante su misión condenó a la pena de muerte a un musulmán por el hecho de haber matado a un cristiano y hay un dicho del profeta o Jadiz que dice que el musulmán que se comporta mal con un no-musulmán no va oler el aire del paraíso (véase la nota El diálogo entre cristianos y musulmanes, visto con ojos de mujer).

  3. La Chariá o el código penal del Corán: La Chariá como término en árabe no es el equivalente de un código penal. En árabe, la Chariá quiere decir el camino o la vía, y no tiene nada que ver con un código penal cruel. Es antes de todo, un repertorio de conducta social que incluye: El respecto al prójimo como ser humano creado por Dios, el respecto y la devoción a los padres (aquí abro un paréntesis para insistir sobre un valor muy importante en el Islam, que es la protección de los padres cuando están de edad, y el hecho que no existen en el mundo arabo-musulmán los hogares de ancianos), la ayuda y la asistencia a los más necesitados, la protección del medio ambiente (es prohibido cortar un árbol sin ninguna razón). Los versículos que hablan de leyes no representan más del 3% del Corán, y eso quiere decir que Dios en su sabiduría dejó a los seres humanos de diferentes tiempos y contextos, un amplio campo de libertad de acción para resolver sus problemas cotidianos. Ciertamente con ese 3% se puede administrar un estado, un imperio o una civilización tan grande como la islámica. Es por este hecho que a través de la historia islámica, sabios musulmanes han desarrollado una jurisprudencia islámica que se llama en árabe: Fij, y que son interpretaciones humanas de textos coránicos. Estas interpretaciones han sido a veces tomadas como dogmas inmutables y han sido inadaptables a otros contextos históricos, lo que ha dado esta imagen de leyes islámicas duras y rígidas. El Islam conoció su glorificación cuando se hacía un trabajo intelectual de adaptación según los tiempos y los cambios que se producen. La decadencia del mundo islámico empezó cuando este esfuerzo de adaptación del texto a las realidades del cambio se terminó por muchas razones que sería imposible explicar aquí por falta del tiempo.

  4. Religión de conquistas con el sable y la barbarie: Eso se puede refutar fácilmente por la historia. ¿Cómo un grupo de modestos beduinos va a derrotar imperios grandiosos como el Persa o el Bizantino, que eran tan fuertes en esa época? Las conquistas islámicas fueron en la mayoría de los casos conquistas culturales. La llegada del Islam a los países de Asia, por ejemplo, jamás fue una invasión militar. Eran unos modestos comerciantes árabes que al utilizar el camino de las Indias, conquistaron el corazón de estos pueblos por la sencillez del mensaje, el sentido de equidad y los valores morales. Se habla hoy en día de la civilización islámica como si siempre hubiera sido una civilización de barbarie. Quiero dar dos ejemplos para comparar: El primero será el ejemplo de la Andalucía arabo-musulmana. Los arabo-musulmanes se quedaron 8 siglos en España, sin jamás destrozar una iglesia o una sinagoga. Al contrario, se edificó la civilización más brillante y la más tolerante de la humanidad. Las tres religiones monoteístas vivían en una armonía total. Para comparar, en el año 1492 el continente americano era poblado de 80 millones de Indios, 50 años (medio siglo) después de la conquista occidental, no había más de 10 millones. El segundo ejemplo es del holocausto del pueblo judío en Europa, que fue un genocidio sin precedente y dentro de los actos más bárbaros que ha conocido la humanidad, me pregunto de qué civilización nació. ¿Sería un acto que pesa sobre la conciencia occidental o arabo-musulmana? ¿Quién ha producido a Hitler, Mussolini y la bomba de Hiroshima? La enumeración sería muy larga (véase el artículo Los Musulmanes son Fundamentalistas y Terroristas).

  5. El occidente civilizado y el Islámico retrogrado: Las contribuciones de la civilización arabo-musulmana a Occidente son innumerables. El florecimiento de las ciencias islámicas conoció su culminación entre los siglos VIII y XIV, y eso en todas las áreas: científicas, médicas, en la agricultura, en la literatura, en el arte y la filosofía... Basta recordar el descubrimiento de la circulación sanguina, de la óptica en oftalmología, de la brújula, del álgebra (palabra árabe), de los sistemas de irrigaciones, de la ciencia astral y de la arquitectura. Este arte de la arquitectura todavía se puede admirar en Granada, Sevilla, Estambul, India (Taj Majal) y en lo que queda de Bagdad. El padre de la sociología y de la economía es el magrebí Ibn Jaldun. Gracias a los eruditos como Avicenna y Averroes, occidente conoció los trabajos de Aristóteles, lo que puso los cimientos para uno de los grandes triunfos intelectuales de la Edad media: La suma teológica de Santo Tomás de Aquino. Durante 500 años, las universidades de occidente vivieron de manera exclusiva de los libros arabo-musulmanes, y como lo dijo el gran orientalista Gustave Lebon: "Del triple punto de vista material, intelectual y moral, son los arabo-musulmanes que han civilizado Europa". Eso, hoy en día y más que nunca, este Occidente tan civilizado no tiene el derecho de olvidarlo (véase el artículo La nueva derecha frente al Islam).

  6. Yijad o guerra santa: Otro término muy de moda y de actualidad, y que ha desatado desde siempre discusiones tan apasionadas. El mal entendido aquí es muy grave. Primero, según el punto de vista lingüístico, la palabra Yijad no tiene nada que ver con Guerra, por el simple hecho que Guerra en árabe es Jarb. Yijad en árabe es Esfuerzo. Segundo, el contexto histórico es muy importante para ver cómo surgió el concepto de Yijad, y cuando estudiamos la historia islámica vemos que surgió 3 años después de la primera revelación del Corán, cuando el profeta tenía únicamente 73 compañeros fieles que escondían su fe por temor a represalias de los paganos guerreros de Meca que rechazaron este monoteísmo. Entonces, y en este contexto de miedo y terror, el profeta pidió a sus compañeros hacer un pacto donde ellos se comprometieron a hacer el Yijad, es decir, el esfuerzo de resistir a las agresiones. Pues, vemos a la luz de este acontecimiento, que el Yijad no tiene en absoluto el sentido de Guerra y menos lo de Santa, porque algunos compañeros del profeta eran judíos y cristianos. Es un esfuerzo de resistencia frente a las agresiones y el Corán siempre habla de este Yijad en este sentido de esfuerzo moral sobre todo, porque las agresiones pueden ser materiales o sicológicas.

  7. Suicidio y crimen de guerra: El suicidio está explícitamente prohibido en el Islam. El Corán prohíbe el suicidio de manera categórica. Nadie tiene el derecho de atentar contra su vida puesto que ella es un don de Dios. No hay versículos coránicos que hablen de paraíso con mujeres para alguien que se suicida, esas son calumnias. El Corán describe el paraíso como el edén como está descrito en todas las religiones monoteístas. También son prohibidos todos los crímenes en contra de otros seres humanos, un versículo del Corán establece que “quien mata a una sola persona es como si matara a toda la humanidad”. Más que eso, en tiempo de guerra, el Islam tiene un código del resistente que ha precedido en 14 siglos la resolución de Viena sobre los asuntos de guerra: Quiero citar estas líneas de este código: 1-No reniegan sus alianzas. 2-No traicionan. 3-No serán violentos por amor a la violencia. 4-No mutilarán a sus adversarios. 5-No tocarán a los niños, ancianos y mujeres. 6-No tocarán palmeras, no cortarán ningún árbol. 7-No tocarán a los animales a menos que sea para alimentarse. 8-No tocarán a la gente que se dedica a la vida monasterial o al ascetismo, se les dejará vivir la vida que han elegido. (véase el artículo El Islam y el Derecho Internacional)

Conclusión

Quiero concluir esta intervención insistiendo sobre el peligro de la amalgama que se ha hecho últimamente entre Islam y Terrorismo y entre árabes y violencia. Como lo hemos visto, la civilización arabo-musulmana a lo largo de su historia, jamás justifico el terror, la violencia o la intolerancia. El problema no está en el Islam o en el mundo árabe. El problema está más allá, más profundo, más preocupante. El problema está primero en la ignorancia entre las culturas (véase la nota Con Ignorancia no hay Paz). Está en la pobreza mundial, en el desastre socio-económico que vive la mayoría de los países del mundo. Está en la desastrosa repartición de las riquezas a nivel mundial (véase el ensayo La Biblia y el Corán frente a la pobreza y el hambre). El problema está también en las múltiples injusticias que viven hoy día muchos pueblos del mundo, como los de medio oriente y sobre todo el pueblo Palestino. Sí, Palestina, la herida más profunda del mundo arabo-musulmán. No es el momento de justificar arrogancias culturales, de hablar de la supremacía de una civilización sobre la otra. Nadie puede imponer su ideología sobre el resto del mundo. No queremos choque de civilizaciones, queremos dialogo de civilizaciones, es nuestra única vía de salvación, como seres humanos iguales en derechos y diferentes en nuestras culturas, el dialogo para conservar nuestra diversidad, la única riqueza de esta humanidad.




Artículos Relacionados

Islam y Terrorismo (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/los-musulmanes-son-fundamentalistas-y.html).

El Islam y la espada (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2011/09/el-islam-y-la-espada.html).

La mujer en la cultura arabo-musulmana (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/la-mujer-en-la-cultura-arabo-musulmana.html).

El falso caso del matrimonio de 450 niñas en Gaza (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/el-falso-caso-del-matrimonio-de-450.html).

El Mayor Navegante Chino de la Historia era Musulmán (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/07/el-mayor-navegante-chino-de-la-historia.html).

Mujámmad, el más grande de los revolucionarios (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2011/07/mujammad-el-mas-grande-de-los.html).







Share: