sábado, 12 de junio de 2010

Notas sobre el Diluvio Universal y el Arca de Noé

Notas sobre el Diluvio Universal y el Arca de Noé

Extracto del libro inédito "LOS TEXTOS SAGRADOS FRENTE A LAS CIENCIAS MODERNAS", por Said Abdunur Pedraza. Otros capítulos de este libro publicados:

"De Cómo la Biblia ha Cambiado con el Tiempo"
"La Biblia y el Corán frente a la pobreza y el hambre"
"Mito y realidad en torno a Moisés y el Éxodo"
"Roma: Origen del Derecho Occidental"
"Sobre la Relación entre Religión y Ciencia"
"La Biblia y la Sangre"
"Causa y Efecto según los Fundamentalistas Cristianos"

El presente extracto proviene de un libro de divulgación científica, escrito originalmente desde una perspectiva cristiana, que no pretende atacar a la Biblia sino analizar los argumentos de los cristianos fundamentalistas que defienden la doctrina de la infalibilidad bíblica, según la cual, una lectura literal de la Biblia, ajena al lenguaje y al contexto histórico y cultural en que fue escrita, constituye una verdad incuestionable y científicamente exacta.

Los siguientes apartes han sido extractados de varios capítulos correspondientes a la sección del libro titulada “Lo que siempre quiso saber y nunca se atrevió a preguntar sobre el diluvio universal”.


EL ARCA DE NOÉ: EL PROYECTO DE CONSTRUCCIÓN NAVAL MÁS GRANDE DE TODA LA ERA PRECRISTIANA

Ya que Stonehenge [2] fue erigido hace 4.200 años y las pirámides de Egipto se levantaron hace unos 4.600 años [3], la construcción del Arca de Noé hace 5.000 años fue el proyecto de construcción más grande jamás emprendido por ser humano alguno hasta entonces, y el proyecto de construcción naval más grande hasta la aparición de los navíos de línea de primera clase en el siglo XVIII [4], más grande incluso que la construcción del gigantesco palacio flotante fluvial del rey egipcio Ptolomeo IV Filopátor (o Filométor), el Thalamegos [5], que según el artículo “De la Guerra Marítima a la Suntuosidad de Ptolomeo Filopátor” [6], fue descrito por Calíxeno de Rodas con estas medidas: casi 90 m de longitud, unos 13 m de ancho y 17 m de alto, y tenía el fondo plano como se supone debió tenerlo el Arca. Aunque según Plutarco, Filopátor también construyó un Octirreme de 134 m de largo por 24 m de ancho, casi el tamaño del Arca. Estos dos barcos, que datan del siglo III a.C. (unos 3.000 años después del Arca), costaron una enorme fortuna, requirieron de todo el poderío del imperio egipcio para su financiación y construcción, y fueron hechos únicamente para satisfacer el enorme ego de Ptolomeo IV. Resulta interesante anotar que fue a instancias de Ptolomeo IV que el sumo sacerdote hebreo en Egipto, desarrolló el proyecto de traducción de la Biblia hebrea al griego, traducción conocida como “la Septuaginta”, que se convertiría en la Biblia de los cristianos primitivos, pero sería rechazada por la oficialidad del Judaísmo porque incluía los libros que hoy son llamados deuterocanónicos por la Iglesia Católica Romana. [7]

Volvamos al tamaño del Arca: “De esta manera la harás: de trescientos codos será la longitud del arca, de cincuenta codos su anchura, y de treinta codos su altura. Una ventana harás al arca, la acabarás a un codo de elevación por la parte de arriba y a su lado pondrás la puerta del arca; y le harás tres pisos”, Génesis 6:15-16. Como decía, esto equivale a 135 m de largo, 22.5 m de ancho y 13.5 m de alto. El dilema está en cómo construyó Noé esta enorme embarcación 3.000 años antes que existiera la tecnología necesaria para ello. En primer lugar, no pudo haberlo hecho solo, y debió contratar a un verdadero ejército de obreros, que habría necesitado una pequeña ciudadela para habitar allí mientras se construía el Arca, como suele hacerse en este tipo de proyectos, pues una construcción tan grande como el Arca no pudo llevarse a cabo en una ciudad ni muy cerca a alguna. Los constructores de las pirámides egipcias, por ejemplo, habitaban en una ciudadela cercana a donde se levantaba el monumento, y muchos de ellos incluso acampaban sobre la pirámide en construcción para aprovechar mejor el tiempo laboral. Gracias al hallazgo de los restos de esta ciudadela, hoy sabemos que no eran esclavos sino trabajadores con cierto estatus, como la clase media actual, y sabemos qué comían y cómo vivían [8]. En Stonehenge se han encontrado evidencias de un enorme asentamiento humano de carácter temporal, donde probablemente habitaban por ciclos los constructores del monumento. Del mismo modo, los constructores del Arca debieron habitar o acampar cerca del lugar de construcción (así como aparecieron las ciudadelas de los constructores de las pirámides y de los constructores de Stonehenge, y así como apareció una ciudad entera bajo el mar negro, la ciudadela de los constructores del Arca debería estar en alguna parte). Había que construir esa ciudadela y alimentar a toda esa gente y pagarle su salario, lo que implicaba una enorme burocracia muy bien organizada, que se encargara de llevar registros exactos sobre quién hizo qué, a quién se le pagó y cuánto, en qué casa vivía cada familia, etc. Auditores, supervisores, interventores, asesores, auxiliares contables, recaudadores de impuestos, etc., eran indispensables para esta labor. Se sabe que en la construcción de las pirámides, el personal burócrata podía doblar en número a la mano de obra, y el proyecto del arca tenía una dimensión similar. Los registros de los burócratas egipcios nos han permitido conocer detalles como cuánto se le pagaba a los constructores de las pirámides, cuáles eran las condiciones contractuales y cómo se manejó el proyecto; en algún lugar deberían estar los registros de la burocracia que administró el proyecto del Arca. Ya que Noé no era el líder de un rico y floreciente imperio, ¿era algún potentado millonario que podía cargar con los costos de un megaproyecto? ¿O consiguió patrocinio de algún rey y no tuvo reparo en aceptar su dinero a sabiendas de que moriría en el diluvio? ¿Cómo logró que alguien patrocinara a un demente que quería llevar a cabo la construcción absurda de un barco gigante en medio del desierto? “—¡Ah, es que se va a inundar la Tierra! Por supuesto, cuenta con mi dinero para construir el Arca. ¿Que yo no podré salvarme en ella? ¡No importa, todo sea por una buena causa! Si voy a morir ahogado, para qué quiero mi dinero. Ve con él, construye tu Arca, y ni siquiera le pongas mi nombre a la embarcación ni hables de mi generosidad a los tuyos, bórrame de la historia.” Ese debió ser el filántropo más grande de la humanidad y Dios lo eliminó junto a los demás.

El ejército de trabajadores de Noé debió talar un bosque entero a fin de sacar la madera suficiente para cumplir con su objetivo, improvisaron el astillero más grande que existió en más de 3.000 años, y a su alrededor se levantó una industria metalúrgica gigantesca, para producir las herramientas, clavos, cuñas y hachas necesarias para el trabajo (los restos de las herramientas desechadas al dañarse, de los talleres que las construyeron, y de los árboles talados, deben estar esperando a ser descubiertos, así como los restos de comida y basura dejados por los trabajadores). La seguridad en los proyectos de gran envergadura fue muy precaria hasta entrado el siglo XIX, de modo que cabe esperar que se haya producido un número importante de muertes y lesiones entre los constructores del Arca. Las tumbas deben estar al lado de los restos del astillero y las “herrerías”, y en las ruinas de la ciudadela debería encontrarse evidencia de los lugares donde se daba asistencia médica. En ese entonces no se conocía el hierro, pues la Era de Hierro comenzó hace unos 3.000 años, así que debieron hacerlo todo en cobre (el bronce se conocería unos 500 años más tarde), que no es muy buen metal que digamos para estas labores, pero fue utilizado con éxito por los egipcios. También se requirió talar otro bosque entero que sirviera de leña para los fogones comunales donde se preparaba la comida y donde se cocinaba la brea con la que había que impermeabilizar el Arca (“Hazte un arca de madera de gofer; harás aposentos en el arca y la calafatearás con brea por dentro y por fuera”, Génesis 6:14; nadie sabe qué es la madera de gofer, unos asumen que es cedro o ciprés, otros aseguran que es madera laminada, y otros que es madera resinosa. Quizá se extinguió porque todo el gofer del mundo fue necesario para construir el arca. Recordemos que Noé estaba en una zona del planeta en la que no abundan los árboles). Fue necesario tener establos con animales de carga y grandes carretas para transportar la madera, los materiales y las herramientas, así como a los obreros, y construir letrinas para toda esa gente y caminos para las carretas. Habría un ejército de personas cuidando de las bestias, alimentándolas, y preparando la comida para los trabajadores y sus familias.

¿Cómo pudo conseguir Noé que toda esa gente trabajara en el proyecto? Todos creían que estaba loco, y quienes estaban con él debieron ser rechazados por su pueblo. Esto no está explícito en la Biblia, aunque se puede deducir fácilmente, pero sí está muy claro en el Corán: “Por cierto que enviamos a Noé a su pueblo [y les dijo]: Yo soy para ustedes un amonestador evidente. No adoren sino a Dios, pues temo que los azote el castigo de un día doloroso [el Día del Juicio]. Los líderes de la incredulidad de su pueblo dijeron: No eres más que un mortal como nosotros, y sólo te siguen los pobres y débiles de nuestro pueblo que no piensan. Ciertamente no los creemos mejores que nosotros sino que los consideramos mentirosos.” Corán 11:27

Debió ser un gran espectáculo ver en la noche los miles de fuegos de las fogatas de los trabajadores, de las cocinas comunitarias, de las estufas para la brea y de los hornos para fundir el metal. Se necesitaron kilómetros de sogas para amarrar las jaulas y los acuarios, imagino que fueron tejidas por las esposas y los hijos pequeños de los trabajadores durante su tiempo libre (mientras no estaban cocinando, almacenando la leña, atendiendo a los enfermos, consiguiendo y almacenando víveres y manteniendo aseados los lugares de cocina y alimentación). Ellos debieron tejer también miles de redes y cuerdas para atrapar y amarrar a los animales, y bolsas de cuero que sirvieran de macetas temporales para recoger y transportar las plantas. Después de trabajar tan duro y de haber sido rechazados por su pueblo que se burlaba de ellos y los tildaba de locos, los cientos o miles de familias involucradas en el proyecto fueron regresados a sus casas. “—Bien, muchas gracias por su dedicación, por su lealtad, y por haberle apostado a este proyecto. Ahora pueden ir a sus casas en paz. Vivan estos últimos días con plenitud y ahóguense sin remordimientos”. Según la Biblia, Dios no tuvo en cuenta el sacrificio ni el arrepentimiento de nadie, a todos los borró de la faz de la Tierra por igual, excepto a Noé y su familia. Según el Corán, en cambio, los que creyeron en Noé salvaron sus vidas también: “Dijeron: “¡Oh, Noé! Si no dejas de insultar a nuestros ídolos te lapidaremos [hasta la muerte].” Dijo [Noé]: “¡Oh, Señor mío! Mi pueblo me ha desmentido. Juzga definitivamente entre ellos y yo. Sálvame a mí y a los creyentes que están conmigo, y a mí con ellos.  Los salvé a él y a los que creyeron en él en el arca abarrotada. Y ahogamos a los que quedaron [sin subir al arca].” Corán 26:116-120.

Cualquiera que tenga una mínima idea de lo que implica un proyecto de esas proporciones, sabe que a su alrededor se necesita una industria y una infraestructura que lo soporten. El artículo “Los Problemas de Noé” calcula en 4.100 los árboles que debieron ser cortados sólo para la madera necesaria en la construcción del arca (sin contar la madera que debió alimentar los hornos, fogones, fogatas, etc.). [9] Veamos datos históricos exactos, para hacernos a una idea. Repasemos de nuevo las dimensiones del Arca: 135 m de largo, 22.5 m de ancho y 13.5 m de alto, lo que la hace más grande que el H. M. S. Victoria, barco de primera clase de la Armada Real de Inglaterra, botado en 1765. En el libro “Navíos de Guerra I” se nos explica:

El gran casco […] desplazaba 3.500 toneladas y medía 226 pies desde el mascarón de proa hasta el codaste, con una manga de 51 pies. Aparte de su quilla, que estaba construida en olmo […], el casco del Victoria era por completo de roble. Hicieron falta 2.500 árboles de roble maduros —equivalentes a 65 acres de un bosque de un siglo de antigüedad— para crear sus enormes cuadernas [10].

La construcción del Victoria (que fue posible gracias a que en aquel entonces Inglaterra era la mayor potencia militar y económica) tardó 15 años y su casco tenía unos 11 m de altura. Pero el Arca era un poco más grande, más o menos del tamaño del Santísima Trinidad, el navío de línea más grande jamás construido, orgullo de la flota española y el único en la historia que tuvo 4 puentes. Así que si Noé dirigió la construcción de un Arca tan grande, todo lo que se generó a su alrededor debió dejar una huella enorme de más de 30 hectáreas, que sería prueba arqueológica contundente de este hecho. Esa prueba no ha sido encontrada. Tampoco ha sido encontrado ningún documento diferente a la Biblia que hable de tan portentoso, titánico, monumental y singular (por no decir disparatado) proyecto.

En el caso de la versión chía del Arca, el Imán Sadiq la describió así: Ésta medía mil doscientos codos de largo (antigua medida que equivale a 42 cm aproximadamente), ochocientos de ancho y ochenta de altura. Noé, para construir el arca, necesitaba de ayuda, hasta que llegó la orden de Dios que comunicara a su pueblo que aquellos que lo secundasen a pulir la madera, los residuos de ésta se convertirían en oro y plata para ellos. Así fue como un grupo que esperaba la gratificación le prestó cooperación. No obstante la mayoría de la gente se mofaba de él que estaba construyendo una barca sobre la tierra seca y lejos del mar [11]. Resulta curioso que Dios recurriera a convertir las astillas de la madera en oro y plata para que los que se iban a ahogar se vieran motivados a trabajar en el Arca por mera codicia. Colaborar con la construcción del arca les dio una pequeña fortuna que no pudieron disfrutar, pues no les dio un cupo dentro del Arca para salvarse. De alguna forma, Dios los tentó a pecar, confiado en que habría suficientes pecadores dispuestos a salvar Su proyecto, de manera que ayudar a hacer realidad Su voluntad fue su condena, lo que constituye una ironía digna de un estudio teológico profundo. También es interesante ver que el Imán Sadiq describe el Arca mucho más grande que la del relato bíblico, con un tamaño tan descomunal, que incluso en el siglo XVIII habría sido imposible su construcción. Debo aclarar que esta versión de la construcción del Arca es chía (chiita) y no es aceptada por los Musulmanes (Jafar as-Sadiq es uno de los denominados Imanes Infalibles del chiísmo duodecimano. El Islam niega que hayan existido hombres totalmente infalibles, y niega que cualquier hombre después de Mujámmad haya tenido características de los profetas, como la infalibilidad, o que haya tenido autoridad para modificar el Corán o la Sunnah del Profeta) [12]. Los musulmanes no aceptan la supuesta “infalibilidad” del Imam Sadiq y rechazan su versión de la conversión de astillas de madera en oro y plata, pues esta no está sustentada en el Corán ni en los dichos del Profeta Mujámmad.

La gente no sabía o no creía que la tierra se inundaría. De modo que la construcción de un trasatlántico en medio del desierto debió llamar la atención de personas de todo el mundo conocido entonces, o por lo menos, de toda Mesopotamia. ¿Cómo es posible que en las tradiciones y el folclor de los pueblos mesopotámicos, no se hable de aquellos locos que acabaron con la poca capa forestal de la zona para construir con su madera un barco desproporcionadamente grande que (ellos creían) jamás vería el agua? ¿Cómo no se han encontrado centenares de dibujos y representaciones de la construcción del arca en toda Mesopotamia? Se dice que existen mitos y leyendas de diluvios e inundaciones en muchas culturas alrededor del mundo, como prueba de que sí hubo un Diluvio Universal, pero entonces deberían existir igualmente cientos de mitos y leyendas que hablaran del proyecto de construcción del Arca.

La Biblia no especifica de forma clara el tiempo que Noé tuvo para construir el arca. Sólo el texto Yahvista dice cuántos días pasaron antes del diluvio: “Y pasados aún siete días, yo haré llover sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches”, Génesis 7:4; “Al séptimo día, las aguas del diluvio vinieron sobre la tierra”, Génesis 7:10. Es imposible que Noé construyera el Arca en siete días, y en todo caso, esa conclusión no puede extraerse de forma limpia de estos pasajes, pues no queda claro si los siete días se cuentan a partir del momento en que Noé recibe instrucciones para construir el arca, o a partir del momento en que los animales suben a ella. Algunos aseguran que pasaron 40 años [13] en los que Noé advirtió a la gente del diluvio y nadie le hizo caso (otros aseguran que fueron 120 años) [14].

EL SILENCIO DE LOS INOCENTES

En este punto, la diferencia entre Cristianos y Musulmanes radica en que en la Biblia mueren miles, tal vez millones de personas que no escucharon jamás la advertencia, no pudieron decidir cambiar su forma de vida, no pudieron prepararse para lo que venía, y aún así fueron castigados. Esto aplica tanto para el Diluvio Universal como para el local, porque Noé no predicó por toda Mesopotamia. El Corán también afirma que Noé advirtió con tiempo a su pueblo antes de construir el Arca: ““Envié a Noé a su pueblo [diciéndole]: «Advierte a tu pueblo antes de que le llegue un castigo doloroso». Dijo [Noé]: «¡Pueblo mío! Soy un amonestador que Dios les ha enviado para que les hable con claridad, así que adoren y tengan temor de Dios, y obedezcan lo que les indique».” Corán 71:1-3. La diferencia es que en el Corán sólo aquellos que escucharon las advertencias de Noé y no le creyeron, fueron castigados con el diluvio, y a los que creyeron en Noé les fue permitido salvarse entrando en el Arca. Según un jadiz de la familia de Mujámmad, Noé predicó por 950 años a su pueblo, y como nadie le hizo caso, pidió a Dios que los inundara. Dios accedió, pero impidió los nacimientos durante 40 años, de modo que no hubiera niños durante el diluvio. Por supuesto, debemos tener en cuenta que los calendarios hebreo y árabe eran lunares, y que en aquella época las condiciones de vida eran muy distintas a las de ahora, por lo que las cantidades de años aquí expresadas no se corresponden con la forma como medimos los años hoy día. En todo caso, el Islam hace énfasis en que no murieron inocentes durante el diluvio.

Lo cierto es que la construcción del Arca debió durar varios años, los suficientes para que el proyecto se hiciera famoso y llegaran gentes de regiones remotas a ver con sus propios ojos el despropósito de los navegantes del desierto, y a burlarse de su locura, como dice el Corán: ““Y mientras construía el arca, cada vez que pasaban ante él los poderosos de su pueblo se burlaban, y él les decía: Si se burlan de nosotros, sepan que ya nos burlaremos de ustedes [cuando sean ahogados] como ustedes lo hacen ahora.” Corán 11:38. Cada uno según su cultura y tradiciones, debió contar la historia, pintarla, esculpirla, escribirla, y llevarla a su país para darla a conocer y para hacer reír a los suyos. El mundo (o por lo menos Mesopotamia) debería tener vasijas, pergaminos, muros y muchos otros elementos que documentaran la construcción del arca. [...]

INFECCIONES Y ANTICUERPOS

[...] Detengámonos un momento en el dilema inmunológico del Arca. Al meter todas las especies en un espacio cerrado y reducido, las epidemias no se harían esperar, porque hay especies que portan virus que no existen en el hábitat de otras especies. No olvidemos que virus y parásitos no pueden sobrevivir fuera del cuerpo de su organismo huésped, así que se salvaron precisamente porque iban dentro de los animales y plantas del Arca. [...]

Algunos creen que las enfermedades se salvaron por obra y gracia de Satanás, que se encargó de cuidar a cuanto agente patógeno existía. Pero como ya argumenté más arriba, en este libro estamos hablando de correlación entre libros sagrados y ciencia, y las explicaciones esotéricas o metafísicas están fuera de su ámbito. [...] Además, ¿dónde guardó Satanás a los agentes patógenos durante el diluvio? ¿No pudo Dios guardar a los animales y plantas de la misma forma y ahorrarse lo del Arca? ¿Dios dio potestad a Satanás para guardar los patógenos, o es que el poder de Satanás escapa a la voluntad de Dios? De hecho, cabe preguntarse aquí si Satanás tiene poder. La respuesta del Islam a esta pregunta es contundente: para los musulmanes, no existe fuerza ni poder excepto en Dios, y todo proviene de Él, sea que nos parezca bueno o que nos parezca malo.

Cuando se pone a una especie en contacto con un virus o bacteria que no existe en su medio, se produce una gran mortandad porque dicha especie no ha desarrollado anticuerpos para el nuevo agente patógeno. La especie que hace contacto con un agente patógeno desconocido, está en peligro de extinción. Si logra sobrevivir al desarrollar nuevos anticuerpos, éstos son heredados de generación en generación. [...] Existen infecciones que han logrado pasar de animales a humanos (zoonosis), como el caso de la gripe aviar y el de la gripe porcina. En el hacinamiento del Arca, no habría sido extraño que algunos de los humanos murieran por infecciones animales. Y si algún virus hubiera mutado, y después de saltar de los animales al hombre se hubiera podido transmitir de humano a humano (como ocurrió con el virus del SIDA), Noé y todos los seres humanos del Arca habrían podido sucumbir a una rápida y mortal epidemia.

Redondeando el asunto de la inmunología: Lo más probable es que entre los animales y plantas del Arca ocurriera una gran mortandad, muchas especies en el Arca debieron desaparecer, incluso los humanos corrían peligro de extinguirse allí, y todos los sobrevivientes tendrían los mismos anticuerpos. Entonces, hoy día todas las criaturas sobre la tierra tendrían anticuerpos contra todas las infecciones de todo el mundo (o todas las especies de Mesopotamia tendrían anticuerpos para todos los agentes patógenos de esa vasta región, si el diluvio fue local), o por lo menos existirían anticuerpos comunes en todas las especies existentes, cosa que verificamos fácilmente como falsa. Hoy día, todos los países deben tomar serias medidas para restringir el paso de material animal y vegetal por sus fronteras para evitar el contacto de infecciones extrañas con los animales y plantas de su territorio, y para evitar también la invasión de especies foráneas que pongan en peligro a las especies nativas. [...]

Dios, omnisciente, sabía que la mitad o más de las especies se iban a extinguir en el Arca por no tener anticuerpos contra virus desconocidos, y por la mala calidad del agua, la falta de aire, el hacinamiento, etc. Sabía que los supervivientes iban a llegar a tierras arrasadas por el diluvio. Tierras arruinadas por la sal de los océanos y por millones de cadáveres de animales y plantas de todas las especies que habrían quedado por todo el planeta tras retirarse las aguas, infestando el aire con su putrefacción. Sabía que la mayoría de los que lograran superar el viaje en el Arca, morirían en territorios inhóspitos para ellos, fruto de la alteración por los movimientos geológicos bruscos con los que se redistribuyeron las aguas para que volviera a emerger tierra firme. Entonces, ¿para qué someter a Noé a la labor descomunal de recolectar una pareja de cada especie viviente en la tierra? Digamos que Dios quiso poner a prueba a Noé, para fortalecer su carácter, porque bajar del arca a un mundo desolado para volver a poblarlo, no debió ser nada agradable. El problema es que Dios sabía que todo eso sería inútil, porque la raza humana seguiría haciendo todo aquello que desató su ira y lo llevó a provocar el diluvio, así que, según esto, a Dios le gusta complicarse ejecutando acciones enormes, devastadoras, épicas en grado sumo, pero completamente inútiles. No sólo eso, Dios mismo, si quería “purificar” la raza humana, escogió mal a quien debía repoblar el mundo: Noé cultivó una viña luego del diluvio y dio una escena no muy moral ni digna: “Bebió el vino, se embriagó y se desnudó en medio de su tienda.” Génesis, 9:21. ¿Será por ello que dice la sabiduría popular que “Dios cuida a sus borrachitos”? El problema de esta cita bíblica, es que está en contradicción con la propia Biblia, que dice que los que se embriagan no entrarán al Paraíso: Gálatas 5:19-21 advierte que quienes participan en borracheras no heredarán el reino de Dios, y 1 Corintios 6:10 advierte de nuevo que los borrachos no heredarán el reino de Dios. “Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y libertinaje, no en contiendas y envidia,” afirma Romanos 13:13, y 1 Pedro 4:3 hace una invitación semejante. Entonces, Noé, el elegido por Dios, ¿era un hombre corrupto que iría al infierno? Aquí hay una diferencia fundamental entre la Biblia, en la que se hacen múltiples referencias al vino (que es producido por judíos y cristianos, bebido en la eucaristía de las Iglesias católicas y de algunas Iglesias protestantes y utilizado en la pascua Judía) y el Corán, en el que se prohíbe de forma específica el consumo de alcohol y de cualquier tipo de sustancia que nuble el juicio.  Para los Musulmanes, el alcohol y las drogas, al alterar la conciencia, alejan al creyente de la vía recta, pues le hacen olvidar sus obligaciones rituales y las normas morales y de etiqueta que deben ser distintivas en él de forma permanente: “¡Oh, creyentes! No hagan la oración si están [adormilados o] bajo el efecto de embriagantes [o narcóticos] sino sólo cuando  sepan lo que están diciendo.” Corán 4:43. “Los embriagantes, las apuestas, los altares [sobre los cuales eran degollados los animales como ofrenda para los ídolos] y consultar la suerte [por ejemplo] con flechas, son una obra inmunda del demonio. Aléjense de todo ello, que así tendrán éxito [en esta vida y en la próxima].” Corán 5:90. Varias Iglesias protestantes han adoptado la prohibición del alcohol, a pesar que uno de los milagros de Jesús relatados en los evangelios fue precisamente el de convertir agua en vino (Juan 2:1-10), lo que es un tema que merece un detenido análisis. ¿Por qué Jesús, siendo profeta, o hijo de Dios, o Dios mismo, convertiría el agua en vino para que los asistentes a las bodas de Caná, que ya habían bebido bastante, se siguieran emborrachando? “Todo hombre sirve primero el buen vino, y cuando han bebido mucho, el inferior; sin embargo, tú has reservado el buen vino hasta ahora.” Juan 2:10.

El alcohol es y ha sido históricamente responsable de millones de muertes en el mundo, de la desintegración de millones de familias y de la corrupción de sociedades enteras. [...] ¿Cómo se justifica que Jesús fuera tolerante, copartícipe y hasta promotor del consumo del alcohol, a sabiendas que es un veneno para el cuerpo del individuo, y un motivo de desgracia para él, su familia y su sociedad? Además, Jesús al propiciar la bebida estaría contraviniendo la ley que él mismo dijo venía a cumplir, no a abolir (Mateo 5:17-18), pues Isaías 5:11-24 declara los castigos enviados por Dios a quienes gustan del vino y por el vino pierden la conciencia. Para los Musulmanes, decir que Jesús, Noé o cualquier otro profeta se embriagó, es un agravio contra los profetas y una prueba de que la Biblia ha sido manipulada. También está en desacuerdo el Islam con las teorías que muestran a Dios haciendo todo tipo de “malabares” para destruir al mundo con el diluvio sin dejar rastro de él, sabiendo que la humanidad no cambiaría con ello. Según el Islam, el diluvio no fue más que un castigo local, enviado sólo para el pueblo de Noé por haber rechazado su misión profética. [...]

EL DILUVIO EN MÚLTIPLES CULTURAS

Como ya hemos visto, hay quienes aseguran que el hecho de que existan múltiples relatos de diluvios en culturas de todo el mundo, prueba de forma contundente que el diluvio debió haber ocurrido. Por supuesto, no todos concuerdan, para muchos la existencia de múltiples mitos similares sólo prueba que la historia bíblica del Diluvio Universal no es original ni es revelación divina. Por mi parte, planteo una serie de argumentos para refutar la idea de que la multiplicidad de relatos sobre diluvios en culturas de todo el mundo sea prueba de que existió un Diluvio Universal:

Existen muchas ideas e historias similares entre multitud de culturas en todo el mundo, no sólo las historias del diluvio. Un ejemplo es el Mito Osiriano [15] que habla de la inmortalidad del alma y de la preexistencia del Destino, temas recurrentes en muchas culturas. Otro ejemplo es el mito de la expulsión del hombre del paraíso, que tampoco es exclusivo de la Biblia: Véase el artículo “La creación del hombre según Sócrates” [16], donde se resume el texto del diálogo platónico llamado “El Banquete”. En ese diálogo, Sócrates cuenta que los primeros humanos eran andróginos, con rostro y cuerpo de mujer a un lado y de hombre al otro. En la tradición judía también se habla de que Génesis 5:2 se refiere a que Dios creó al ser humano andrógino. La presencia de mitos similares en varias culturas tiene múltiples explicaciones, que no necesariamente son excluyentes entre sí: Todos los seres humanos provenimos de un mismo grupo familiar africano [...] [17]. Las historias más antiguas podrían provenir de mitos antiquísimos compartidos por los primeros grupos humanos que comenzaron a emigrar de África pero aún tenían contacto entre sí. Es decir, todas las culturas humanas han tenido un tronco cultural común. A medida que los pueblos se han alejado unos de otros, el comercio ha permitido desde tiempos ancestrales el tráfico de ideas e historias, que han viajado por todo el globo y han sido adaptadas por cada cultura a su manera. En efecto, ya en la antigüedad los fenicios comerciaban con especias y marfil [18]. La Ruta de la Seda y la Ruta de las Especias fueron dos de los puentes comerciales y culturales entre oriente y occidente en los últimos 4.000 años. En el libro “África vs. América” [19], Luisa Isabel Álvarez de Toledo, Duquesa de Medina Sidonia, expone documentación antigua donde se evidencia que los Musulmanes habían establecido comercio con los amerindios mucho antes de la llegada de Colón [20]. Al respecto nos dice el profesor Kettani:

“Me gustaría volver a decir que el descubrimiento de América por parte de Cristóbal Colón no fue sino una mentira clarísima, ya que actualmente existen pruebas fehacientes y suficientes como para saber que los escandinavos llegaron a América unos mil años antes que Cristóbal Colón. Otro ejemplo de ello es que Toll Hoyer Dalida, que como sabéis, salió de la ciudad marroquí de Asafi con un barco de papel de papiro y atravesó con facilidad el Atlántico hasta llegar a América, demostró así igualmente que los egipcios antiguos también fueron a América. Así pues, se mantenían relaciones con América antes y después del Islam, en particular, durante el mismo, por parte de los mismos pueblos Islámicos”, La llegada del Islam a las dos Américas antes de Cristóbal Colón [21].

Por otro lado, es probable que siendo todos los seres humanos parte del mismo linaje y con un mismo tipo de cerebro, tengamos el mismo tipo de ideas, cuestionamientos y temores. Esto puede verificarse de muchas formas: baste decir que las telenovelas de hoy en día, aunque no pueden compararse en calidad y belleza con las tragedias griegas, y corresponden a un género narrativo diferente, en esencia tratan las mismas temáticas que han inquietado a los humanos en estos 2.500 años. De hecho, las preguntas más profundas del hombre han sido las mismas en todas las culturas y todos los tiempos: quiénes somos, de dónde venimos, etc. Y temas como el amor, los celos y la venganza son universales. En psicología, el estudio de los mitos universales es de gran importancia para comprender el funcionamiento de la psique humana y los orígenes de la conciencia. [22]

También debemos tener en cuenta que teorías y hallazgos arqueológicos nos muestran que, contrario a lo que muchos piensan, el monoteísmo no se desarrolló a partir del politeísmo, sino que forma parte de la base fundamental de todas las religiones que han existido. En su artículo “El Monoteísmo Primitivo y el Origen del Politeísmo,” [22a] el doctor británico y teólogo evangélico Arthur C. Cunstance, experto en hebreo y griego y miembro de la Asociación Americana de Antropología, explica que al contrario de lo que afirmaba Darwin, el ser humano no ha “evolucionado” hacia una fe y unos ideales y valores más puros, a partir de un estado original mucho peor al actual. Por el contrario, todo comenzó con una fe pura, un monoteísmo absoluto, sin clero, sin imágenes, sin santos ni intermediarios, tal y como enseña el Islam, que asegura ser la religión original, el mensaje original entregado por todos los profetas y sellado con la profecía de Mujámmad y con la revelación del último testamento para toda la humanidad, el Corán. A partir de ese estado original, el hombre muchas veces ha tergiversado el mensaje divino y ha inventado ídolos, falsos dioses, y ha tomado a hombres piadosos por santos a los que ha venerado. De esta forma, se han formado las diferentes religiones. Pero según el Islam, Dios ha enviado en diferentes épocas y a todos los pueblos, profetas con la misión de guiar a la humanidad de nuevo a la fe original y verdadera. Todos aquellos que han seguido dicha fe original, que es el monoteísmo puro y la sumisión completa a la voluntad de Dios, han sido musulmanes por definición. Y siendo que todos los profetas han traído el mismo mensaje divino, seguir las enseñanzas del Mujámmad es seguir el mismo camino trazado por Abraham, Moisés, Jesús y todos los profetas. Esa era la fe original que buscaba Isaac Newton cuando decidió adoptar los postulados del arrianismo, [22b] es decir, el cristianismo unitario que fue declarado hereje por la iglesia de Roma cuando, en el siglo IV,  decidió instituir como dogma cristiano la idea de la Trinidad. A pesar de la persecución desatada durante siglos, el cristianismo unitario aún subsiste, y es más cercano al Islam que al cristianismo trinitario de la mayoría de iglesias católicas y protestantes, pues niega la divinidad de Jesús. La teología islámica nos explica que muchas ideas, valores e incluso historias, son similares en todos los pueblos del mundo, debido a que a todos ellos les llegó en su momento el mismo mensaje original del monoteísmo puro y las mismas enseñanzas proféticas de solidaridad, compasión, bondad y trabajo en comunidad, así como de adoración sólo al Único Dios Verdadero, Creador de todo cuanto existe. Desde esta perspectiva, no es de extrañar que el relato del diluvio se encuentre en el Corán, en la Biblia, en el Relato de Utnapishtim y en muchas otras tradiciones y culturas, pues tal relato proviene de una misma fuente original. Sin embargo, la diferencia de esta afirmación con la de los creacionistas cristianos, es que según el Islam todas las revelaciones anteriores han sido alteradas y tergiversadas, de modo que de todas esas historias del diluvio, la única fiel a la verdad es la que aparece en el Corán, la única revelación divina que se ha mantenido intacta.

Por último, debemos tener también presente nuestra mentalidad colonialista, heredada de los conquistadores y más tarde de los imperialistas europeos. Tenemos siempre la tendencia a mirar las demás culturas como inferiores a la nuestra, y las estudiamos, analizamos y juzgamos de acuerdo a nuestros propios valores culturales. Esto hace que tengamos problemas para ver los mitos, costumbres y tradiciones de otros pueblos desde su verdadera perspectiva, cosmogonía y contexto, y los veamos a través de nuestros ojos occidentales, interpretándolos a nuestro acomodo. Es muy fácil, por ejemplo, decir que según los mayas el mundo se va a acabar en el 2012, cuando semejante afirmación no toma en cuenta, en lo absoluto, que conocemos poco o nada del pensamiento maya, de su forma de ver el mundo. ¿Cómo conocer a profundidad la mentalidad de un pueblo tan distinto a nosotros, cuya civilización fue destruida hace siglos, y cuyos libros fueron en su mayoría quemados por los monjes católicos, si no lo hacemos con una cultura tan rica, antigua, viva y estrechamente ligada a la nuestra como lo es la islámica? En otras palabras, cuando se dice que en casi todas las culturas se habla del Diluvio Universal, estamos viendo lo que como occidentales nos resulta familiar, pero no estamos analizando el contexto cultural e histórico de cada una de esas historias de supuestos “diluvios”. Muchas culturas indígenas norteamericanas hablan del sasquatch o “Pie Grande” (cada pueblo le da un nombre distinto), un supuesto simio bípedo de más de dos metros de altura y 160 kilos de peso, de olor fétido y pelaje corto [23]. Muchos pueblos de Asia hablan de una criatura similar, el Yeti, que algunos aseguran estaría emparentada con Pie Grande [24]. Esto no necesariamente indica que el Yeti y el Pie Grande sean criaturas reales. No existen evidencias científicas de la existencia de estas criaturas, y ni siquiera hay argumentos sólidos para relacionar una con la otra. Probablemente es nuestra perspectiva occidental, nuestra forma de ver las cosas, y en especial, el interés en lo oculto de algunas personas, lo que hace que pongamos en un mismo saco a todos los seres grandes, peludos y “simiescos” que describen diferentes culturas indígenas norteamericanas con diferentes nombres, y pensemos que “todos esos pueblos hablan del mismo ser, por tanto debe existir”. Desde esa perspectiva, somos nosotros los que queremos creer que todos son la misma criatura: Pie Grande. Más aún, no hay forma de relacionar a Pie Grande con el Yeti del Himalaya, excepto por un afán de extender el “misterio” de estas criaturas, que seguramente no son más que seres mitológicos creados con el propósito de advertir a los miembros de cada cultura de los peligros del bosque y/o del animal que todos llevamos dentro. Prueba de esto último es el wendigo, un espíritu de los bosques, una criatura mítica de varios pueblos de Norteamérica, al que también se le ha querido relacionar con Pie Grande, en un afán de crear la ilusión de que los mitos del wendigo son parte de las mismas “evidencias” de la existencia del Pie Grande [25]. Un caso similar ocurre con el Diluvio Universal.

Aunque en muchas culturas de todo el mundo existe algún mito que hace referencia a una inundación, no es posible determinar si todas hablan de un mismo evento, pues fueron generadas en diferentes momentos históricos, la mayoría no da datos cronológicos que permitan establecer la fecha del evento, y han ido cambiando con el tiempo a medida que han pasado de generación en generación por vía oral. En el libro “Historia Natural y Moral de las Indias”, el misionero católico español José de Acosta decía en 1590:

“Hay entre ellos (los amerindios) comúnmente gran noticia y mucha plática del Diluvio; pero no se puede bien determinar si el diluvio que éstos refieren, es el universal que cuenta la Divina Escritura, o si fue alguno otro diluvio o inundación particular de las regiones que ellos moran: mas, de que en aquestas tierras hombres expertos dicen, que se ven señales claras de haber habido alguna grande inundación. Yo más llego al parecer de los que sienten, que los rastros y señales que hay de diluvio no son del de Noé, sino de algún otro particular, como el que cuenta Platón, ó el que los Poétas cantan de Deucalión” [26].

De forma que, aún si todas estas historias fueran ciertas, podría cada una estar hablando de un evento local distinto, ocurridos todos en diferentes épocas y lugares. O podría no estar hablando de ningún evento físico, pues en casi todas las culturas el agua es símbolo de fertilidad y/o purificación, así que es fácil pensar que la idea de inundaciones y diluvios deba ser una constante en todas las mitologías. De hecho, en culturas donde no se presenta el mito del diluvio, hay mitos de inundaciones y otros mitos relacionados con el agua. Por ejemplo, en la mitología indígena colombiana, entre los chibchas, hay dos mitos dicientes al respecto: El de Bochica, que dice que el dios Chibchacún los castigó por sus excesos con una gran sequía seguida de una inundación. Luego vino Bochica (por segunda vez, la primera los civilizó y enseñó) y con un toque de su bastón creó el Salto del Tequendama [27], por donde se drenó el agua del altiplano cundiboyacense para que sus habitantes sobrevivieran [28].

El otro mito es el de Bachué, hermosa mujer que emergió de las aguas de la laguna sagrada de Iguaque con un niño de tres años de edad. En cuanto el niño tuvo edad suficiente, se casaron y recorrieron la tierra, poblándola y enseñando a los hombres a vivir en paz y a respetarse entre sí. Ya ancianos, regresaron a la laguna y convertidos en serpientes, desaparecieron entre sus aguas [29]. Este mito es consistente con la evidencia genética de que todos provenimos de una misma madre y un mismo padre genéticos, y también es consistente con la evidencia científica que muestra que la vida se originó en el agua. Para los Kogis, primero estaba el mar, todo estaba oscuro y el mar era la madre; para los Guambianos, el arco iris nació del agua, y hoy sabemos que en efecto el arco iris es el resultado de la refracción de la luz en las gotas de lluvia. ¿Debemos considerar estos mitos como científicamente correctos y de inspiración divina?

El Corán también acierta al afirmar que la vida proviene del agua. En 21:30 dice: “¿Acaso los que se niegan a creer no reparan en que los cielos y la Tierra formaban una masa homogénea y la disgregué, y que creé del agua a todo ser vivo?” Maurice Bucaille, en su libro “La Biblia, el Corán y la Ciencia,” [29b] explica que la forma como el Corán describe aquí a los cielos y la Tierra formando una masa homogénea, es consistente con el conocimiento científico de la formación del planeta a partir de la fusión y posterior separación de los cuerpos celestes a partir de la nebulosa original, que es descrita como humo en Corán 41:11.

Aunque el mito del diluvio está bastante difundido, no todas las culturas presentan dicho mito. Como ya dije, entre los chibchas se habla de una inundación del altiplano, no de un diluvio, y menos un Diluvio Universal. Según los Catíos, el dios Caragabí quería llevar agua al mundo, que carecía de ella, y para ello debió derribar el árbol sagrado Genené. Después de muchos esfuerzos, el árbol cayó y de su interior brotaron las aguas que inundaron al mundo por un año, sólo se salvaron Caragabí y diez personas que se encontraban en ese momento en un lugar elevado (las aguas no cubrieron todos los montes y fue una inundación, no un diluvio). Según los Huitotos, el creador Jutsiñamuy, enojado con los hombres que habían comenzado a comportarse mal, los destruyó con una inundación de agua caliente, sólo se salvaron un hombre y una mujer que se encontraban en montes elevados, en lados opuestos del mundo. Y según los Emberá, el dios Karagabi dio origen a las aguas al derribar el árbol Jejené, la tierra se inundó, pero la gente se salvó subiendo a los cerros.

El dato más importante a tener en cuenta al respecto, es que en la cultura egipcia no se habla del Diluvio Universal y esto plantea un problema serio, pues no es posible que una de las más grandes y antiguas culturas del mundo no hubiera registrado semejante evento. Algunos aseguran lo contrario, pero la verdad es que aunque en la mitología egipcia se habla de una inundación provocada por los dioses, no hay embarcación ni sobrevivientes elegidos, y no se trata de un diluvio. El artículo “Egipto y el Diluvio Universal” nos dice:

“Si bien el mito egipcio nos habla de una inundación, su estructura en poco se parece a los clásicos temas del Diluvio. Más bien parece un himno al dios Set, que habla de sus dominios en territorios extranjeros. […] Si comparamos [los relatos semíticos del Diluvio] entre sí veremos que su tema nuclear se relaciona naturalmente. Primero: todos los textos nos hablan de una destrucción provocada por los dioses (difiere la razón moral). Segundo: El Diluvio fue universal y no local. Tercero: Todos los hombres perecieron menos los tripulantes de la embarcación. Cuarto: En todos los casos expuestos se conservan animales. Quinto: Las aguas utilizadas por los dioses fueron aguas primigenias o abismales y no licor ni aguas marinas. Si cotejamos los textos citados con los mitos de la destrucción de la Humanidad en la versión egipcia, notaremos que las diferencias son obvias.

Por ejemplo, [...] la inundación en Egipto fue local. Por otro lado, en el mito de Re y Hathor, los hombres son ahogados con licor y no con aguas primordiales suspendidas. Por último, en el mito del "Mar voraz" no se destruye a la Humanidad, sino que posiblemente revele, en lenguaje simbólico, una lucha histórica entre el poder faraónico y los Pueblos del Mar. En ningún caso se nos habla de una embarcación ni de la conservación de la especie animal. […] Entonces, ¿a qué responde en Egipto la ausencia de un mito definido del Diluvio? Es plausible que se deba a las diferentes concepciones del Cosmos entre estos últimos y los habitantes del Asia occidental” [30].

También queda claro que, en contra de la afirmación que hacen los creacionistas, ninguno de estos mitos habla de un “océano en los cielos”, y en la mayoría la inundación no cubrió los montes elevados. Quizás el mito más cercano al diluvio Bíblico sea el del pueblo Wayuu. Según ellos, cuando los hombres dejaron de cumplir las leyes de su creador Maleiwa, éste los castigó con una lluvia que llenó toda la tierra hasta que no quedó dónde vivir. Pero a un Wayuu que sí cumplía la ley, le fue revelado en sueños lo que ocurriría, así que se preparó construyendo una canoa donde metió sus mujeres e hijos, semillas y animales, de modo que se salvaron y pudieron volver a poblar la tierra cuando ésta se secó. Sin embargo, la gran similitud de este relato con el texto Bíblico podría deberse a la influencia de los misioneros españoles en este pueblo que aún existe y lucha por mantener sus tradiciones, aunque éstas ya están bastante contaminadas por su contacto con el hombre blanco. La evidencia de que este mito fue alterado por el contacto con los europeos, está en el relato mismo: Allí se cuenta cómo la tierra Mma, gracias a un rayo creado por el canto de la lluvia Juya que la atravesó, concibió a un caballo blanco que sería el padre de los Ali juna (los hombres blancos). Esto significa que en la tradición oral Wayuu, el mito de creación fue cambiando con el tiempo para incorporar la nueva realidad que el contacto con los conquistadores y los misioneros significó para su mundo. Antes de la llegada de los españoles, los Wayuu no conocían los caballos ni al hombre blanco, y probablemente su relato del diluvio no se parecía tanto al que les trajeron los monjes católicos (quizá ni siquiera tenían un relato del diluvio) [31].

La teoría de que la mayoría de las culturas fueron testigos del diluvio, habla de un Diluvio Universal, no local, y por tanto aplican para esta teoría todas las objeciones ya descritas para un Diluvio Universal, incluyendo el hecho de que la cultura egipcia es más antigua que el diluvio (sus orígenes se remontan a unos 7.500 años atrás, lo que contradice la edad de 6.000 años de la Tierra), y es imposible que los descendientes de Noé hubieran poblado Egipto dándole continuidad a su cultura. Es decir, el diluvio ocurrió hace unos 5.000 años, durante la segunda dinastía del Imperio Antiguo egipcio. No existe evidencia alguna de que la cultura egipcia haya sufrido un quiebre, una ruptura, en esa época. Por el contrario, hay una continuidad en el desarrollo de la cultura egipcia desde el período predinástico (3.200 a.C., por lo menos dos siglos antes del diluvio) hasta la dominación persa en el 525 a.C., e incluso más allá, pues la cultura del antiguo Egipto sobrevivió hasta el proceso de helenización de la dinastía ptolemaica, dinastía que terminó con la muerte de Cleopatra VII en el año 30 a.C., y la consecuente dominación romana de Egipto. Si el Antiguo Egipto de la segunda dinastía desapareció con el diluvio, los descendientes de Noé debieron retomar esa cultura y hacerla florecer de nuevo, creando la tercera dinastía, y construyendo más tarde las pirámides y la esfinge durante la cuarta dinastía. Si eran descendientes de Noé, ¿cómo iban a hablar egipcio (aún no se había dado la supuesta esclavitud del pueblo hebreo en Egipto) y a adorar a los mismos dioses egipcios que se adoraban en las riberas del Nilo antes del diluvio, traicionando las razones por las cuales Dios salvó a Noé y su familia y condenó a los egipcios a morir en el diluvio? Retomemos los argumentos de los creacionistas de Tierra joven:
Lo que sí queda demostrado es que el hecho de que todos coincidan en la ocurrencia de un diluvio, de un “océano en los cielos” y de una “inundación mundial”, nos lleva a concluir que todas esas sociedades tomaron esa información de una fuente común: NOÉ Y SUS HIJOS. Los cuales tendrían que ser los fundadores de cada una de esas civilizaciones subsecuentes [32].

Si todos descendemos de Noé, ¿por qué no pertenecemos todos nosotros a la etnia hebrea? Si Noé y sus hijos fundaron todas las civilizaciones existentes, ¿cómo no existen rasgos religiosos y culturales hebreos en la base social, política y religiosa de todas las civilizaciones que han existido en los últimos 5.000 años? Aún si los descendientes de Noé abandonaron con el tiempo su Religión y sus tradiciones, por lo menos las dos o tres generaciones que siguieron al diluvio, en todas las comunidades de la tierra, debieron ser hebreas, fieles seguidoras del monoteísmo y siervos obedientes del Dios Único, pues fue por su lealtad a Él que Noé y los suyos se salvaron, y su misión era repoblar la Tierra con gente buena que respetara la Ley establecida por Dios. ¿Cómo los descendientes de Noé que poblaron a Colombia, pudieron olvidar a Yahvé para adorar a Sua, Chía, Chiminigagua y Chibchacún entre otros? ¿Cómo olvidaron a Noé como su gran héroe, salvador de la humanidad, y adoptaron a Bochica como su héroe y salvador y a Bachué como su progenitora? ¿Cómo pudieron los descendientes de Noé olvidar a su Dios, su Religión, su cultura y tradiciones, y dar continuidad a las culturas egipcia, china, mongol y persa, entre otras? ¿Por qué no todos los seres humanos tenemos rasgos distintivos de la etnia hebrea a la que pertenecían Noé y su familia? ¿Por qué no hay rastros arqueológicos de antiguos asentamientos hebreos en todas las regiones del planeta donde se establecieron los descendientes de Noé?

Para sustentar mi tesis sobre la continuidad de la cultura egipcia, debo decir que fue el filólogo, políglota e investigador francés Jean François Champollion, padre de la egiptología, quien al descifrar los jeroglíficos egipcios como un lenguaje escrito que representa una fonética, estableció una relación directa entre el idioma copto que aún hoy día se utiliza en la liturgia de la Iglesia Copta [33] y los jeroglíficos egipcios más antiguos que se conocen. Gracias a Champollion (traductor de la famosa piedra Rosetta), hoy día sabemos que la escritura egipcia antigua correspondía a la representación escrita del lenguaje hablado por los egipcios, y no a representaciones místicas y religiosas como se creía hasta el siglo XIX. Esta escritura dio origen a las escrituras hierática y demótica, que a su vez se transformaron en el idioma copto, lo que establece una línea lingüística continua de más de 7.000 años de antigüedad. Este hecho por sí solo, es demostración definitiva e irrebatible de que jamás ocurrió un Diluvio Universal. Tan es así, que el Vaticano se opuso a las investigaciones de Champollion porque la Iglesia Católica Romana sabía que él podía demostrar que el diluvio Bíblico no era históricamente verídico. En efecto, cuando después de muchos tropiezos y vicisitudes, Champollion obtuvo financiación para su trabajo, fue con la prohibición expresa de publicar cualquier hallazgo referente a tiempos datados antes de la fecha que durante siglos los estudiosos habían calculado para el Diluvio Universal. Champollion, de forma audaz y temeraria, llevó cuadernos paralelos: en uno consignó sólo los apuntes que no serían censurados por la Iglesia, y en el otro conservó todas sus anotaciones completas, de forma que su trabajo pudiera luego ser recuperado. Es decir, aceptó la censura para obtener financiamiento, pero nunca la respetó, y gracias a eso la egiptología vio la luz.

En pocas palabras: seguir hablando del Diluvio Universal después de 1824, año en que Champollion publicó su “Resumen del sistema jeroglífico de los antiguos egipcios” y dio inicio a la egiptología, demostrando que la lengua egipcia ha tenido un desarrollo continuo de más de 7.000 años y que por lo tanto los egipcios no murieron ahogados en un diluvio hace 5.000 años, es una insensatez [34].

No debemos olvidar tampoco que según la fuente deuteronómica [35], los israelitas al llegar a la tierra prometida debieron conquistar Jericó, cosa que lograron haciendo caer sus murallas con el sonido de las trompetas (Josué 6). Las excavaciones arqueológicas muestran que Jericó tenía ya sus murallas, con torres y zanjas, en el 7000 a.C. ¿Cómo los israelitas llegaron hasta una ciudad que existía hace más de 9.000 años, si la tierra apenas tiene 6.000 años de existencia y fue destruida por un diluvio hace unos 5.000 años? [...]

NO MÁS DILUVIO

Lo que es indudable a este punto, es que el Diluvio Universal da mucho para hablar y afortunadamente, también se presta para muy buenas historias humorísticas [36]. En cuanto a las evidencias que nos arrojan la genética, la astronomía, la geología y otras ciencias, muestran que no hay la menor posibilidad, ni la más mínima evidencia, de que se haya producido el Diluvio Universal. Tampoco se han encontrado evidencias de que alguna vez se haya construido un Arca gigantesca para salvar a todas las especies vivas existentes. La hipótesis del diluvio local en Mesopotamia (que en realidad habla de una inundación y no de un diluvio) tampoco tiene suficiente soporte científico, no es fiel al texto Bíblico ni a la tradición Islámica, y la mayoría de las objeciones al Diluvio Universal aplican también al diluvio mesopotámico, incluida un Arca demasiado grande para haber sido construida por Noé y su gente. Si alguna vez ocurrió algo parecido al diluvio con una embarcación y un Noé, debió ser un evento local, pequeño, más acorde a lo narrado en el Corán y en el Relato de Utnapishtim. Por ello, considero que el Diluvio Universal bíblico es un mito que pasó de Babilonia al pueblo hebreo, y por esa vía, a la tradición Cristiana. Un mito interesante y que se presta para múltiples análisis, que incluso es probable que esté basado en algún hecho histórico, pero que no ocurrió como está narrado en la Biblia.

¿Significa lo anterior que la Biblia miente a este respecto? Los defensores de la Infalibilidad de la Biblia afirman que siendo ésta una revelación divina, todo cuanto dice es literalmente cierto, de lo contrario toda la Biblia sería una falacia:

Dios le es revelado al hombre a través de Su Palabra. En la Palabra se recuenta el origen del hombre; su caída y la promesa de redención en Cristo. Se describe la personificación de Dios, su muerte, resurrección y consecuente victoria sobre el enemigo de la humanidad y causante de la caída del hombre. Además se describe el futuro de la humanidad, el Rapto del pueblo de Dios [37] y la implementación del Reino Sempiterno que establecerá Cristo en la tierra. Todo esto está contenido en la Biblia, sí, en una colección de libros llamado Biblia. La Biblia o es absolutamente perfecta, o no es la Palabra de Dios. Si no lo es… la humanidad no tiene una sola esperanza viable de lograr justicia imperecedera a través del uso de ninguno de los otros dioses propuestos por otras religiones [38].

Esta actitud radical y fundamentalista no sólo niega el hecho de que Judaismo, Cristianismo e Islam son religiones abrahámicas, es decir, las tres hablan de la adoración al mismo Dios de Abraham, sino que niega el carácter literario de la Biblia. No podemos olvidar que la Biblia es una colección de libros, escritos en diferentes estilos y géneros literarios, por diferentes autores a lo largo de muchos siglos, y que además, ha sufrido ediciones, correcciones, ampliaciones y mutilaciones a través del tiempo, amén de los problemas relacionados con las traducciones (el artículo “La Traducción” hace una completa exposición del tema) [39]. El Génesis no es un artículo de divulgación científica, y pretender que deba ser literalmente correcto a la luz de la ciencia moderna, es reducirlo a la calidad de un manual técnico y negar la riqueza que tiene, por ejemplo, como documento de la tradición Judía, de la historia mítica del pueblo hebreo. El Quijote es un libro de ficción, pero no es una mentira: a través de sus personajes y hechos fantásticos nos da una mirada a las profundidades de la naturaleza humana. Aunque se trate de una invención de su autor, nos ayuda a ver nuestra realidad, nuestra verdad, y lo hace con una gran belleza narrativa, por ello no es una simple falacia, sino una gran obra literaria. De igual forma, aunque el Génesis no sea literalmente correcto frente a la historia, la geología y la física, nos ayuda a conocer la realidad del pueblo hebreo, de sus orígenes y de su relación con Dios, y esa información sí es corroborable a través de las ciencias modernas: historia, arqueología y antropología. Considero que el siguiente comentario de Mujámmad Assad aplica por igual al Corán y a la Biblia, y debería ser tenido en cuenta antes de pretender demostrar la veracidad histórica del Diluvio Universal o de cualquier otro evento Bíblico:

“Ninguna parte del Corán debería ser contemplada desde un punto de vista puramente histórico: es decir, que todas las referencias a circunstancias y hechos históricos —tanto del tiempo del Profeta como de tiempos anteriores— deben ser consideradas como ejemplos de la condición humana y no como un fin en sí mismas. Por esto, la consideración de la ocasión histórica en la cual se reveló un versículo concreto —tarea esta tan querida de los comentaristas clásicos, y con razón—, no debe dejar que se oscurezca la intención subyacente de ese versículo y su pertinencia real a la enseñanza ética que propone el Corán en su conjunto”, El Mensaje del Qu’ran [40].

Por otra parte, no debe dejarse de lado el hecho de que si la Biblia es realmente la palabra de Dios revelada a los hombres, aunque no necesariamente tiene que ser literalmente cierta en toda su extensión, debe al menos ser consistente y coherente como un todo, pues no hay argumentación que valide la idea de que Dios se contradiga en su propia revelación. Y es en ese punto específico en el que los defensores de la Infalibilidad de la Biblia pierden cuando confrontan sus teorías con los argumentos de los Musulmanes, cuya ventaja reside en la unicidad que presenta el texto del Corán [41].

----------
NOTAS


[2] “Stonehenge, monumento ritual prehistórico erigido en la llanura de Salisbury, al suroeste de Inglaterra, entre los últimos periodos del neolítico (finales de la edad de piedra) y los primeros de la edad del bronce. Es el más famoso de los monumentos megalíticos de Inglaterra y la estructura prehistórica más importante de Europa. Aunque se desconoce con exactitud su función, es muy probable que hubiera sido un lugar de reunión tribal o un centro religioso relacionado con la observación astronómica”, Microsoft Encarta Premium 2009. Microsoft Corporation. Redmond, Estados Unidos. 2009. (http://www.microsoft.com/spain/encarta/default.mspx). Más sobre Stonehenge en http://ngenespanol.com/2008/05/30/stonehenge.

[3] “El conjunto de pirámides de Gizeh es una de las obras arquitectónicas más conocidas. La pirámide de Kefrén alcanza una altura de 143,5 m y se construyó como tumba para el faraón Kefrén hacia el año 2530 a.C. En la parte superior del edificio se puede observar la piedra que recubría sus cuatro caras”, Ídem. Más sobre las pirámides de Gizeh en http://www.el-esceptico.org/ver.php?idarticulo=129.

[4] Más sobre navíos de línea en http://es.wikipedia.org/wiki/Navío.


[6] DE LA GUERRA MARÍTIMA A LA SUNTUOSIDAD DE PTOLOMEO FILOPÁTOR. Luz María García Fleitas, Germán Santana Henríquez. Universidad Complutense de Madrid. Madrid, España. 2001. (http://www.ucm.es/BUCM/revistas/fll/11319070/articulos/CFCG0101110211A.PDF).

[7] Véase el artículo LOS ÚLTIMOS HALLAZGOS ARQUEOLÓGICOS BÍBLICOS Y LA AUTENTICIDAD DE LA BIBLIA ACTUAL. Néstor Pedraza. Mensajes en la Ruta. Bogotá, Colombia. 2010. (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/04/los-ultimos-hallazgos-arqueologicos.html).

[8] “Han sido halladas las tumbas de decenas de braceros que levantaron las dos pirámides más antiguas del Valle de Giza, Keops y Kefrén, al principio de la Cuarta Dinastía o, lo que es lo mismo, hace más de 4.500 años. […] «Estas tumbas fueron construidas al lado de la pirámide del rey, lo que indica que esta gente no era de ninguna manera esclava», explicó Hawass. «Si hubiesen sido esclavos, no se les habría permitido construir sus tumbas al lado de la de su rey», agregó”, LAS PIRÁMIDES FUERON OBRA DE TRABAJADORES LIBRES, NO DE ESCLAVOS. Mónica G. Prieto. El Mundo. Beirut, Líbano. 2010. (http://www.elmundo.es/elmundo/2010/01/20/cultura/1263978813.html).

[9] ““Poniendo un tronco medio (por ejemplo cedros de 60cm de diámetro y 8m de altura), tendríamos un volumen de pi x 0,62 x 8 = 9 metros cúbicos, que a 380 kg (peso medio del cedro) supondrían 3,4 toneladas. Para la obtención de la madera necesaria, habría hecho falta talar (14.000 / 3,4) 4.100 árboles”, LOS PROBLEMAS DE NOÉ. J. M. Hernández. La Ciencia y sus Demonios. 2009. (http://cnho.wordpress.com/2009/12/31/los-problemas-de-noe).

[10] LA AVENTURA DEL MAR – NAVÍOS DE GUERRA 1. A.B.C. Whipple. Traducción del inglés al español por Elías Sarhan. Ediciones Folio, S.A. Barcelona, España. 1995.

[11] HISTORIA DE LA VIDA DE LOS PROFETAS. Saiied Naimatul.lah Musawi Yazairi. Traducido por Martha Golzar y Rahmatul.lah Golzar. Fundación Imam Ali. Beirut, Líbano. (http://quran.al-shia.org/es/id/11/item/002.htm).

[12] Debido a las diferencias de prácticas y doctrinas (que llegan a contradecir el estricto monoteísmo Islámico), es ampliamente aceptado en el Islam que los miembros de las diferentes sectas chías y de la mayoría de las sectas sufis en realidad no son Musulmanes. Más al respecto en http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/el-chiismo-no-es-islam.html y en http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/04/los-chias-son-considerados-musulmanes.html. Respecto a la infalibilidad, véase http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/12/sobre-la-infalibilidad.html.

[13] Más sobre esta teoría de 40 años en http://www.vidaeterna.org/esp/preguntas/noe_predica.htm.

[14] Más sobre esta teoría de 120 años en http://www.apologeticspress.org/espanol/articulos/637.


[16] LA CREACIÓN DEL HOMBRE SEGÚN SÓCRATES. Germán Burgos. Termópilas, el desfiladero de las ideas. Chile. 2005. (http://germanburgosffd.blogspot.com/2005/06/la-creacion-del-hombre-segun-socrates.html).

[17] Más sobre el origen africano de la humanidad en http://canales.laverdad.es/cienciaysalud/3_1_2.html.

[18] Más sobre el comercio fenicio en http://www.arqhys.com/construccion/fenicio-comercio.html.


[20] ÁFRICA VS. AMÉRICA: LA FUERZA DEL PARADIGMA. Luisa Isabel Álvarez de Toledo, Duquesa de Medina Sidonia. Junta Islámica, Centro de Documentación y Publicaciones. Córdoba, España. 2000. (http://www.webIslam.com/?idl=203).

[21] LA LLEGADA DEL ISLAM A LAS DOS AMÉRICAS ANTES DE CRISTÓBAL COLÓN. Ali ibn al Muntasir El-Kettani. Traducción por Malika Idriss Kettani Identidad Andaluza. España. 2000. (http://identidadandaluza.wordpress.com/2008/11/19/la-llegada-del-Islam-a-las-dos-americas-antes-de-cristobal-colon). Véase también http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/03/el-islam-estaba-en-america-desde-el.html y http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/05/evidencias-de-musulmanes-en-el-nuevo.html.

[22] Más sobre mitos universales en http://www.adepac.org/P10.htm.

[22a] EL MONOTEÍSMO PRIMITIVO Y EL ORIGEN DEL POLITEÍSMO. Arthur C. Custance. Traducido del inglés al español por Santiago Escuain. SEDIN-Servicio Evangélico. Girona, España. 1977. (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/02/el-monoteismo-primitivo-y-el-origen-del.html).

[22b] Véase http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2011/10/la-unidad-ciencia-religion-en-isaac.html
[23] Más sobre Pie Grande en http://es.wikipedia.org/wiki/Pie_Grande.

[24] Más sobre el Yeti o “abominable hombre de las nieves” en http://es.wikipedia.org/wiki/Yeti.

[25] Más sobre el wendigo en http://es.wikipedia.org/wiki/Wendigo.

[26] HISTORIA NATURAL Y MORAL DE LAS INDIAS. José de Acosta. Pantaleón Aznar, editor. Madrid, España. 1792. (http://books.google.com.co/books?id=xLoGAAAAQAAJ).

[27] Cascada natural que forma el río Bogotá a una altitud de 2.467 m. Tiene una caída de 157 m.


[29] Más sobre el mito de Bachué en http://es.wikipedia.org/wiki/Bachué.

[29b] LA BIBLIA, EL CORÁN Y LA CIENCIA Dr. Maurice Bucaille. Arias Montano, Editor. España. 1991. (www.scribd.com/doc/18381621/La-Biblia-El-Coran-y-La-Ciencia).
[30] EGIPTO Y EL DILUVIO UNIVERSAL. UN ANÁLISIS COMPARADO DEL MITO CATACLÍSMICO. Sergio Fuster. Temakel: Mito, Arte y Pensamiento. Argentina. (http://www.temakel.com/texmiteduniversal.htm).

[31] MITOS DE CREACIÓN. Selección de Julio Paredes Castro. Colección Libro al Viento. Alcaldía Mayor de Bogotá, D.C. Fundación Gilberto Alzate Avendaño. Bogotá, Colombia. 2008.


[33] Iglesia Ortodoxa egipcia, con 9.7 millones de fieles (fuente: World Christian Database, 2007).

[34] Los documentos escritos en egipcio arcaico más antiguos que se conocen datan de hace unos 5.200 años, y corresponden a la lengua que se hablaba en Egipto desde unos 2.000 años antes de eso. Más al respecto en http://www.bohemia.cu/2006/08/08/especiales/jeroglifico-escrtura-copta.html y en http://es.wikipedia.org/wiki/Lengua_egipcia.

[35] Para conocer sobre la fuente deuteronómica, la yahvista, la eloista y la sacerdotal, que componen el Pentateuco y otros libros bíblicos, véase http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/03/de-como-la-biblia-ha-cambiado-con-el.html.

[36] En http://www.soloenanos.com/el_arca_de_noe.html hay una divertida historia del Diluvio Universal. Y en http://www.sindioses.org/humor/diluviodivertido.html hay varias caricaturas sobre el tema.

[37] “El secreto arrebatamiento pre-tribu como un dividido regreso de la venida de Jesús al final de la tribulación fue primero introducido por un sacerdote Jesuita llamado Manuel Lacunza (1731-1801), en su libro: ‘La Venida del Mesías’ el cual fue traducido de Español a Ingles por Edward Irving en 1827. Irving comenzó a predicar que el regreso de Jesús estaba ahora dividido en dos partes o fases como Lacunza había escrito. John Darby, un miembro de la Hermandad de Plymouth, recogió la doctrina y con ayuda de enseñanzas Masónicas y Judías formó la doctrina del dispensacionalismo”. Tomado de http://hechos238.net/prophecy/post-trib.html. Esta doctrina sólo es aceptada por algunas iglesias protestantes de corte apocalíptico.




[41] “No podemos hablar de una única Biblia. Como mínimo, debemos hablar de tres biblias: hebrea, católica y protestante. Cada una de estas Biblias ha tenido su propia historia, sus propias dificultades a la hora de establecer un canon único, sus propios vericuetos textuales entre traducciones, versiones, manuscritos perdidos, etc. A diferencia de los musulmanes, que cuentan con una tradición oral gracias a la cual, memorizadores del Corán lo han transmitido de generación en generación, los cristianos no cuentan con dicha tradición y dependen únicamente de la transmisión escrita de sus textos sagrados. Habiéndose perdido los textos originales, y habiéndose encontrado a lo largo de los siglos múltiples evidencias de cambios en los textos, entre no-intencionales (errores de traducción o de transcripción) y deliberados (licencias poéticas, tergiversaciones para imponer una teología en particular, etc.), no sólo es imposible determinar el grado de fidelidad y de confiabilidad de cada traducción actual con respecto a los libros originales, sino que ha sido imposible unificar un texto bíblico único y peor aún, ha sido imposible unificar unas doctrinas judías y cristianas universales”, LOS ÚLTIMOS HALLAZGOS ARQUEOLÓGICOS BÍBLICOS Y LA AUTENTICIDAD DE LA BIBLIA ACTUAL. Néstor Pedraza. Mensajes en la Ruta. Bogotá, Colombia. 2010. (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/04/los-ultimos-hallazgos-arqueologicos.html).


Artículos Relacionados

Los Últimos Hallazgos Arqueológicos Bíblicos y la Autenticidad de la Biblia Actual  (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/04/los-ultimos-hallazgos-arqueologicos.html).

El Monoteísmo Primitivo y el Origen del Politeísmo (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/02/el-monoteismo-primitivo-y-el-origen-del.html).

Más allá de un mero Cristianismo (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/mas-alla-de-un-mero-cristianismo.html).

¿Dónde están los hombres como Elías, David, Josué, Daniel... Mujeres como Débora, Ester, María…? (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2011/02/donde-estan-los-hombres-como-elias.html).

La Biblia y el Corán frente a la pobreza y el hambre (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/la-biblia-y-el-coran-frente-la-pobreza.html).

Mito y realidad en torno a Moisés y el Éxodo (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/02/mito-y-realidad-en-torno-moises-y-el.html).

Sobre la Relación entre Religión y Ciencia (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/04/sobre-la-relacion-entre-religion-y.html).

Roma: Origen del Derecho Occidental (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/01/roma-origen-del-derecho-occidental.html).

Causa y Efecto según los Fundamentalistas Cristianos (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/06/causa-y-efecto-segun-los.html).

Share: